Deportes

Los barrabravas argentinos que no pasaron la primera rueda

Custodiados por cuatro policías sudafricanos, llegaron los 15 hinchas deportados; no hicieron declaraciones. Los problemas con los barrabravas argentinos fueron la noticia en los primeros días del Mundial de Sudáfrica. Muchos lograron quedarse, y consiguieron entradas para los partidos, en sectores VIP de los estadios.

Los 15 barrabravas argentinos que fueron deportados por Sudáfrica regresaron al país y no hicieron declaraciones. Sólo responsabilizaron a la policía sudafricana por los seis días que pasaron en el Lindela Holidng Facility, de Johannesburgo, luego de haber sido detenidos por provocar disturbios en el primer partido de la selección argentina, frente a Nigeria. 

Los hinchas regresaron en el vuelo SA 226 de South African Airways, que partió de Johannesburgo a las 9.40 -4.40 de Argentina-. Se ubicaron en los asientos traseros de la aeronave y fueron acompañados en todo momento por cuatro efectivos de la policía sudafricana que vigilaron su comportamiento. Según consignaron otros viajeros, los hinchas no provocaron disturbios dentro del avión. 

Una vez en tierra, los barrabravas -algunos, ataviados con la indumentaria de Atlético Tucumán; otros, con la de Instituto (Córdoba), entre otras camisetas que se distinguieron en el hall de arribos de Ezeiza- optaron por eludir micrófonos y cámaras de televisión. Además, se taparon el rostro para evitar ser identificados. Y sólo atinaron a murmurar monosílabos ante las requisitorias periodísticas. 

La Policía Federal Aeroportuaria (PSA) dispuso un "operativo preventivo" para la llegada de los deportados. Contó con 30 efectivos de esa fuerza y dos perros policías, para evitar que se produjeran desmanes y problemas con los pasajeros comunes que a esa hora debían abordar sus vuelos. Según informó la PSA, al no tener procesos judiciales abiertos, ninguno de los 15 deportados fue detenido. 

Mientras el avión que trasladaba a los hinchas estaba en vuelo, el presidente y creador de la ONG Hinchadas Unidas Argentinas (HUA), el kirchnerista Marcelo Mallo, defendió a la organización, que reclutó a la mayoría de los barrabravas que viajaron a Sudáfrica para alentar al equipo que dirige Diego Maradona. "Reivindico totalmente a Hinchadas Unidas porque no hubo un solo accidente ni desmán", afirmó Mallo en declaraciones a la agencia DyN. 

Y agregó: "Los muchachos que se quedaron allá son los que nos representan". Ya no están en Sudáfrica ni Andrés "Pillín" Bracamonte, quien se entregó el martes ante la justicia rosarina y enfrenta una condena de ocho meses de prisión, y Pablo "Bebote" Álvarez, líder de la hinchada de Independiente y lugarteniente de Mallo en HUA. 

El dirigente, que se encuentra en el país "por motivos laborales", según aclaró, también se refirió a la cercanía de los integrantes de HUA que están en Sudáfrica con Pablo Moyano, hijo del secretario general de la CGT. 

"Que los muchachos de Independiente estén con (Pablo) Moyano es porque tienen una buena relación, porque él es hincha de Independiente", explicó Mallo. Y aprovechó para negar que los barras hayan gozado de financiamiento gremial para costearse los pasajes y la estada en el país organizador del Mundial: "Acá no hay aporte económico de ningún gremio ni del Gobierno", aclaró. 

Sobre la deportación sufrida por "Bebote" Álvarez y "Pillín" Bracamonte, Mallo culpó a los medios de comunicación: "Lo que pasa es que en Sudáfrica leen la prensa argentina, que dice cualquier cosa. Pero nadie dice que deportaron ingleses, y casi nadie habló de lo que pasó en el amistoso previo al Mundial entre Nigeria y Corea del Norte, donde hubo muertos y heridos", protestó. Además, Mallo relató cómo es el trato diario con las fuerzas de seguridad sudafricanas. 

"Las autoridades son muy jodidas. A nosotros nos hicieron cuatro allanamientos. No vayas a faltarles el respeto a los policías de allá porque no andan con vueltas", reconoció el líder de HUA, cuyas huestes en Sudáfrica disminuyeron en forma notoria desde que empezó el Mundial. 

Llegan a 21 los expulsados en el Mundial

Según informó el ministro del Interior sudafricano, Malusi Gigaba, de los 456.423 extranjeros que ingresaron en ese país desde principios de mes, sólo a 21 de ellos se les negó la entrada y fueron deportados a su país de origen. Entre ellos, además de los argentinos, hubo un hooligan.


(*) Información provista por canchallena.com. Copyrigth 2010. LA NACION SA

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (0)
4 de Diciembre de 2016|17:25
1
ERROR
4 de Diciembre de 2016|17:25
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016