Deportes

Salvo Villa e Higuaín, los artilleros se secan en Sudáfrica

Wayne Rooney y Cristiano Ronaldo, perdieron la oportunidad de lucirse en el Mundial. Mientras tanto, otros tendrán revancha en cuartos de final, como Leo Messi y Fernando Torres.

Salvo David Villa y Gonzalo Higuaín que aportaron su gran cuota de gol en el Mundial, los artilleros han tenido la pólvora mojada en Sudáfrica, a imagen de Wayne Rooney y Cristiano Ronaldo, mientras otros tendrán revancha en cuartos de final, como Leo Messi y Fernando Torres.
  
Entre la primera ronda y los octavos de final, apenas se han gritado 123 goles en 54 encuentros, un promedio de 2,27 tantos por partido que ni siquiera pudo ser mejorado por algunas selecciones que hicieron las valijas sin mojar, como Honduras y Argelia.
  
Otros goleadores cumplen y punto, como el brasileño Luis Fabiano (3), los uruguayo Luis Suárez (3) y Diego Forlán (2) o el alemán Miroslav Klose (2), en medio de unos pocos inesperados, con el eslovaco Robert Vittek en cabeza (4), el ghanés Asamoah Gyan (3) y el germano Thomas Muller (3).
  
El argentino Higuaín es el único que se despachó con un triplete, ante Corea del Sur en la primera ronda (4-1) y mantuvo su capacidad goleadora que exhibió durante la Liga española y la Champions con el Real Madrid, en el que conquistó 29 tantos (27 en Liga).
  
También con cuatro dianas en Sudáfrica, el español Villa se consolidó como hombre temible en la Roja, tras haber sido bombardero de la última Eurocopa-2008, en la que su socio Fernando Torres había descollado, principalmente con la diana de la final ante Alemania (1-0) en Viena.
  
Pero el Niño, que aún está en cero, parece haberse contagiado de un virus que afecta a los goleadores en Sudáfrica: el de la pólvora mojada.
  
A Leo Messi le ocurre lo mismo. Llegaba con la Bota de Oro de Europa tras haber marcado en el año 47 goles, 34 de ellos con el Barça en la liga que lo consagró como Pichichi. Sin embargo, en Pretoria y Johannesburgo lo buscó pero por ahora es su cuenta pendiente.
  
"El gol es lo único que le falta", le apoya su técnico Diego Maradona, contento de todas formas con el rendimiento de la Pulga, que tendrá revancha ante Alemania el sábado por los cuartos de final.
  
En cambio, Wayne Rooney y Cristiano Ronaldo ya ni siquiera podrán volver a intentarlo. El crack del Manchester United anotó 26 goles en 32 partidos en Premier League con la casaca de los Red Devils, pero en Inglaterra estiró su sequía con la casaca de los Pross que data de septiembre de 2009.
  
Obviamente, el once de Fabio Capello pagó por ello. "E problema de Rooney está en la cabeza", dijo enojado el italiano cuando veía que su combinado caminaba hacia la eliminación con un Rooney decepcionante.
  
Por su lado, CR9 sí pudo cortar una racha negativa de 16 meses, pero su diana fue la séptima en el 7-0 a la débil Corea del Norte en fase de grupos. Un valor relativo. En los duelos importantes, Brasil (0-0), Costa de Marfil (0-0) y España en octavos (0-1), el ex Manchester United no tuvo romance con la red.
  
El holandés Robin van Persie también está en deuda. Apenas un tanto en una Holanda que ganó sus cuatro partidos contra rivales accesibles habla por sí solo de su ametralladora.
  
Su técnico Bert Van Marwijk lo sacó en el último choque sobre el final contra Eslovaquia (2-1) por octavos y el punta del Arsenal se enojó. Klaas Jan Huntelaar lo reemplazó y Van Persie lo sintió como una amenaza.
  
"¡No es a mí al que había que sacar, sino a Wesley Sneijder!", habría dicho, pese a reconocer que sus partidos ante Dinamarca (2-0) y Japón (1-0) "no han sido buenos". "Ahora hay que pensar en Brasil", dijo Van Persie buscando revancha con el gol.
  
En Paraguay, los cañones están desaceitados y eso puede pesar contra la Roja.
  
Ni Roque Santa Cruz, ni Nelson Haedo Valez ni Lucas Barrios, que la metía de cualquier lado en el Borussia Dortmund, han podido gritar. Pese a ello, el equipo de Gerardo Martino entró por primera vez en la historia en cuartos de final, aunque ante España si sigue esa racha, lo tendrá difícil el sábado en Johannesburgo.
En Imágenes