Deportes

El optimista que sueña con el último milagro

El día después al de su momento de gloria, Palermo reconoció: "A veces creo que las cosas que me pasan no son normales"; en su cabeza, sin embargo, todavía hay un sueño con forma de título.

PRETORIA.- Estaba inquieto en la cuarta fila del ómnibus que trasladó al seleccionado en el trayecto Polokwane-Pretoria. Era uno de los pocos jugadores que no lograba conciliar el sueño durante el viaje de regreso del plantel argentino, luego de confirmar la clasificación frente a Grecia. La luz del teléfono señalaba su iluminado rostro y lo ponía en evidencia en medio de la oscuridad. Unos 500 mensajes de texto llegaron en su teléfono en el lapso de cuatro horas. La mayoría con el mensaje: "Un milagro más de San Palermo". 

La frase es autoría de Diego Maradona en aquel tormentoso sábado de octubre, en el agónico 2-1 sobre Perú. Desde ese 11 de octubre del año pasado que los amigos y su círculo íntimo suelen recordarle aquellas palabras que lo definen, a los 36 años, como un jugador vigente, goleador o, por qué no, místico y milagroso. Se le nota a Palermo su asombro por lo que está viviendo. Y no lo disimula: "La verdad es que por momentos se me hacen muchos quilombos en la cabeza? no sé distinguir entre el Palermo persona y al que le tocan vivir esta cosas increíbles. A veces creo que las cosas que me pasan no son normales. Es evidente que el de arriba siempre tiene algo reservado para mí". 

"Dormir se hizo complicado. Llegamos a las 5.30 y hasta las 10 descansé. Fue único, estoy agradecido a la gente y a mis compañeros. Todos me dieron una abrazo y una felicitación como si ellos hubieran hecho el gol", dijo Palermo. "Fue algo soñado, pero la realidad indica que hay que seguir y falta un largo camino". Estaba pautado para ayer la asistencia de los futbolistas con el N° 17 y 18, Jonás Gutiérrez y Martín Palermo, respectivamente. Quiso el destino que el día después de su primer gol en un Mundial al "Titán" le tocara exteriorizar sus emociones frente a los micrófonos. "Fue el gol más importante de mi carrera", vuelve a repetir todas las veces que sea necesario, como para dejarlo bien claro. 

Fue esa tarde-noche que el cielo lloró con él que los argentinos no distinguieron su camiseta porque su camiseta, en definitiva, se convirtió en la de todos. Fue ese día que volvió a acumular capítulos la película. Que empezó a sumar escenas que, como buen optimista que es, alguna vez soñó y que sigue proyectando en su interior. "Las lágrimas se guardaron esta vez. Las guardé para otro momento más importante que el de ayer", dice y se ríe. "Hay que buscar quién escriba mi película, yo puedo contar todo, quién mejor que yo para contar todo lo que viví. ¿Qué título le pongo a mí película? No sé, no tengo idea. Lo que sí puedo decir es que cambio cualquier logro, cualquier gol, cualquier situación vivida en mi carrera por levantar la copa el 11 de julio", agregó el hombre que ayer por la tarde recibió la visita de su hijo Ryduan, su novia Jésica, sus padres Mari y Carlos, y su hermano Gabriel. 

"Nunca vas a terminar de convencer a todos -respondió Palermo- o que te idolatren, pero últimamente después de lo que me tocó vivir ese día ante Perú se revirtió todo. El cariño fue masivo, el respeto, y uno tiene que seguir alimentando todo esto". Como ya se describió desde estas mismas líneas, desde que llegó al HPC de la Universidad de Pretoria parece un chico que quiere atrapar todo. "La sensación de haber salido del predio en la Argentina y vivir la caravana de gente en el aeropuerto era como yo lo veía por TV. Todo es único, la atención, lo que se monta desde la prensa, el estadio, lo que te transmite estar en la cancha, que te pongan el himno de mi país, que coreen mi nombre... es increíble. El deseo de todos es estar el 11 de julio jugando la final." 

Habrá que aceptar, nomás, que aquel día de octubre Palermo se abrió las puertas para estar en el Mundial. Pero también hay que decir que llena los casilleros de aprobación con su presencia en la red. Hasta el momento es nada menos que el goleador del ciclo de Maradona. Ni Higuaín, ni Tevez, ni Milito, ni Agüero, ni Messi? "San Palermo", que acumula 6 tantos, uno más que el Pipita. ¿Se siente con más posibilidades para el partido con México? "No lo puedo saber. Hay que pensar en México y tenemos que seguir pasando etapas. Ocupo un lugar entre 23 y todos queremos estar. Diego hace hincapié en que acá no hay titulares y suplentes, el objetivo es la final, pero antes hay que superar los rivales que se presenten." 

Cuando el seleccionado había hecho todo lo posible en las eliminatorias para quedarse fuera de este Mundial que está disputando, sólo una persona creía que todavía había tiempo para cambiar la historia. El mismo que aún no terminó de escribir su película. El que se pellizca por lo que está viviendo y tiene la final metida en la cabeza. 

Samuel está recuperado de su lesión: En el HPC de Pretoria se informó oficialmente que el zaguero Walter Samuel está recuperado de la contractura en la cara posterior del muslo izquierdo que sufrió ante Corea del Sur, pero ayer fue el único de los que no fueron titulares ante Grecia que no participó del partido ante los sparrings que dispuso Diego Maradona en la práctica vespertina. Samuel hizo ejercicios livianos junto a los kinesiólogos del plantel a un costado del campo. Los titulares ante Grecia descansaron, ya que la delegación llegó a las 5 de la mañana a esta ciudad; los tres que jugaron unos pocos minutos ante los griegos, Angel Di María, Martín Palermo y Javier Pastore, participaron del amistoso.

 

(*) Información provista por canchallena.com. Copyrigth 2010. LA NACION SA

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (0)
2 de Diciembre de 2016|19:36
1
ERROR
2 de Diciembre de 2016|19:36
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016