Deportes

El crack que desea victorias de regalo

Rodeado de su familia, en el ámbito que mejor lo contiene, Lionel Messi festejó su cumpleaños; por la noche lo hizo con el seleccionado.

PRETORIA.- Por encima de todo está su reducto familiar. Allí donde más cómodo se siente, donde vive plenamente. El espacio que mejor contiene su vida y todo lo que la rodea. "Son ellos los únicos que están en los momentos difíciles. Para mí, ser N° 1 es otra cosa de la que se dice en los medios. Es estar bien con los afectos, sentir el cariño de la gente y disfrutar de lo que hago con alegría", había declarado en una entrevista con LA NACION en el comienzo del Mundial. En ese mundo bien íntimo se recluyó Lionel Messi para festejar su cumpleaños N° 23 durante esas horas con sus seres queridos que le permitió el mediodía libre que tuvo el plantel argentino.   

La Pulga nació el 24 de junio de 1987 en el Hospital Italiano Garibaldi y el médico Norberto Odetto, que atendió el parto de Celia Cuccittini de Messi, le informó a su esposo Jorge que su tercer hijo nació con un peso de 3,600 kilogramos y 47 centímetros. El tercer varón de la familia llegó a las 5.55, pero después de una serie de trabajos de parto que habían comenzado a las 20.30 del día anterior. "El doctor se percató de que los latidos fetales no eran normales. Con una medicación controlada y el esfuerzo de mi mujer se pudo adelantar el nacimiento, algo que resultaba esencial de acuerdo con la opinión del médico", recuerda Jorge Messi, que junto con su esposa ya tenían decidido ponerle Lionel Andrés a quien después llamarían Leo, Piqui, Pulga y Chispa entre su gente de Rosario.  

Celia, con 27 años, y Jorge, con 29, se preocuparon mucho cuando les devolvieron el bebé después de los controles. "Es que lo pusieron en brazos de mi mujer con la oreja derecha completamente doblada. Enseguida mandamos a llamar al médico, que nos tranquilizó cuando nos aseguró que al otro día se le iba a pasar. Y así fue". Después de un día de internación, en la casa de Estado de Israel al 900, en el sur de Rosario, los recibieron Rodrigo Martín, por entonces con 7 años, y Matías Horacio, que había cumplido cinco años el mismo día que su mamá ingresó al sanatorio.  

Los dos hermanos mayores pasaron a buscar al homenajeado por el HPC de la Universidad de Pretoria poco antes de las 13. Y su hermana Marisol y su novia Antonella Rocuzzo fueron las que se encargaron de todos los preparativos en el  condominio L´mae Gazelle, un complejo cerrado con casas de dos plantas, todas similares, ubicado a unos 10 minutos del búnker argentino, donde está la residencia alquilada por la familia. El crack rosarino bajó del auto sin hacer declaraciones a los periodistas que hacían guardia en este día tan especial y entró en la casa donde lo esperaban sus allegados. Entre los saludos más emotivos estuvo el que recibió de sus padres, pero a la distancia, pues no pudieron viajar a Sudáfrica debido a un imprevisto. Después de casi una hora de charla telefónica con ellos, llegó el tiempo de los regalos, entre los que recibió ropa, un reloj y una réplica de la Copa del Mundo.  

"Cambiantes en su estado de ánimo, son sensibles, pero no muestran su sufrimiento, no dicen lo que piensan. Soñadores, idealistas, imaginativos, pacíficos, caprichosos, tenaces. Son hogareños, les gusta formar familia y tener hijos, les gusta la seguridad. No les gusta la agresividad ni los enfrentamientos. Son desconcertantes en cuanto al amor, sueñan constantemente con su pareja ideal, son románticos." Así dicen los que creen en el zodíaco que son los que responden al signo de Cáncer. Así es, o debería ser, entonces, Messi, que por segunda vez festejó su cumpleaños durante una Copa del Mundo. La primera fue cuando cumplió 19 durante Alemania 2006, cuando el plantel argentino festejó el mismo día el aniversario de Juan Román Riquelme y el suyo.  

Después de un asado que se extendió hasta la tarde, Messi sopló las 23 velitas de cada una de las dos tortas que lo esperaban por sorpresa. Una de la familia y otra que le hizo llegar un allegado, con unos botines negros y el mensaje "Happy birthday 23 Leo", escrito con los colores celeste y blanco. Otra más lo recibió en la cena junto con el plantel argentino en el salón comedor del HPC. Pidió por sus afectos y también, aunque no lo hizo público, por ese deseo compartido por sus compañeros y por 40 millones de argentinos.  

  • Maradona se molestó por la guardia en su casa
    Diego Maradona se quejó de la guardia periodística que hubo frente a la casa que alquila en Pretoria, para descansar en los momentos libres. "¿Qué es esto, muchachos? No me gustan que estén acá", gritó el DT del seleccionado.

Información provista por canchallena.com
Copyright 2010, SA LA NACION

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (0)
4 de Diciembre de 2016|22:00
1
ERROR
4 de Diciembre de 2016|22:00
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016