Deportes

Ferrari pide a la FIA que reconsidere las normas del Safety Car

La entrada del Safety Car tras el accidente de Mark Webber marcó la carrera. Cuando el coche de seguridad entró en pista, Lewis Hamilton ignoró sus luces y le adelantó, y, aunque fue sancionado por los comisarios, dicha sanción se hizo esperar diez vueltas, suficientes para que el británico mantuviera la segunda posición y los dos Ferrari se vieran rezagados en la clasificación. Vuelta 11. Mark Webber, piloto de Red Bull, intenta pasar a Heikki Kovalainen. El australiano, después de hacer una muy mala salida, se veía muy rezagado en la clasificación, y estaba obligado a arriesgar al máximo.

Vuelta 11. Mark Webber, piloto de Red Bull, intenta pasar a Heikki Kovalainen. El australiano, después de hacer una muy mala salida, se veía muy rezagado en la clasificación, y estaba obligado a arriesgar al máximo para conseguir un resultado positivo.

De repente, el alerón de Webber impacta contra la rueda de Kovalainen. El monoplaza de Adrian Newey se eleva por los aires y acaba estrellándose, por suerte sin consequencias para el piloto.

Pero sí hubo consecuencias para la carrera. Tras el accidente, dos monoplazas estaban en el Valencia Street Circuit completamente destrozados. Además de los coches, Webber se llevó por delante una valla publicitaria que estaba situada a varios metros de altura, y dicha valla quedó partida en el asfalto del circuito.

El Safety Car se vió obligado a aparecer por primera vez en la carrera. En pocos segundos se decidió la carrera. Sebastian Vettel, quien lideró la carrera de principio a fin, tuvo la suerte de pasar por la recta principal antes de que el Safety hiciera su aparición, por lo que pudo hacer una vuelta a un ritmo muy superior al resto de coches.

Lewis Hamilton, quien rodaba segundo, protagonizó la escena polémica de la jornada al ignorar las luces amarillas que le hacía el Safety y lo adelantó. Diez vueltas más tarde, el británico se vería obligado a hacer un drive trough.

Pero la peor parte se la llevó Ferrari. Fernando Alonso, quien era tercero, se vio obligado a relantizar su ritmo y a rodar por detrás del Safety, como también Felipe Massa. El asturiano no había cambiado los neumáticos, por lo que entró a boxes en la vuelta 11.

El problema era que al haber entrado el Safety, las distancias entre los coches se reducieron a la mínima expresión y cuando el piloto de Ferrari se reincorporó a la carrera lo hizo en la décima posición. A partir de ahí empezó la polémica.

La FIA anunció que estaba investigando a Lewis Hamilton, pero tardó diez vueltas a anunciar la sanción. Esas vueltas fueron suficientes para que el británico consiguiera el margen necesario para que una vez volviese a la pista, lo hiciese en segunda posición. Ferrari, por su parte, quedó muy rezagado.

Una vez hubo terminado la carrera, Fernando Alonso dijo que los espectadores habían visto una carrera manipulada por la FIA, ya que aunque Hamilton se saltó una norma, la penalización que le aplicaron no le perjudicó.

Stefano Dominicali, jefe de Ferrari, habló también sobre el tema. Domenicali estaba claramente enfadado con lo visto ayer en Valencia, y dijo que le han pedido a la FIA que reconsidere las normas del Safety Car.

El italiano no podía esconde su enfado al acabar la carrera. "Por supuesto que estamos muy enfadados. En la parte deportiva creo que fuimos extremadamente desgraciados", decía el de Imola. "La frustración está relacionada con el hecho de saber que ciertas decisiones están bien y no mal. Pero cuando tomas unas decisiones y afectan a la clasificación final es algo que se debe reconsiderar".

El de Ferrari anunció que la Scuderia ha hablado con la FIA para aclarar lo ocurrido. "Hemos tratado este asunto con la FIA", ha dicho Domenicali. "El resultado es definitivo, en el futuro deberemos estar seguros de que las cosas de las que hemos hablado no se repitan."

Sobre las declaraciones de Alonso, Stefano Domenicali dijo que las hizo en caliente, aunque lógicamente entiende su punto de vista. "Fernando fue el perjudicado de la situación. Nuestra carrera resultó herida por una situación que no estaba bajo nuestro control."

Cuando fue preguntado acerca de la simbólica penalización de cinco segundos que algunos pilotos recibieron, Domenicali se lamentó ya que esto podría dar pie a futuras infracciones en el futuro. "Habiendo este precedente esto pasará en el futuro. Algunas veces preferirás saltarte la norma y recibir este tipo de penalización. No es correcto desde mi punto de vista".

Al margen de la polémica, el de Imola habló del aspecto deportivo del equipo y se mostró contento con las mejoras, aunque aún queda trabajo por hacer. "Hemos hecho un paso adelante, no suficiente para atrapar a los Red Bull pero es en la buena dirección".
Opiniones (0)
7 de Diciembre de 2016|19:19
1
ERROR
7 de Diciembre de 2016|19:19
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes