Periodistas, los elegidos para degustar un exquisito menú gourmet

El restaurante La Bourgogne presentó, recientemente, a su nuevo chef Lucas Díaz. Con él, llegó una renovación en su carta de platos y fueron los comunicadores locales los primeros en degustarlos. Dos reuniones -almuerzo y cena- con dos grupos de invitados y dos sorprendentes comidas.

Para los periodistas mendocinos es casi una costumbre -y muy interesante, por cierto- participar en cenas degustaciones elaboradas especialmente para conocer una nueva propuesta de platos, las recetas y secretos de un nuevo chef, o un flamante espacio gastronómico que abra sus puertas en Mendoza.

Recientemente fue el restaurante La Bourgogne, del Diplomatic Hotel, el que convocó a los comunicadores locales -ya, expertos bon vivants- y lo hizo con dos motivos importantes: por un lado, agasajar y reunirse con el grupo de profesionales; y por el otro, presentar a Lucas Díaz, el nuevo chef responsable de la cocina del lugar quien, en su debut ante los comensales, deslumbró con las exquisiteces que preparó, no sólo por los sabores, sino por las magnitudes de los platos.

Durante la recepción, los periodistas Jaquelina Jimena, Marcelo López y Sebastián Pérez Dacuña conversaron con Alicia Raviolo, de Diplomatic.
 
La cocina de La Bourgogne, lugar de reconocidos chefs. Al igual que Federico Ziegler -anterior chef del restaurante quien actualmente trabaja en Lima, Perú-, Lucas Díaz también es parte de la trouppe del reconocido cocinero francés, Jean Paul Bondeaux y, a lo largo de varios años, ocupó el mismo cargo en los restaurantes de la firma en Punta del Este y Uruguay y fue propietario del restó El Gallo Negro. 

Hechas las presentaciones formales, a cargo de Martín Arnulphi -gerente comercial del hotel- y Alicia Raviolo -del área de Marketing y Comunicación- aparecieron en el salón los platos que compartieron los periodistas.

Algunos de los invitados aceptaron la propuesta de la cena, otros eligieron la opción del almuerzo. En cualquiera de los dos casos, el menú fue sorprendente, abundante -una característica que generalmente no se aprecia en gastronomía gourmet- y muy surtido. Hubo carnes rojas, blancas, mariscos; interesantes guarniciones, ensaladas y un excelente equilibrio de texturas, aromas y sabores.

Los postres fueron el último paso de las dos reuniones y causaron sensación. Algunos se inclinaron por los sabores contundentes y espesos, como el que aporta el fondant de chocolate; otros se inclinaron por las frutas y platillos más lights, "para no descuidar la silueta", afirmaron.

Los anfitriones tienen la palabra. “Nuestra  carta está dirigida a comensales locales y a ejecutivos que necesitan desarrollar algún encuentro de negocios o reuniones en clima de relax. Se sabe que a lo largo de la historia, a través de una buena comida se han cerrado importantes negocios o tomado trascendentes decisiones. Sin embargo, extranjeros, familias y grupos de amigos que quieren concertar una cita con la mejor cocina también están plenamente invitados”, comentó Martín Arnulphi.

“El nuevo menú, que viene acompañado de opciones de dos o tres pasos, incluye ensaladas, carnes y pescados, y está elaborado de manera que los comensales puedan continuar con sus labores por la tarde. A estos se suman los clásicos de la cocina de Jean Paul Bondeaux, apunta Lucas Díaz.

Los brindis con espumantes marcaron el cierre de ambas comidas y por el agradecimiento que demostraron los invitados, quedó claro que el agasajo había sido un éxito rotundo.

En Imágenes