Deportes

Messi llegó como el rey y no encontró su corona

Lionel Messi llegó al Mundial de Sudáfrica 2010 con la “chapa” de mejor jugador del planeta, pero su talento con la camiseta celeste y blanca por estas tierras se vio a cuenta gotas y se tuvo que ir sin poder defender su “corona”.

De todos modos, Messi es joven, tiene hasta tres mundiales más por delante si se cuida –y si los árbitros lo cuidan de las patadas que le pegan- y seguramente se llevará de Sudáfrica muchas conclusiones para el futuro.

La esperanza del seleccionado argentino estaba depositada en “Leo” o “Lío”, porque es el mejor jugador del mundo, algo que es indiscutido.

Pero Messi, quien tiene un talento descomunal y es un fuera de serie, no es Diego Maradona, quien seguirá siendo por mucho tiempo el mejor de la historia, y no está para ser el abanderado de hazañas, algo que podría lograr con más experiencia y maduración.

En Argentina, Maradona, los jugadores, hinchas y periodistas, pusieron a Messi en un lugar que no está para ocupar, por una cuestión de carácter y también de tiempos modernos.

Son pocos los jugadores que hoy se ponen en sus hombros a un equipo y lo llevan a ganar un partido por categoría y por temperamento.

Maradona en su época de jugador se ponía el equipo al hombro y en el Mundial de Italia 90, en una pierna y con un equipo que jugaba muy mal, lo llevó a la final, que por un penal mal cobrado terminó perdiendo el seleccionado argentino.

Messi fue figura contra Nigeria y Corea del Sur, dos equipos de tercer o cuarto orden, que le pegaron mucho, pero pudo sobresalir y llevar al seleccionado argentino a ganar esos partidos.

Con Grecia comenzó a desaparecer, con México aportó poco pero suficiente para que el equipo ganara y con Alemania, entre la falta de acompañamiento de sus compañeros y cierta dosis de empecinamiento tuvo uno de sus peores partidos con la camiseta celeste y blanca.

Está claro que Messi está lejos de ser el responsable de la eliminación de Argentina, pero mucho caerá sobre sus espaldas porque eran en quien estaban basadas gran parte de las esperanzas de ser el campeón del Mundo.

Messi en este Mundial de Sudáfrica 2010 se convirtió en el jugador más joven del seleccionado argentino en ser el capitán del equipo y es un caso único vistiendo la celeste y blanca, porque nunca jugó en el fútbol local.

Maradona explotó en el Mundial de México 1986, con la edad que tendrá Messi en 2014. Habrá que ver si Brasil puede darle la alegría que el astro del Barcelona hoy perdió en Ciudad del cabo.
Opiniones (3)
10 de Diciembre de 2016|06:02
4
ERROR
10 de Diciembre de 2016|06:02
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. VOLVE ROMAN
    3
  2. en las eliminatorias dio pena, aca jugo un poco mas, pero nos venden que es un genio y en este mundial, escuchen, CERO GOLES, un cagon, nunca mas la celeste y blanca para este tibio, con Veron en lugar de el, tal vez al menos la peleabamos. Nunca mas mesi, encima algunos se atreven a compararlo al 10, increible, los que osan hacerlo, compren los videos del 10, ese si sacaba pecho en las dificiles, hizo ganar todo no al barza, sino al napoli, que era como hacer ganar todo aca a la Lepra
    2
  3. El Diego lo hizo jugar muy atrás,de todas formas es un crack y Maradona lo va a cambiar de función.
    1
En Imágenes
15 fotos de la selección del año de National Geographic
8 de Diciembre de 2016
15 fotos de la selección del año de National Geographic