Deportes

Tras las huellas del 86

A 24 años de la última conquista Argentina en un Mundial, casualmente ante Alemania, el próximo rival, el recuerdo de los jugadores que hoy buscan reconstruir aquella historia.

PRETORIA.- La barba le crecía a su antojo. Un pelo por acá, otros por allá y más acá todavía no le salía ninguno. El acné lo perseguía para recordarle que la adolescencia todavía estaba ahí, a la vuelta del almanaque. Elegía una pared y se recostaba sobre ella, tal vez prevenido de que en la rueda de prensa siempre convenía tener la espalda cubierta. Un mes después, durante el Mundial de Alemania, iba a cumplir 19 años. La edad se le notaba por todos lados. Las palabras batallaban contra la timidez y las manos no dejaban de frotar las piernas. Había preguntas ante las que otros sólo debían activar el botón de la memoria para que las respuestas fluyeran naturalmente. Pero era lógico que Lionel Messi no retuviese lo que ni había vivido. "Como hincha de la selección, el Mundial que más recuerdo es el del 98, pero poco, un partido contra Inglaterra, creo, que se ganó por penales o el gol de Holanda que nos dejó afuera. Pero no me acuerdo mucho?" , relataba. Claro, apenas tenía 10 años. Y mientras lo contaba, a unos pasos de ahí pasaba Roberto Ayala, el hombre que no pudo evitar el gol de Denis Bergkamp que eliminó a la Argentina en la Copa de Francia.  

Iba a suceder. ¿Qué? Ese día de hace cuatro años un futbolista se refirió a Diego Maradona por lo que le contaron, por lo que escuchó o por lo que leyó, pero no por verlo en vivo en una cancha. El sol abrasaba en el mediodía romano. Los periodistas italianos llegaban al predio La Borghesiana con la avidez de conversar con el nuevo Maradona, con el heredero, con el renovado Pibe de Oro. Entonces las consultas iban en esa dirección. Querían saber si le provoca algo especial jugar el último amistoso previo al Mundial de Alemania 2006 ante Angola, en Salerno, bien cerca de esa Nápoles que glorificó a Maradona. "Noooooo, qué sé yo. Yo tengo ganas de empezar a jugar partidos Ni había pensado dónde íbamos a jugar" , respondía Lionel. Entonces, le rememoraban las hazañas de Diego y le describían que fue él quien cambió la realidad futbolística de esa zona de Italia. Fue él quien les dio una entidad y un prestigio que no conocían. "No, sinceramente no lo sé muy bien. Pero me dicen que lo que hizo Diego ahí fue grandísimo y por eso lo deben recordar tanto" , confesaba Lionel, con un cierre políticamente más correcto. Cuando Maradona conducía a Napoli hacia su primer scudetto , en 1987, Messi nacía en la Clínica Italiana de Rosario, pesando 3,600 kg.  

Algo de eso vuelve a ocurrir por estas horas. Y esta vez no es un día más, justo a 24 años de la última conquista argentina en una Copa del Mundo. El 29 de junio de 1986, la selección derrotaba 3 a 2 a Alemania, en el Distrito Federal mexicano, y se trepaba al cielo. Con Maradona como eje indiscutido, el mismo que ahora conduce otro sueño que entró en la recta definitoria. El mismo que construía sus genialidades más recordadas, mientras varios de sus dirigidos de hoy? ni habían nacido. Carlitos Tevez, con su histrionismo, es un buen ejemplo. Abrió los ojos bien grandes y respondió cuando escuchó la consulta de un colega extranjero: "¡Pero yo tenía 2 años, madre, no me acuerdo!". Tenía razón el Apache. El hombre de prensa quería saber de qué se acordaba, cómo había vivido aquella conquista. Pero Tevez llegó al mundo el 5 de febrero de 1984? Y entre los 23 integrantes del actual plantel, nada menos que siete ni figuraban entre los proyectos de sus padres cuando Maradona desparramaba ingleses en el 86: Sergio Romero, Nicolás Otamendi, Angel Di María, Javier Pastore, Sergio Agüero, Gonzalo Higuaín y Lionel Messi. El Kun hoy es su yerno. Y el Pipita no pudo graficar mejor el salto generacional: "El primer Mundial que recuerdo es el de Francia 98? de ahí para atrás, nada", confesaba entre carcajadas el delantero que nació en Brest, el 10 de diciembre de 1987.  

El otro extremo lo representa Palermo, el mayor de este plantel, que en junio del 86 se acercaba a su cumpleaños número 13. Ya jugaba en las inferiores de Estudiantes y amenazaba con comenzar a dejarse esos pelos largos con los que saltaría a la fama algunos años después. "Recuerdo que los partidos los veía en casa, con mi viejo, Carlos, y con mi hermano, Gabriel. Esos días la escuela no existía, ja. Y la final? sí, después de la final nos fuimos todos a la plaza Moreno, ahí enfrente de la Catedral?, qué manera de gritar, me acuerdo como si fuera hoy. Qué linda era esa época?, jugaba a la pelota todo el día", contó el Titán. Que, además, confesó otra anécdota de aquellos días: "¿Viste que cuando sos pie elegís a algún jugador y decís que sos ése? Bueno, yo era Careca. Me encantaba. Y al Mundial siguiente, en Italia 90, cambié: el que me gustaba era Van Basten, qué monstruo".  

La Bruja Verón andaba por los 11 años. Rebelde, todo el día corriendo una pelota por la calle? "Me iba a la casa de Gastón a mirar los partidos, sí, casi siempre los miraba ahí, con mis amigos? Además, la familia de Gastón tenía una gomería y yo hacía unas changuitas ahí. Bueno, en realidad molestaba un poco y creo que mis viejos querían que me ocupara en algo, ja", cuenta Sebastián en una rica biografía del periodista Marcelo Sottile que próximamente estará en las librerías. Gastón es un poco más grande que la Bruja, pero los une una amistad que dura hasta hoy, es del círculo chico e íntimo de Verón. Es más, la gomería sigue existiendo, se llama Juan o Juan y está a unas diez cuadras de la casa de la infancia de Seba, en 40 y 14. Más aún, en la gomería hoy guarda la Bruja algunos de sus autos de colección, su debilidad. "Para festejar nos íbamos por la calle 7 hasta 50, el epicentro de toda la locura", agrega el símbolo de Estudiantes.  

Aunque Pozo ya tenía 8 años, también la de Italia fue la primera Copa que le quedó en la memoria. "Del Mundial 90 recuerdo más que del 86. Nunca me voy a olvidar del partido con Brasil. Cómo rebotaron las pelotas en los palos, cuántas otras sacó Goycochea, y qué golazo hizo Caniggia después del pase tremendo de Diego. No me acuerdo del 86, pero por lo menos a Diego lo vi hacer genialidades en el 90 con los tobillos a la miseria". La misma edad que el arquero mendocino tenía Samuel?, que todavía era Luján.  

Diego Milito, que también se llama Alberto -entonces sus iniciales son DAM porque nació en el 79 y su papá, Jorge, lo hizo intencionadamente para homenajear a Maradona, que ese año ganaba el Mundial Juvenil de Tokio-, ya andaba por los 7 años. Como el Chino Garcé, que estaba por cumplirlos. Demichelis, Burdisso y Maxi Rodríguez tenían 5 años, sus recuerdos apenas son borrosos. Como los de Clemente Rodríguez, que estaba a unas semanas de los 5. Jonás Gutiérrez y Andújar pisaban los 3. Mascherano y Tevez tenían dos años y apenas intentaban pegarle a una pelota. Peor Mario Bolatti, que con un añito andaba dando los primeros pasos por La Para, Córdoba.  

Gustavo, Hernán y Sebastián son todos Heinze. Los hermanos mayores de Gabriel. Todos futboleros. Por el 86, el Gringo tenía 8 años y no se desprendía de ellos, claro. Eran como sus ídolos. "Jugaba Argentina y Crespo, mi pueblo, se paralizaba. Sólo existía la selección esos días, nada más. Me acuerdo de que mi viejo, Jorge, antes de la final nos juntó a todos y nos dijo que ése sería el mejor día del mundo porque la selección iba a salir campeona. Nosotros le preguntamos cómo sabía él eso, y jamás voy a olvidar su respuesta: «Hay cosas que no tienen respuestas, sólo se sienten. Y hoy estoy contento y sé que vamos a gritar campeón». Tuvo razón el viejo? tuvo razón, como tantas veces. Además, qué grande, nos agregó que al otro día no habría escuela por los festejos, ja, ja. Imaginate la fuerza que hicimos... Fue uno de esos momentos que no voy a olvidar nunca?" Aunque mamá Titina era maestra, al otro día el alumno Heinze no fue a la escuela N° 105 Sagrado Corazón?  

Vaya casualidad, ninguno de los 23 jugadores que edifican un sueño en Pretoria nació en el 86. Hoy buscan reconstruir aquella historia, pero con ellos como protagonistas.  

  • El Kun, de la nada a yerno de Maradona
    Siete jugadores de este plantel no habían nacido en 1986. Es más, el Kun Agüero, que recien nacería el 2 de junio de 1988, es decir justo dos años después del debut de Argentina 3 vs. Corea del Sur 1, hoy es el yerno de Maradona y lo hizo abuelo de Benjamín. ¡Increíble!

  • Otro clima para la misma respuesta
    En Francia 98 aún era de 22 la lista de futbolistas. Sólo diez contestaron el interrogante de LA NACION: ¿qué estaban haciendo cuando Maradona marcó el gol a los ingleses? Por entonces, en L´Etrat, el clima con la prensa no era el mejor... "Estaba en la pensión de Ferro y lo vi por la tele", dijo Burgos; "No me acuerdo, se me cortó la luz", contestó Ortega; "Una alegría enorme, estuve con mi viejo disfrutando", comentó Simeone. "Basta, basta", murmuró Claudio López. Inmediatamente, Chamot dejó el micrófono que Batistuta había pasado sin usar, y el resto acató.

*Información provista por canchallena.com
Copyright 2010, SA LA NACION

¿Qué sentís?
0%Satisfacción0%Esperanza0%Bronca0%Tristeza0%Incertidumbre0%Indiferencia
Opiniones (0)
6 de Diciembre de 2016|09:00
1
ERROR
6 de Diciembre de 2016|09:00
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016