Deportes

"Me duele no haber podido armar el mejor equipo"

El capitán de la Copa Davis, Modesto Vázquez, lamenta la escasez de jugadores a lo largo de su gestión; también la padecerá en el próximo match por Copa Davis ante Rusia, en Moscú.

LONDRES.- Desde el momento en el que la Argentina le ganó a Suecia (3-2) en Estocolmo y pasó a los cuartos de final, Tito Vázquez comenzó a pensar en el duelo frente a Rusia, una serie que se jugará en el estadio Olímpico de Moscú del 9 al 11 de julio. Por lesiones, el conjunto nacional no contará con dos de sus principales figuras, Juan Martín del Potro y Juan Mónaco. El plantel para enfrentar a los rusos lo integrarán David Nalbandian, Leonardo Mayer, Horacio Zeballos y Eduardo Schwank; en definitiva, los mismos que ganaron en Suecia; en cambio, no estará Federico Delbonis como quinto jugador, y sí se sumará el juvenil Agustín Velotti, reciente campeón junior en Roland Garros. Desde hace una semana, Vázquez se instaló aquí, donde residió durante siete años -integró el cuerpo técnico de la Federación británica de tenis dedicado al desarrollo-; siguió el breve paso de los argentinos por Wimbledon y acompañará al equipo junior de la AAT, al mismo tiempo que planea comenzar algunos entrenamientos con Schwank y Zeballos; Mayer regresará unos días a nuestro país, donde practicará con el subcapitán Ricardo Rivera, todo en cancha rápida, en busca de adaptarse a la superficie que dispondrá Rusia. Y luego de seguir el dobles de Zeballos y Mayer, conversó con LA NACION. 

 Con el equipo ya definido, ¿cuáles son las impresiones que te dejó lo que viste en Wimbledon? 
-Lamentablemente, no pudo venir Nalbandian, que para mí era importante verlo competir en cinco sets después de una ausencia importante; sé que él no está feliz por no poder jugar. Creo que el que mejor se había preparado era Leo Mayer, pero tuvo un debut en el que Monfils estuvo muy sólido, y no pude verlo más en singles. No creo que hayan tenido una buena actuación tanto Zeballos como Schwank, que se les fueron demasiado rápido sus partidos, me hubiera gustado verlos con otra actitud. 

-¿Cómo imaginás la serie con Rusia? 
-En este momento, con varias aristas. Hay que tener en cuenta la escasez de recursos, debido a la lesión importante de Del Potro, la que lo tiene a maltraer a Nalbandian y la que sufrió Mónaco. Uno espera poder revertir lo que vio acá en la semana que vamos a tener de convivencia para tener un desempeño superlativo y generar las condiciones como sucedió en Suecia, cuando todos jugaron por encima de las expectativas. Obviamente, el equipo ruso tiene una profundidad mayor que la que tenía Suecia, porque cuenta con Davydenko, que a pesar de estar ausente mucho tiempo aquí ganó su primer partido por 9-7 en el quinto, y a un jugador número 2 como Youzhny que está teniendo su mejor año en mucho tiempo; aquí le vi un partido muy bueno. Seguramente estará también (Teimuraz) Gabashvili. Son jugadores que pueden tener algún cortocircuito, pero hay que provocárselo, y para eso necesitás estar en el máximo nivel. Esto que vimos en Wimbledon no es algo que genere una medida de confianza importante, esperamos revertirlo con el trabajo. 

-¿Cuánto se depende de Nalbandian? 
-Mirá, sería una linda dependencia si estuviera como Hewitt, que también pasó por una operación de cadera, se recuperó y acá está en la tercera rueda, jugando muy bien. Lo más coherente para él sería jugar los dos singles y que descanse el día del dobles, porque dos puntos son más importantes que uno solo. El signo de interrogación lo pone el hecho de no haber competido y las dolencias que lo tienen a maltraer. Cualquier equipo es dependiente de los mejores jugadores, sea Rusia, o Suecia sin Soderling o Suiza sin Federer. 

-¿Te preocupa algo en especial de Rusia? 
-No, ellos son favoritos. En el fútbol puede haber sorpresas, y en el tenis son menos, pero las hay, aunque tenés que ganar muchísimos puntos. Hace 15 años que los rusos no pierden en su casa, así que no se puede decir que "vamos a ganar"; hay que prepararse en silencio y en la cancha se verá. 

-A partir de las dificultades de esta serie, ¿cuánto se puede apuntar a lo competitivo y cuánto a la experiencia para el futuro, ya que contás con tres jugadores con poco rodaje en la Copa? 
-Cuando empezamos esta etapa, era claro que iba a desaparecer una cantidad importante de jugadores dentro del tenis argentino. Y sucedió rápidamente. Así como Ferrero está compitiendo en el top 20 con 30 años, lo mismo podrían hacer Calleri o Gaudio, pero no es lo que pasa. Hay una generación importante que se fue y otra que todavía no llegó; no hay una causa. Es algo que les pasó a Estados Unidos, a Alemania? Lo más rescatable de esta etapa es el crecimiento de Mayer; para mí, es el único que ha evolucionado. 

-¿Te duele que en este año y medio como capitán no pudiste armar el equipo con los mejores? 
-Sí, sin duda. El esfuerzo y las ganas que uno le pone son iguales, pero cuando empecé el ciclo, soñaba que hubieran estado bien tanto Del Potro como Nalbandian, y que hubieran jugado todas las series. En el futuro se verá quiénes serán los que jugarán una vez que las lesiones se curen. Las deserciones estuvieron justificadas, por supuesto, pero tuvimos mala suerte, porque supuestamente, estaba la posibilidad concreta de tener un equipo con chances de ganar en cualquier lado. 

-Por la lesión que tuvo, ¿creés que Del Potro puede regresar de la mejor manera? 
-A todos, antes de la lesión, les encantaba la manera de jugar de Del Potro y muchos lo ven con posibilidades brillantes, pero es muy inusual que un jugador se opere tan joven de la muñeca, que es una parte muy importante del jugador. Creo que el tenis mundial está flojo, en este año no disfruté con buenos partidos. Hay muchos jugadores cuya plenitud ha pasado, y me parece que hay un vacío importante detrás de Federer y Nadal, y Del Potro era uno de los indicados, porque el tenis necesita un recambio. 

LONDRES.- Desde el momento en el que la Argentina le ganó a Suecia (3-2) en Estocolmo y pasó a los cuartos de final de la Copa Davis, Tito Vázquez comenzó a pensar en el duelo frente a Rusia, una serie que se jugará en el estadio Olímpico de Moscú del 9 al 11 de julio. Por lesiones, el conjunto nacional no contará con dos de sus principales figuras, Juan Martín del Potro y Juan Mónaco. El plantel para enfrentar a los rusos lo integrarán David Nalbandian, Leonardo Mayer, Horacio Zeballos y Eduardo Schwank; en definitiva, los mismos que ganaron en Suecia; en cambio, no estará Federico Delbonis como quinto jugador, y sí se sumará el juvenil Agustín Velotti, reciente campeón junior en Roland Garros. Desde hace una semana, Vázquez se instaló aquí, donde residió durante siete años -integró el cuerpo técnico de la Federación británica de tenis dedicado al desarrollo-; siguió el breve paso de los argentinos por Wimbledon y acompañará al equipo junior de la AAT, al mismo tiempo que planea comenzar algunos entrenamientos con Schwank y con Zeballos; Mayer regresará unos días a nuestro país, donde practicará con el subcapitán Ricardo Rivera, todo en cancha rápida, en busca de adaptarse a la superficie que dispondrá Rusia. Y luego de seguir el dobles de Zeballos y Mayer, conversó con LA NACION. 

-Con el equipo ya definido, ¿cuáles son las impresiones que te dejó lo que viste en Wimbledon? 
-Lamentablemente, no pudo venir Nalbandian. Para mí era importante verlo competir en cinco sets después de una ausencia importante; sé que él no está feliz por no poder jugar. Creo que el que mejor se había preparado era Leo Mayer, pero tuvo un debut en el que Monfils estuvo muy sólido, y no pude verlo más en singles. No creo que hayan tenido una buena actuación tanto Zeballos como Schwank, que se les fueron demasiado rápido sus partidos, me hubiera gustado verlos con otra actitud. 

-¿Cómo imaginás la serie con Rusia? 
-En este momento, con varias aristas. Hay que tener en cuenta la escasez de recursos, debido a la lesión importante de Del Potro, la que lo tiene a maltraer a Nalbandian y la que sufrió Mónaco. Uno espera poder revertir lo que vio acá en la semana que vamos a tener de convivencia para tener un desempeño superlativo y generar las condiciones como sucedió en Suecia, cuando todos jugaron por encima de las expectativas. Obviamente, el equipo ruso tiene una profundidad mayor que la que tenía Suecia, porque cuenta con Davydenko, que a pesar de estar ausente mucho tiempo aquí ganó su primer partido por 9-7 en el quinto, y a un jugador número 2 como Youzhny, que está teniendo su mejor año en mucho tiempo; aquí le vi un partido muy bueno. Seguramente estará también [Teimuraz] Gabashvili. Son jugadores que pueden tener algún cortocircuito, pero hay que provocárselo, y para eso necesitás estar en el máximo nivel. Esto que vimos en Wimbledon no es algo que genere una medida de confianza importante, esperamos revertirlo con el trabajo. 

-¿Cuánto se depende de Nalbandian? 
-Mirá, sería una linda dependencia si estuviera como Hewitt, que también pasó por una operación de cadera, se recuperó y acá está en la tercera rueda, jugando muy bien. Lo más coherente para él sería jugar los dos singles y que descansara el día del dobles, porque dos puntos son más importantes que uno solo. El signo de interrogación lo pone el hecho de no haber competido y las dolencias que lo tienen a maltraer. Cualquier equipo es dependiente de los mejores jugadores, sea Rusia, o Suecia sin Soderling o Suiza sin Federer. 

-¿Te preocupa algo en especial de Rusia? 
-No, ellos son favoritos. En el fútbol puede haber sorpresas, y en el tenis son menos, pero las hay, aunque tenés que ganar muchísimos puntos. Hace 15 años que los rusos no pierden en su casa, así que no se puede decir que "vamos a ganar"; hay que prepararse en silencio y en la cancha se verá. 

-A partir de las dificultades de esta serie, ¿cuánto se puede apuntar a lo competitivo y cuánto a la experiencia para el futuro, ya que contás con tres jugadores con poco rodaje en la Copa? 

 -Cuando empezamos esta etapa, era claro que iba a desaparecer una cantidad importante de jugadores dentro del tenis argentino. Y sucedió rápidamente. Así como Ferrero está compitiendo en el top 20 con 30 años, lo mismo podrían hacer Calleri o Gaudio, pero no es lo que pasa. Hay una generación importante que se fue y otra que todavía no llegó; no hay una causa. Es algo que les pasó a Estados Unidos, a Alemania? Lo más rescatable de esta etapa es el crecimiento de Mayer; para mí, es el único que ha evolucionado. 

-¿Te duele que en este año y medio como capitán no pudiste armar el equipo con los mejores? 

-Sí, sin dudas me duele. El esfuerzo y las ganas que uno le pone son iguales, pero cuando empecé el ciclo, soñaba que hubieran estado bien tanto Del Potro como Nalbandian, y que hubieran jugado todas las series. En el futuro, se verá quiénes serán los que jugarán una vez que las lesiones se curen. Las deserciones estuvieron justificadas, por supuesto, pero tuvimos mala suerte, porque supuestamente estaba la posibilidad concreta de tener un equipo con chances de ganar en cualquier lado. 

-Por la lesión que tuvo, ¿creés que Del Potro puede regresar de la mejor manera? 
-A todos, antes de la lesión, les encantaba la manera de jugar de Del Potro, y muchos lo ven con posibilidades brillantes, pero es muy inusual que un jugador se opere tan joven de la muñeca, que es una parte muy importante del jugador. Creo que el tenis mundial está flojo, en este año no disfruté con buenos partidos. Hay muchos jugadores cuya plenitud ha pasado y me parece que hay un vacío importante detrás de Federer y de Nadal, y Del Potro era uno de los indicados, porque el tenis necesita un recambio. 


 

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (0)
4 de Diciembre de 2016|23:28
1
ERROR
4 de Diciembre de 2016|23:28
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016