Deportes

Nadal va por la corona de Wimbledon frente a Berdych

El mallorquín venció al escocés Andy Murray por la semifinal del clásico torneo inglés. Jugará frente al checo por su segunda corona en el césped del All England. Fue victoria en tres sets con parciales de 6-4; 7-6 y 6-4.

Rafa Nadal volverá a la final de Wimbledon dos años después de aquel memorable partido ante Roger Federer que le dio su primer y único título en Londres hasta la fecha. El balear ganó en tres mangas a Andy Murray, el ídolo local, y se jugará el título ante Tomas Berdych, verdugo de Roger Federer y Novak Djokovic entre otros.

Desde que Fred Perry ganara tres Wimbledon consecutivos entre 1934 y 1936, sólo un británico ha podido acceder a la gran final del domingo. Fue Bunny Austin en 1938 y la perdió ante el estadounidense Don Budge. Mucho ha llovido desde entonces... y aún tendrá que llover, pues Andy Murray cayó en semifinales este año a manos de Rafa Nadal por un marcador global de 6-4, 7-6(6) y 6-4 tras dos horas y veinte minutos de juego en el encuentro que cerró la jornada en la Pista Central del All England Club.

"Estoy contento porque Murray es uno de los mejores tenistas del mundo". Estas fueron las primeras impresiones de Nadal aún a pie de pista tras tornar el sueño británico en pesadilla. Poco se le puede achacar a un Murray que hizo un partido casi perfecto pero que falló en momentos puntuales. Y fallar ante un número 1 como Rafa, que nunca baja la guardia, se paga muy caro. El escocés estuvo imponente con el servicio del primero al último set. El primer acto se consumió tras 37 minutos de juego merced a un break que logró Rafa en el noveno juego. Apenas se dieron opciones el uno al otro con el resto (Nadal sólo consiguió 8 puntos por 7 de Murray), pero la primera opción de ruptura que tuvo el balear fue suficiente para tomar ventaja en el luminoso.

El segundo acto siguió los mismos pasos que el primero, si bien Rafa comenzó a sufrir cuando sus primeros saques no entraban. Murray se tiró a la red como Nadal lo había hecho en el primer set para meter presión a su rival y a punto estuvo de recoger sus frutos. En el siempre clave octavo juego, el escocés tuvo un 15-40 que sin embargo no pudo llevar a efecto. Nadal reaccionó a tiempo y no sólo solventó el momento de apuro sino que forzó el tie-break tras firmar dos juegos en blanco. Hasta la muerte súbita, el balear sólo había podido hacer cuatro puntos como restador. Fue Murray quien tomó ventaja primero en la lotería del set (2-0), igualando el marcador Nadal poco después (3-3). Una doble falta del balear propició que el escocés se encontrara con la opción de servir para hacerse con el set (6-5), pero un nuevo coletazo de Rafa, restando muy profundo a los pies de Andy, dieron la vuelta a la tortilla y terminó apuntándose también el tercer set. Enmudecía 'La Catedral'...
Aunque se tornaba prácticamente imposible que alguien pudiera levantar dos sets a Nadal, la reacción de Murray en el comienzo del tercer acto, albergó esperanzas al público británico. Hasta David Beckham animaba a pleno pulmón a su compatriota desde la grada. El escocés se apuntó 8 de los primeros 9 puntos en disputa en el tercer set (break en blanco incluido en el juego inicial) y tomaba ventaja en un partido que, tras momentos de alta tensión, había perdido fuelle. La dinámica de juego cómodo para el sacador hacía previsible que el encuentro se alargara, pero estando Rafa en pista hay que ser cauto hasta el final. ¿Quién le iba a decir a Murray que con 4-2 arriba iba a terminar perdiendo el tercer set? Así fue porque Nadal volvió a exhibir su mejor tenis: subidas a la red, passings, banana-shot de Manacor y una derecha que repartía de un lado a otro. El break de la igualada llegó de nuevo en el clave octavo juego, situación que terminó de hundir anímicamente a Murray. El británico pasó de jugar con primeros a no meter ninguno y cuando fue a la desesperada a la red bien se vio sobrepasado bien falló lo habido y por haber. De esta guisa, Nadal selló el pasaporte para su cuarta final de Wimbledon. Perdió la del 2006 y 2007 ante Federer, pero en el 2008 se tomó cumplida venganza ante el suizo. El año pasado no pudo defender su título por una tendinitis en su rodilla, así que esta vez tendrá opción de redimirse.

Una vez más, un británico se queda a las puertas de la gran final. Como le ocurriera anteriormente a Mike Sangster (una vez), a Roger Taylor (tres veces) y a Tim Henman (cuatro veces), Murray lleva dos años consecutivos cayendo en semifinales. En la final del próximo domingo (15:00, hora española), Rafa Nadal tendrá que verse las caras con un viejo conocido, el checo Tomas Berdych, número 21 del ranking ATP, con quien se ha visto las caras en diez ocasiones, con un bagaje de 7-3 a favor del español. El último duelo entre ambos data de los cuartos de final del Masters 1.000 de Miami de esta temporada, donde Rafa se impuso por 6-4 y 7-6(4).

Fuente: www.marca.com
En Imágenes