Deportes

Un equipo que cayó en su ley

La apuesta que dio réditos en los primeros partidos fue pisoteada por Alemania; el seleccionado se derrumbó ante la primera adversidad y esta vez no encontró soluciones en sus individualidades.

El primer equipo que se decidió a atacar al seleccionado lo expuso a un sufrimiento que se expandió por todas las líneas y lo condujo a un callejón del que nunca pudo salir. La descompensación quedó expuesta cuando la Argentina debió aferrarse a un concepto colectivo y se dio cuenta de que no lo tenía. Y frente a Alemania, que fue muy superior, se pagaron con goles todas las dudas de un seleccionado argentino que no se traicionó. Aun en desventaja, el equipo apostó a dar vuelta la historia con arrestos individuales, fórmula que le dio réditos en los cuatro partidos del Mundial, ante rivales de menor jerarquía. Hoy, estos argumentos resultaron demasiado poco ante un bloque germano impasable. 

Hubo imágenes que, durante el partido, en la adversidad, hablaron por sí solas. Postales del desconcierto con el que el seleccionado cerró un sueño. De no ser por la permisividad del árbitro uzbeco, la Argentina se debería haber quedado con diez jugadores a los quince minutos de juego por tres faltas de Nicolás Otamendi. El barullo en el que terminó sumergido nuestro seleccionado fue tal, que en el tercer tanto del partido, Schweinsteiger dejó en el camino a tres futbolistas dentro del área argentina, ninguno defensor: marcaban Mascherano, Pastore e Higuaín. El retroceso del equipo argentino no fue articulado y Alemania armó su festín en el Green Point Stadium, en la tarde que validó con una goleada el triunfo por penales de 2006. 

Se cierra un proyecto futbolístico que en la primera adversidad seria en el Mundial se derrumbó por completo y quedó huérfano cuando debió buscar grandes soluciones para grandes problemas. Diego Maradona no tiene ganas de seguir en su cargo, lo dijo tras el partido, pero aún no decidió nada. 

La derrota ante Alemania le pasó una clara factura a Diego: faltó un lateral derecho con ofico de lateral derecho. Excepto cuando actuó en esa posición Burdisso, que en realidad es marcador central, siempre le trajo problemas, con Jonás Gutiérrez ante Nigeria y Corea y hoy con Otamendi, terriblemente superado por la situación ¿Tenía Diego en Ariel Garcé a una opción real? 

Por momentos, la supremacía alemana fue apabullante. La Argentina tardó en bajar los brazos definitivamente, más por orgullo que por indicios en el juego. Se va del Mundial un equipo temible cuando atacó y desbalanceado cuando debió defenderse. Hay que decirlo: fue un seleccionado que inspiró respeto en sus rivales y que despertó entusiasmo por la calidad de sus futbolistas. A la Argentina todos le temieron. Sin embargo, quedó a la vista que le faltaron variantes para salir de situaciones adversas sin depender exclusivamente de una gambeta, un error rival, o un quiebre de cintura. En definitiva, así como Maradona lo planteó, con una exclusiva dependencia de los habilidosos de adelante. 

Un abrazo casi paternal. Cuando Diego le daba indicaciones a Agüero para meter el segundo cambio llegó el tercer tanto alemán. Maradona, con un brazo en el cuello del Kun, dejó de hablarle y lo abrazó. Dejó su cara apoyada en la espalda del delantero por unos segundos en un lamento genuino del DT argentino. 


(*) Información provista por www.canchallena.com

 Copyright 2010, SA LA NACION
¿Qué sentís?
0%Satisfacción0%Esperanza0%Bronca0%Tristeza0%Incertidumbre0%Indiferencia
Opiniones (4)
6 de Diciembre de 2016|06:56
5
ERROR
6 de Diciembre de 2016|06:56
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Maradona se quivoco de punta a punta. Si fuera capaz, no seria otro el resultado? El arbol no esta caido antes de empezar? No se dieron cuenta ilusos?
    4
  2. Está bien, ahora no hagamos leña del tronco caído! aaaaamaaaaaaargooooooos!!!
    3
  3. En todos los medios se está hablando por estas horas que Maradona no sería ya más el técnico de la selección, pero pienso que los cambios deben darse a nivel dirigencial: el primero que debería irse se llama Julio Humberto Grondona. Que no se preocupe por quedarse sin trabajo, porque ya tiene asegurado un asiento en la F.I.F.A., además de la ferretería en Sarandí. Quizás sus hijos puedan preocuparse porque deban dejar sus "cargos" en la A.F.A. y salir a laburar. Pero de este modo el fútbol argentino podrá recuperar protagonismo y sacarse de una vez para siempre a los barrabravas, que es el sector que siempre aparece por detrás de esta dirigencia.
    2
  4. QUE PALIZA, X DIOS, REVOLUCION EN A.F.A. URGENTE!!
    1
En Imágenes
Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
28 de Noviembre de 2016
Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016