Deportes

Amores y odios de Diego, en vivo

Las conferencias de Maradona se volvieron un disparador de complicidad y tensión; pasan por nombres propios, saludos efusivos y ataques filosos.

PRETORIA.- " Salva!, come stai, Salva ?" Maradona iba a sentarse en la silla de siempre, en el Loftus, cuando distinguió en la segunda fila de periodistas, justo frente a él, a Salvatore Bagni, compañero del Napoli en los tiempos de gloria. Junto con el saludo, le tiró un beso, pero pensó que eso no era suficiente: saltó la valla que divide a los protagonistas de los periodistas y fue a darle un abrazo. Como siempre, o como casi siempre en su vida, infinidad de cámaras se desordenaron a su alrededor, para registrar el momento?  

Ya es un ritual. Eso y lo que vino sucediendo aquí a 24 horas de cada partido. Con una puntualidad para nada maradoniana, a las 12 comienza una conferencia en el estadio de Pretoria, a pocas cuadras del búnker del seleccionado, a la que los periodistas ya nos acostumbramos a llegar con exagerada anticipación, para tener un sitio. Las conferencias en sí mismas, ya no sólo lo que Diego dijo circunstancialmente en ellas, fueron motivo de nota para L´Equipe , de Francia, o para Sky TV , de Italia, por ejemplo. Algo surge de ese juego entre periodistas y protagonista -por momentos cómplice, por momentos tenso- que las hace distintas. " ¿Qué hay detrás de ese show? ", preguntaba Stephane Kohler, del prestigioso semanario francés. ¿Qué hubo detrás de la última? Fue una transmisión en vivo de los amores y los odios que hoy movilizan a Maradona.  

«Ya estoy grande para guardar rencor» dijo Maradona; por Daniel Arcucci

"Estamos muy bien. Están sucediéndose pequeñas cositas que vamos solucionando dentro del grupo. No es fácil pasar de ser nadie en tu país a ganar tres partidos y tragarse en la concentración que los mismos que decían que éramos un desastre, y que ésta era la peor selección que habían visto, hoy digan que es excelente." A veces, Maradona no necesita ni siquiera una pregunta para disparar este tipo de reflexiones: viene con la idea cargada y la ejecuta. Más adelante insistirá: "Porque, lo vuelvo a repetir, nosotros venimos para dar pelea y, aparentemente, ahora somos los más lindos del barrio? No es verdad, nosotros tenemos que seguir trabajando, tenemos que seguir metiéndonos en la cosa".  

-¿Hay rencor en vos?  

-No, rencor no. Yo ya estoy grande. Voy a cumplir 50 el 30 de octubre -por el regalo, te lo digo- y rencor no siento. Me conocen y saben quién soy. Me da bronca, pero mucha bronca, por los jugadores, el no respeto por los jugadores. Y el no saber pedir disculpas en el momento que hay que pedirlo. Hay muchos jugadores que hoy endiosan en la Argentina y antes hubo muchos que los mataron. Sería muy bueno que le ofrecieran una buena disculpa al jugador. No sería bajarse los pantalones; sería honesto.  

De allí es capaz de defender, ante una pregunta de un holandés, a sus viejos rivales en la cancha, Van Basten y Gullit, en su función de DT, o de atacar a Ricardo La Volpe, que declaró que quería que México le ganara a la Argentina: "Tener respeto por un país que te dio trabajo no significa que te conviertas en un vendepatria. Me parece que pasó la raya".  

Es Salvatore Bagni, ahora comentarista de la RAI, pero transformado gracias a la deferencia de Maradona en una atracción más, quien lo devuelve al plano de los? amores: " Diego es Diego, el más grande. En 2007, cuando estaba gordo y nadie daba nada por él, me dijo que iba a ser DT de la Argentina. Y cumplió, como termina cumpliendo todo. ¿Maradona y Messi? Son distintos, por favor. El carisma es la diferencia. Y? Diego ganaba los partidos solo ". Rodeado de periodistas italianos, este Diego que ya no es aquel, igual responderá sobre un futuro posible como DT del Napoli: " I sogni non muoiono mai ", dirá. "Los sueños no mueren nunca, pero será después de muchos, muchos años en la selección argentina", aclarará. Al fin, arriesgó y arriesga todo, hasta el mito, por estar donde está: "Mis hijas, cuando me eligieron técnico de la selección y casi todos decían que no tenía que serlo, me pusieron un cartel para mi cumpleaños: el Gran DT. Yo, con eso, ya estaba pagado".  

-¿Hay DT de mundiales, sos uno de ellos?  

-No, yo voy a decir siempre que los partidos los ganan los jugadores. No hay entrenadores estrella; no está Mourinho, no esta Guardiola, ellos sí lo son? Seguramente les llevo alguna ventaja a algunos, por el hecho de transmitir cada momento de los mundiales. He recogido mi experiencia y hoy se la doy con toda mi alma, con todo mi corazón, a los muchachos. Hoy, cuando hay algo para resolver, les digo: "A mí ya me pasó".  

Si lo que le pasa hoy es bueno, entonces deberá cambiar algo para la semana próxima: el estadio Loftus, donde da las famosas conferencias, en las que es capaz de transmitir en vivo sus amores y sus odios, se cierra? "Pero la sala de prensa, no", rematará.  

*Información provista por canchallena.com
Copyright 2010, SA LA NACION

Opiniones (0)
10 de Diciembre de 2016|10:05
1
ERROR
10 de Diciembre de 2016|10:05
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic