"Las Guanacas": mujeres entregadas a las faenas del rugby
Mendoza tiene ya varios equipos de chicas que juegan al rugby. Aquí te presentamos uno de ellos. A fin de año comienzan a competir y muchas de ellas podrán integrar la selección mendocina. El rugby -masculino y femenino-, para los próximos Juegos Olímpicos (Londres 2012), será disciplina olímpica.

Viendo correr a Las Guanacas, aclaremos que uno se ha criado en la estética y la épica futbolera: los códigos del potrero, el sueño del gol imposible y, en las siestas de enero, la bendición del zanjón y la dulzura de las uvas siempre ajenas, como las vaquitas, ya saben.

Y uno ha buscado, allá en su primera infancia, ajeno por entonces a la eficacia de la educación institucional, explicar el mundo desde la lógica del fútbol: así, la vida se transforma en metáfora de la vida, un territorio difícil que hay que vencer con lo que se tiene a mano, con la ropa y el calzado que se tiene a mano, con la habilidad que se tiene a mano, con el apoyo del otro, el que es tu igual, vive en tu barrio, comparte las carencias e integra tu equipo.

Por suerte, el abanico de la realidad es mucho más amplio de lo que uno creía y, también por suerte, no todas las pelotas son redondas, como la Jabulani de dios.

Por eso, muchos años después, llegaría el momento de descubrir que con el rugby y el resto de los deportes pasa básicamente lo mismo. El deporte es una sublimación saludable de la guerra, pero no nos vamos aún de la infancia perdida.

En aquellos lejanos tiempos infantiles, las valoraciones eran torpes, porque ejercíamos con orgullo la ignorancia: así, los vagos jugaban al fútbol y las nenas a las muñecas, al menos a la luz del día.

Saludablemente, las cosas cambiaron y ahora que cambiaron, la vida es más bella, porque es más diversa y respetuosa de su diversidad, aunque también sea cierto que quedan muchos tipos dañinos de esos que no cambian y siguen pensando que todo lo distinto a ellos merece ser consumido en una hoguera medieval.

Estamos en El Liceo Rugby Club, donde los sábados por la tarde a las 14.30, entrenan Las Guanacas. Viendo a este grupo de chicas jugar al rugby –sí, al rugby– uno no puede menos que festejar que no haya límites para cultivar el deporte. ¿Quién dice que la ovalada es sólo para los machos? El que lo diga, estará tan equivocado como aquellos necios que pensaban que las mujeres no podían votar ni divorciarse ni casarse con quien quieran.

Volvamos a las chicas: se están corriendo, se pasan la guinda, tienen un sueño. Por estas cosas de la vida, como en Mendoza hay poco de rugby femenino, lo más seguro es que muchas, muchas de ellas, directamente integren la Selección de Mendoza, aún sin haber jugado nunca un partido. Ahora, el rugby será aceptado como deporte olímpico (lo cual obligará a que haya ramas masculina y femenina), se supone que los equipos habrán de florecer aún más en todo el país.

A la vez que tienen la selección delante de las narices, tienen también delante toda una rutina, tácticas y estrategias, historias y leyendas y la tremendamente difícil adecuación de sus mentes, sus pasiones y sus cuerpos a un deporte que no han visto más que desde las tribunas.

No obstante, en todo el planeta, se están armando equipos semejantes y todas las jugadoras tienen algo en claro: si pudieron los hombres, nosotros también podremos. Y ya lo están demostrando. En Argentina, hay equipos formados desde hace más de quince años ya.

“Nosotras estamos haciendo esto porque nos gusta. Y porque es un desafío. Hay chicas todavía adolescentes y chicas más grandes como yo. A todas, desde siempre, nos ha gustado mirar rugby; ahora queremos jugarlo”, nos cuenta Raquel Vinci, ex remadora, jugadora de rugby, fémina coqueta y guapa, madre y argentina… 

A cargo de la dirección técnica, está Omar Turcumán, un hombre de larga experiencia en el ámbito del rugby de Mendoza, en particular, en su club, Liceo, donde las chicas se entrenan.

Este grupo, vale decir, no es el único que se ha creado. De hecho, hay otro gran grupo de chicas, adolescentes todas, en La Consulta, San Carlos, en el Valle de Uco. En el Este provincial, hay otro. De hecho, en esta tarde de sábado, dos de los grupos se han encontrado para entrenar en conjunto: Las Guanacas con las chicas de La Consulta.

“La idea es que de a poco y de manera seria se vaya desarrollando esta actividad con chicas como protagonistas. El rugby es un deporte muy noble y todas las enseñanzas que los hombres hemos recibido de él, también pueden ser tomadas por las chicas. Contamos para ello con el apoyo de la Unión de Rugby de Mendoza”, nos ilustra el entrenador.

En fin, la tarea ya comenzó y las chicas andan buscando a otras chicas que quieran sumarse al grupo, pues en noviembre de este año comenzarán a competir. Interesadas, entonces, acercarse el sábado por la tarde hasta el Liceo Rugby Club, Boedo, esquina Vieytes, de Luján de Cuyo.



En Facebook: "Las Guanacas"

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó10/10
Opiniones (0)
24 de Abril de 2014|10:33
1
ERROR
24 de Abril de 2014|10:33
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"