Deportes

Ante Europa lo consigue

Con Alemania a la vista, cabe una percepción: la Argentina suele superarse a sí misma frente a seleccionados del viejo continente.

PRETORIA.- "Con España también se había jugado bien. Ojo, ¿eh? Nosotros llegamos, pero ellos hicieron los goles." Hace poco más de una semana, en la intimidad de un HPC semivacío porque era el día libre de los jugadores, Carlos Bilardo repasaba los cambios que había experimentado la selección de Maradona en los últimos tiempos y se permitía incluir como positivo aquel amistoso del 14 de noviembre de 2009, en el que la Argentina había caído por 2 a 1, en el Vicente Calderón de Madrid. También Maradona tiene un recuerdo similar: "Si entraba un zurdazo de Di María, la historia hubiera sido otra", recordó durante la larga charla con LA NACION de hace un par de semanas. 

El fútbol es así: a veces, el paso del tiempo; a veces, la particular mirada de los entrenadores hacen que la percepción cambie. Porque en el imaginario popular, en el recuerdo genérico, aquel partido está como un baile que el equipo de Del Bosque le propinó al de Maradona. Sea como fuere, aquel partido no alcanza para derrumbar otra percepción, valedera justo antes del enfrentamiento con Alemania, por los cuartos de final: contra seleccionados europeos, este seleccionado de Maradona suele superarse a sí mismo. 

Debutó en Europa, justamente: contra Escocia y con un triunfo. Ganó 1 a 0, el gol lo convirtió Maxi Rodríguez y además de él, de aquella primera formación titular, sobreviven el hoy discutido Demichelis, Heinze (que jugó como central), Mascherano (que jugó por primera vez como capitán) y Tevez (que fue titular). 

A los tres meses, el 11 de febrero de 2009, tuvo otro desafío en tierra europea. En Marsella, derrotó a Francia por 2 a 0, con goles de Jonás Gutiérrez y Lionel Messi. Por entonces, el equipo se plantaba con un 4-4-2 bien definido y se lo veía muy cómodo en una posición de contraataque. Aquel partido provocó una definición exagerada de Maradona, dicha en caliente, al borde del campo: "Los dejamos en ridículo". 

Cuando volvió a surgir la oportunidad de jugar en Europa y contra un equipo europeo, la selección ya no era la misma. El terrible 6 a 1 de Bolivia, en La Paz, había dejado su marca y todo estaba en duda. En ese contexto, dos meses después de perder con Ecuador, en Quito, y comprometer seriamente su clasificación al Mundial, la Argentina voló a Rusia. El 12 de agosto de 2009, en Moscú, venció por 3 a 2 al seleccionado ruso de Guus Hiddink. Fue la tarde de la gran actuación de Kun Agüero y del famoso festejo de Jesús Dátolo, que terminó tirando al piso a Maradona en el festejo del gol del triunfo. Menos de un mes después convertiría otro, pero no serviría de mucho: en Rosario, Brasil demostraba ser más, mucho más que la Argentina. 

La clasificación para el Mundial, de todos modos, se logró. Pero el exabrupto en aquella noche del Centenario le costó a Diego no poder estar sentado en el banco en el amistoso contra Catalunya, jugado el 22 de diciembre de 2009. El 4 a 2 de aquella especie de Barcelona fue un cachetazo que dolió hasta el 3 de marzo de este año, cuando la selección de Maradona jugó y ganó "un partido de cuartos de final de Mundial". Contra Alemania, en Munich. ¿Contra la misma Alemania con la que jugará ahora, en Ciudad del Cabo? Muchas cosas han cambiado para los dos y, en principio, para mejor. La Argentina tuvo otro europeo en su camino hasta aquí, Grecia, pero apenas si sirve como referencia, porque decidió renunciar prácticamente a cualquier tipo de ataque. Todo lo contrario, se supone, de lo que hará Alemania, que parece mirarse en el espejo de la Argentina a la hora de buscarse virtudes y defectos: implacable de mitad de cancha hacia arriba, con hendijas de mitad de cancha hacia atrás. 

A los alemanes, está visto y está dicho, no le gusta enfrentarse con equipos como la Argentina. Los argentinos, parece ser, se sienten cómodos jugando contra equipos como el alemán. Salvo excepciones, y hasta con alguna mirada más permisiva con el paso del tiempo, da la sensación de que, ante Europa, la Argentina consigue sacar lo mejor de sí misma. 

*Información provista por canchallena.com
Copyright 2010, SA LA NACION
Opiniones (0)
8 de Diciembre de 2016|20:34
1
ERROR
8 de Diciembre de 2016|20:34
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic