Deportes

Lionel Messi: crece a los golpes en el Mundial de Sudáfrica 2010

Fue un partido especial para Lionel Messi: debutó como capitán en un cotejo oficial, luchó contra la dura marca griega y fue eligido como la figura. Sin embargo la afición sigue esperando que convierta un gol.

POLOKWANE.- "El hecho de no llegar al gol no me preocupa. Obviamente me gustaría poder convertir, pero bueno, no pasa nada", dijo Lionel Messi, que ingresó con cara de preocupación en la sala de conferencias, pero enseguida mutó a una imagen más distendida con el paso de las preguntas. Quizá rápidamente entendió que había sido un día con motivos como para sentirse contento: fue elegido como el jugador del partido, aunque lo que más lo movilizó fue el hecho de haber llevado la cinta de capitán del seleccionado por primera vez.  

Se trató de un partido distinto para la Pulga rosarina. Con matices diferentes. Sin dudas, el más destacado tiene que ver con la capitanía. Con 22 años se convirtió en el capitán más joven de la selección albiceleste en los mundiales. Antes de salir en el campo de juego recibió el saludo de todos sus compañeros y aguantó las palmadas en la cabeza de Martín Demichelis y Juan Sebastián Verón, que lo siguieron de atrás en la fila india. Tomó con la mano derecha al niño que le asignaron para la salida y con la otra, apretando el banderín, marcó el paso para la salida hacia un encuentro para el recuerdo. Así empezó este encuentro en Polokwane que será recordado para siempre por él y sus seres queridos.  

Pasado el partido, la gente de protocolo de la FIFA lo llevó directamente al auditorio preparado para recibir a los técnicos de los dos equipos y al "Man of the match". "La verdad, fue un partido muy especial. Desde que Diego me dijo que iba a ser capitán fue algo muy lindo. Hoy viví algo inolvidable y fue una experiencia hermosa", dijo quien en toda su carrera sólo llevó la cinta en un amistoso frente a Los Angeles Galaxy, el 1° de agosto de 2009, y en una oportunidad en los años de fogueo en Barcelona B.  

Alguna vez se iba a presentar la dificultad y Grecia fue el primero en llevarlo adelante en esta Copa del Mundo. Se presumía que las largas y fornidas piernas de los defensores griegos lo iban a buscar. Que una marca personal lo iba a seguir durante todo el partido, como la que ayer realizó un jugador tan largo como su apellido: Papastathopoulos, un zaguero de Genoa puesto a jugar en el medio. Así Messi debió afrontar un desafío futbolístico como en varias oportunidades lo sufrió su entrenador, Diego Maradona, que en uno de los tiros que la Pulga estrelló en el palo se tiró de palomita al piso. "Me tiré de cabeza -dijo el DT- porque no la puede meter. Si había una pileta me tiraba con todo."  

Sus piernas revelan una masacre a poco de comenzado el Mundial, un sinfín de huellas por la pillería y el talento de su fútbol. Los defensores griegos juegan al límite y el argentino cae al piso al tiempo que cuenta hasta diez antes de explotar. Se queja ante el árbitro uzbeco Ravshan Irmatov, pero sigue. Por su estilo responde con un regate, un caño, una finta. Messi, que en el fondo es de sangre caliente aunque pocas veces lo exprese, no está dispuesto a poner siempre el otro lado de la cara. Entonces busca por distintas maneras y por eso genera situaciones que una vez mas se topan con la resistencia del arquero rival.  

"Tuve un hombre los 90 minutos encima, traté de sacarlo para afuera para no juntarme con la gente del medio para no entrar en el barullo en esa zona y creo que sí, que el árbitro favoreció el juego sucio. No dejó que jugáramos al fútbol como es nuestra costumbre", explicó Messi. Y asintió Maradona: "Lo que venimos hablando del famoso fair play no existe, viejo. Vamos a hacerlo efectivo de una vez por todas. Cada vez que Messi agarra la pelota, lo tumban? ¿A qué estamos jugando? Sacale amarilla al tercero que le pega a Messi y vas a ver que no le pegan más".  

Aunque ha tenido varias oportunidades en los tres partidos correspondientes al Grupo B, el jugador más buscado en la selección argentina no está preocupado por su falta de gol. "Lo principal es buscar que el equipo funcione. No me interesa tanto cómo me marquen sino que la selección siga ganando", señaló la Pulga, que no logró marcar en la victoria 2-0 sobre Grecia, pese a que llegó a estrellar una pelota en un poste y a realizar tres de sus clásicas apiladas partiendo de la derecha hacia el centro. ¿Cómo terminaron? Desviadas por el arquero Alexandros Tzorvas.  

Es paradójico: buscó, tuvo un partido bueno, pero no marcó; sin la continuidad de los dos anteriores, pero con jugadas fulgurantes, más allá de no poder sacarse la espina. Insistió con su sello: gambeta y velocidad. No fue el gran partido, pero sí tuvo actitud y generó espacios. Es más, pareció fastidioso en algunas jugadas, a veces un tanto molesto, y hasta se llegó a temer en una posible amonestación por sus reclamos. Dio la impresión de que no se sintió cómodo con la pegajosa marca griega. Leo Messi quiere quitar trascendencia a su falta de gol: "Me dedico a jugar. Para mí esto quedó atrás. Estoy contento por el equipo y pienso en el siguiente partido".  

20 disparos al arco realizó Lionel Messi en la primera rueda del Mundial; fue el argentino que más pateó al arco rival.  

73 es el porcentaje de pases correctos de Messi en la primera rueda; dio 217, segundo en el equipo detrás de Verón, con 219.  

3 partidos completos disputó Lionel Messi. Los otros dos jugadores que jugaron la totalidad de los cotejos fueron Romero y Demichelis.  

*Información provista por canchallena.com
Copyright 2010, SA LA NACION

Opiniones (1)
10 de Diciembre de 2016|09:42
2
ERROR
10 de Diciembre de 2016|09:42
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Eligido?
    1
En Imágenes
15 fotos de la selección del año de National Geographic
8 de Diciembre de 2016
15 fotos de la selección del año de National Geographic