La agenda económica para el futuro presidente

La economía argentina está creciendo a tasas muy aceleradas, por encima del promedio del mundo.

Sin embargo no hay motivos para estar confiados porque lejos estamos de consolidar la tendencia.

El próximo mandatario tendrá la responsabilidad de sostener el crecimiento, pero no dos o tres años, sino veinte o treinta.

Como nos muestra la historia reciente, Argentina cometió grandes errores que nos llevaron a profundas crisis, cada vez mas frecuentes, y que, como en el juego de la oca, nos devuelven al punto de partida.

El electrocardiograma de la inestabilidad Argentina

 

 

 

 

 

 

 

 

En el próximo mandatario recae la responsabilidad de encaminar el país hacia un crecimiento sostenido, no de tres o cuatro años, sino de dos décadas.

Esto requerirá profundos cambios sociales, culturales, políticos y económicos. Pero antes, como requisito previo de una política de crecimiento, deberá  ordenar los desequilibrios económicos actuales. Si toma el camino equivocado, nos expondrá a nuevas crisis de inflación y bajo crecimiento como la que sufrimos en la década del 80.

Probablemente tendrá a su favor un marco internacional favorable y dos datos nacionales de gran importancia: superávit de las cuentas públicas y del comercio exterior.

¿Qué deberá hacer en lo inmediato?: Bajar la inflación. 

La inflación es un mal cotidiano y característico en la historia de los argentinos. Pero para bajarla no se puede tapar el sol con la mano. Se requieren acciones concretas.

Además del control de la emisión de dinero del BCRA es necesario dejar de lado el populismo mediocre y ordenar el gasto público, que está creciendo más que los ingresos. En el primer cuatrimestre de este año los gastos corrientes crecieron un 48% en relación al primer cuatrimestre del año pasado mientras que los ingresos corrientes solo crecieron el 33.6%. Necesariamente tanto la Nación como las provincias, especialmente Buenos Aires, tendrán que asumir una conducta de responsabilidad fiscal para que no desaparezca el ahorro.

En el 2008, dentro de 4 meses, no habrá espacio tampoco para aumentos de salarios imprudentes por encima de la productividad, porque el deterioro del salario real a causa de la suba de los precios, genera presiones constantes por parte de los sindicatos y múltiples problemas para el sector público.

El Rodrigazo, aquella explosión inflacionaria de la década del 70, tuvo múltiples causas y una de ellas fue la presión excesiva de los sindicatos por mejoras salariales.

Una política prudente y concertada para no poner en riesgo el crecimiento y la estabilidad es, en este punto, de absoluta importancia.

Lo que ya es moneda corriente, como recurrir a políticas probadamente ineficaces, como congelar precios o hacer acuerdos (extorsivos) con los empresarios, es ineficaz. Está comprobado que los acuerdos de precios que hizo el Secretario de Comercio, Guillermo Moreno, fueron un paliativo momentáneo que desapreció solo un poco menos rápido que los anuncios de los diarios. En pocos días las góndolas se vacían y lo barato termina saliendo caro.

Tampoco sirve como alternativa ocultar o dibujar índices, que hoy por hoy carecen de credibilidad. Se deben sincerar los precios artificialmente bajos, como los de la energía.

Otro tema clave en la agenda del nuevo presidente será la crisis energética. Ésta debe ser afrontada con medidas efectivas, de largo plazo, no con parches. Para lograrlo, se necesitan inversiones públicas y privadas que garanticen el abastecimiento energético a largo plazo y reacciones en nuevas fuentes de energía. Las posibilidades de crecimiento están restringidas hasta que se logre un normal y seguro abastecimiento de energía.

En cuanto a las relaciones internacionales, se debe mirar al mundo como una oportunidad para crecer. En lugar de pensar en pequeño, mediante alianzas con países de muy bajo prestigio internacional y calidad institucional, Argentina debe comenzar a transmitir la imagen de un país  serio, estable, independiente, que respeta a sus ciudadanos y por lo mismo es un lugar atractivo para nuevas inversiones.

El 2008 es un punto de inflexión. Si el futuro presidente acierta en estos tres o cuatro aspectos claves estaremos cerca -quizá como nunca lo estuvimos-, de cambiar la historia.

Si se deja llevar por un progresismo malentendido e insiste con los errores de la actual gestión, volveremos dos décadas atrás, como en el juego de la oca y tendremos un escenario muy parecido al de los 80. Inflación mas recesión.

Nuestro país es hoy un auto que chocó en el 2001. En estos años ha corrido a máxima velocidad para alcanzar a sus competidores y ha recuperado algo de tiempo. Pero es hora de bajar la marcha, poner una velocidad de crucero sostenible y encaminarse de manera segura a ese destino que para los argentinos parece siempre estar un poco más lejos.

Opiniones (10)
19 de agosto de 2017 | 11:22
11
ERROR
19 de agosto de 2017 | 11:22
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Muy claro y pragmático. Como siempre. Lo preocupante es que ... "en ese auto vamos todos nosotros"... Mucha suerte con el emprendimiento, ADELANTE..
    10
  2. En tanto la clase politica y dirigente de la Argentina no manifiesten un proyecto estrategico de largo plazo como país y cual va a ser el lugar que ocupemos en el mundo, nada va a cambiar y seguiremos soportando los cambios ciclicos. La concertación K es una mentira, solo hay intenciones de corto plazo y todas las medidas de politica económica son coyunturales y no estructurales.
    9
  3. y no solo del presidente. Noostros tambien tenemos que actuar con responsabiliad. Lo digo como un comerciante que se considera decente pero que tambien debe cubrirse de la inflacion. Sino quebras...
    8
  4. Soy estudiante y no estoy de acuerdo para nada. Propone volver a los ajustes de los 90 cuando estos señores del FMI gobernaban la Argentina. Hay que hacer una fuerte politica de inversion publica, viviendas familiares y controlar los monopolios de las empresas.
    7
  5. Hay que arreglar el tema del credito. Nadie puede acceder por culpa de los bancos. Sin ese credito barato el consumo es solo de los ricos y el pais no crece. Tambien hay que apoyar a los que quieren construir su casa. Eso no va para nada. Hicieron anuncios de creditos para inquilinos pero no paso nada.
    6
  6. Temo que estemos mas cerca de tener inflacion y recesion que de cambiar la historia.
    5
  7. Si le escapa nos vamos al bombo....no digo como el rodrigazo pero
    4
  8. Que la señora pimguina se ocupe seriamente de estos temas. A no ser que suba el precio de las carteras en New York.
    3
  9. Ocupárse de los pobres y ls marginalidad.
    2
  10. esperemos que el o LA FUTURA PRESIDENTA puedan seguir estas mínimas premisas entre valija va y valija viene. muy buena la nota
    1
En Imágenes
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
15 de Agosto de 2017
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial