Deportes

A los dos finalistas no les sobró nada

Como se preveía, Boca y Milan reeditarán la final de hace cuatro años que favoreció por penales a los xeneizes. Ninguno de los dos equipos demostró superioridad ante sus entusiastas rivales y mucho tuvieron que jugar para llegar al triunfo.

Tal cual se preveía y cumpliéndose todos los favoritismos, tras la victoria de Boca este miércoles ante el Etoile de Túnez y del Milan hoy ante los japoneses del Urawa Red Diamonds, ambos por 1 a 0, ambos equipos no mostraron una amplia superioridad a pesar de que en los papeles aparecían superiores a sus rivales.

A pesar de que fue más, el equipo argentino no brilló ante los africanos, pero hizo valer su experiencia para superar a un conjunto que casi llega al empate sobre el final.

Hubo mucha pasión pero poco fútbol en el triunfo auriazul que le permitió llegar al cotejo decisivo del domingo.

De esta forma, llega por quinta vez a una final del ahora llamado Mundial de Clubes, cuando anteriormente tenía otro formato y se dilucidaba entre los campeones de América y Europa.

Lo que interesaba para los argentinos era ganar, ya que el conjunto de Russo no llegó a Japón en su mejor momento, tras una debacle final en el Torneo Apertura que lo relegó al cuarto puesto en las posiciones.

Similar es el panorama en el campeón de Europa, que no atraviesa un buen momento en el “Calcio”, bastante relegado con respecto al puntero Inter y también con muchos inconvenientes.

Frente a los locales tuvieron más la pelota, se movieron con mayor vocación ofensiva, pero a la hora de la verdad fallaron mucho y le costó llegar al gol de la victoria conseguido por el holandés Seedorf, tras una gran cesión del brasileño Kaká.

En este fútbol resultadista lo que le interesaba a los dos era ganar y eso lo lograron, lo que les permitirá estar el domingo -a las 7.30 hora argentina-, en la final.

Si bien en el torneo no están los mejores equipos, ya que se clasifica uno por continente, no es igual el nivel de los representantes de Asia, Africa y Oceanía, que los de América y Europa.

El otro equipo con posibilidades, el Pachuca de México se tuvo que volver rápidamente al quedar eliminados ante los tunecinos.

De esta forma, Boca y Milan volverán a verse las caras en lo que se toma -especialmente para los italianos- como la revancha de la Copa Intercontinental que favoreció a los auriazules en una recordada final por penales.

Para los hinchas boquenses el del domingo no será un día más, ya que desde temprano estarán frente al televisor siguiendo el juego que le permita obtener el certamen por cuarta vez.

Muchos prolongarán la sálida del sábado y aguardarán con mucha expectativa, pero también con nervios el desenlace ante los italianos.
En Imágenes