Deportes

Con Cellay a un paso, comienza la era Borghi en Boca

Con el pase del defensor casi cerrado, el plantel de Boca volverá el próximo martes a las prácticas de la mano del flamante entrenador Claudio Borghi.

Si bien todavía no fue informado oficialmente, el defensor de Estudiantes se pondrá la casaca boquense por una cifra cercana a 1.700.000 dólares por la totalidad del pase.

El elenco platense había solicitado en principio la cesión de algún jugador -trascendió el nombre de Facundo Roncaglia-, pero finalmente no será así.

Hasta el momento, Borghi ya cuenta con Cristian Lucchetti, Juan Manuel Insaurralde y Damián Escudero, mientras que los directivos "xeneizes" continúan negociando por Matías Caruzzo y Paolo Goltz.

En el caso del central de Argentinos Juniors, hubo un importante avance, ya que los dirigentes del club de La Paternal aceptar ceder la mitad de la ficha en 2.000.000 de dólares, con una opción de compra de un millón más por el restante 50 por ciento.

En cambio, el tema de Goltz sigue trabado por el contrato del jugador, ya que entre los clubes se pusieron de acuerdo por una vieja deuda que Huracán mantiene con la institución de la Ribera por los pases de Hugo Romeo Guerra y Leandro Díaz.

Pese a estos nombres de peso que buscan armar un gran equipo de cara al torneo Apertura, el nuevo técnico sigue muy preocupado por la falta de novedades en las renovaciones de Juan Román Riquelme y Martín Palermo.

La inquietud del entrenador pasa sobre todo por el enganche, ya que pretende armar un esquema de juego cuyo eje de funcionamiento sea Román.

En un principio, la idea de los directivos era cerrar el contrato del ex Barcelona y Villarreal para que se presente el martes con el resto de sus compañeros y se ponga a las ordenes de Borghi, algo que parece muy difícil.

Las diferencias siguen pasando por la duración del contrato, ya que Boca ofrece un año y medio de duración y Riquelme pide uno de cuatro años para poder retirarse con la camiseta "auriazul".

En tanto, los problemas con Palermo pasan por los "objetivos" que la institución quiere mantener en el nuevo contrato, algo que el goleador histórico no acepta y pide cambiar.

Como están las cosas, difícilmente los dirigentes boqueases puedan lograr que Riquelme se presente en Casa Amarilla esta semana, algo ya descartado en el caso de Palermo, que se encuentra en Sudáfrica disputando la Copa del Mundo con la Selección argentina.
En Imágenes