El triunfo de Argentina, desde los hoteles cinco estrellas

A tono con el mundial, dos de los hoteles cinco estrellas de Mendoza invitan a todos a elegirlos como sede para "padecer" los nervios característicos de los partidos pero acompañados de excelentes amenidades. En la nota, las propuestas de cada uno y una galería de fotos.

Los hoteles cinco estrellas de Mendoza también se pusieron la camiseta y organizaron diferentes promociones y espacios para presenciar los partidos de la Selección Nacional. Por supuesto, siempre desde un punto de vista premium: excelente atención, gastronomía especial y sitios especialmente dispuestos para tal fin.

Park Hyatt Mendoza: tranquilidad, distensión y propuestas gourmet

Almuerzo tardío. La vinoteca del hotel fue el lugar elegido para invitar a mendocinos y turistas a ver los partidos; y para ello, elaboró una propuesta que consistió en la elección de dos tapas entre todas las de la carta. Rolls de jamón crudo, hongos, tomates horneados, rúcula, queso mozzarella con albahacas y emulsión de aceitunas negras; raviol de ternera crocante con salsa de vino tinto; tapa de rabas y pan de romero con vegetales asados eran las opciones.

Hugo Brandi y Adrián Gaspar, súper concentrados en la barra de The Vines - Hyatt.

El plato podía acompañarse por una copa de vino de la amplia carta de la casa o por distintos tipos de cervezas.

De incógnito y tranquilos. La privacidad, la cercanía a oficinas, estudios jurídicos y consultorios y el ambiente distendido y cool fueron las virtudes que encontraron muchos mendocinos a la hora de explicar el por qué de la elección de la vinoteca del Hyatt. “Podemos verlo relajados, en un ambiente sin exabruptos ni amontonamientos y, además, nos queda a dos pasos del trabajo”, dijo uno de los profesionales presentes. 

Sheraton Hotel: calor, pasión y una carta ecléctica 

Ingrid, Romina y Alejo son de Buenos Aires, pero eligieron
Mendoza y el Sheraton para pasear en estos días.
 
Proposiciones diversas. En el caso del Devas Bar de Sheraton Hotel, la iniciativa pasó por ofrecer diferentes promociones según el gusto del visitante y la hora del día.

Para los partidos tempraneros, el “desayuno Sudáfrica” consiste en dos medialunas rellenas de jamón crudo y queso, una infusión a elección y jugo de naranja. Si el evento futbolero es pasado el mediodía, la opción correcta es la de tres empanadas de entraña al Malbec con una copa de vino, o el sandwich club (una especie de tostado con pollo, huevo frito, tomate, lechuga y una guarnición de papas fritas).

La vedette del bar. Los experimentados bartenders del hotel crearon un trago especialmente por el Mundial 2010, que está dando que hablar. Se trata del signature drink y justamente el nombre del elixir es “Argentina Sudáfrica 2010” y los ingredientes son: ron a base de coco, blue curaçao, helado de limón y lima.

“Las medidas no puedo decírtelas, sino tendré que matarte”, bromeó el barman principal de la barra. El mix entre diseño, atractivo color y delicioso sabor llamó la atención de todos y se transformó en el más pedido de la tarde.

La perlita. En el espacio se habían dispuesto tres sectores con diferentes pantallas: dos pequeños espacios más reservados con sendos LCD y un multitudinario sector con reflector para todos los clientes. Lo gracioso fue al momento de los goles, ya que en la pantalla gigante la señal llegaba con algunos segundos de delay, por lo que gritaron apasionadamente los que veían en los televisores, dejando a la gran mayoría sorprendida.

En Imágenes
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
15 de Agosto de 2017
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial