Exposición de Joan Miró en Buenos Aires
Se trata de la muestra %u201CLa magia de Miró", que presenta más de 60 obras de uno de los artistas  mundialmente más representativos del siglo XX. Se puede visitar hasta marzo en e centro cultural Borges de Buenos Aires.
La muestra "La magia de Miró" presenta más de 60 obras de uno de los artistas más representativos del siglo XX y a quien, según André Bretón, "el surrealismo le debe la más bella pluma de su sombrero".

Curada por la prestigiosa experta catalana Marisa Oropesa y organizada por Montserrat Roca Campillo, la exposición está integrada por 35 dibujos y 28 grabados que permiten apreciar en toda su dimensión el genio de un artista que dejó un sello insoslayable en la historia del arte.

"Miró plasmó sus sueños con la intención de crear un nuevo mundo más alegre que la realidad" -expresa la curadora-. Logra crear ese universo en que los colores vivos y las extrañas figuras eran los protagonistas".

"Sin embargo, en ciertas ocasiones, sus telas dejaban de ser alegres y despreocupadas para sumirse en lo profundo y en el misterio", agrega.

"Esta exposición -precisa la curadora- tiene como objetivo acercarnos varias de las artes que cultivó este artista con gran maestría: el dibujo y el grabado. Al igual que en sus lienzos, Joan Miró expresó libremente sus ideas donde convergen dulzura y violencia, la claridad con la oscuridad, la alegría, lo insólito..."

Miró nació en Barcelona en 1893 y los primeros dibujos que de él se conservan datan de 1901. Comenzó sus estudios de arte en 1907, en la Escuela Superior de Artes Industriales y Bellas Artes, y los continuó en 1912, en la Escuela de Arte de Francesc Galí. Entre 1915-1918 toma clases de dibujo en el "Cercle de Sant Lluc".

Su primera exposición individual la realizó en Barcelona en 1918 y dos años después viajó a París donde conoció Picasso y entró en contacto con las vanguardias artísticas de la época.

Instalado en la capital francesa, se vinculó con Antonin Artaud, André Musson, Michel Leiris, Robert Desnos y otros artistas y realizó su primera exposición parisina.

En 1928 viajó a Holanda y Bélgica pero volvió a residir en Paris con Montroig y Barcelona. En 1930 expuso en Nueva York y dos años más tarde realizó la escenografía y el vestuario del ballet "Jeux d`enfants" de los Ballets Rusos.

Las dificultades económicas lo obligan a instalarse en su casa natal, Barcelona, en 1933. Tres años después, tras el estallido de la Guerra Civil Española, fija nuevamente residencia en París, donde permanecerá hasta 1940.

En esos años se exhibe en el Pabellón de la República Española de la Exposición Internacional de París su obra mural "El segador" y ante la inminencia de la ocupación alemana se traslada a Palma de Mallorca.

En 1941 realiza su primera gran exposición retrospectiva en el Museo de Arte Moderno de Nueva York y al año siguiente se instala nuevamente en Barcelona.

Su prestigio internacional no deja de crecer. Le encargan un gran mural para el Terrace Plaza Hotel de Cincinnati y participa en Nueva York en la Exposición Surrealista organizada por Duchamp y Breton.

Trabaja en el mural para la Universidad de Harvard encargado por Walter Gropius y en 1954 se le otorga el Gran Premio de Grabado de la Bienal de Venecia.

En colaboración con Josep Llorens Artigas, realiza el "Mur del sol i Mur de la luna" para el edificio de la UNESCO. Recibe el premio de la Fundación Guggenheim y exhibe una retrospectiva en el Museo Nacional de Arte Moderno de París. Luego inaugura la Fundación Joan Miró en Barcelona. Muere el 25 de diciembre de 1983 en la capital de las Islas Baleares.

"La magia de Miró", que se exhibirá hasta el 17 de marzo, permitirá al público porteño reencontrarse con la obra del gran artista catalán quien, en palabras de Oropesa, fue la "expresión más pura del movimiento (surrealista) creando en sus obras un universo poético y onírico".
¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (0)
22 de Octubre de 2014|18:37
1
ERROR
22 de Octubre de 2014|18:37
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"