Los conserjes de hotel y un agasajo cinco estrellas

Los "front desk" de los más reconocidos hoteles mendocinos fueron invitados a una glamorosa cena en Bodega Vistalba. Entre copas y delicias los presentes compartieron una velada de colegas. En la nota, enterate de quiénes estuvieron presente, los platos del menú y echá un vistazo a la divertida galería de fotos.

Ellos son la cara de cada hotel, los que reciben a los turistas y visitantes siempre con una sonrisa, profesionalismo y cordialidad. Son los que aconsejan, recomiendan y orientan a los huéspedes y los que, muchas veces, tienen que solucionar los más variados e insólitos problemas que se suscitan en el devenir de la vida de un hotel.

Florencia Palacios y Javier Rojas (Hotel Aconcagua) y Gabriel Miranda (Hotel Sheraton).

Es por eso que Alicia Sisteró, junto a distintas empresas que ofrecen productos y servicios premium para turistas de alto nivel, organiza -en forma bimestral- una cena denominada “La noche 5 estrellas” para agasajar a todos los conserjes y front desk de los diferentes hoteles de 4 y 5 estrellas de nuestra provincia.

La recepción. El lugar que los recibió fue Bodega Vistalba y desde la llegada los invitados fueron agasajados con varietales Sauvignon Blanc y Malbec de la línea Tomero. Por supuesto, una degustación de quesos y tapas acompañó las copas.

El postre despertó espontáneos aplausos.
 
El momento esperado. Los comensales fueron sorprendidos por un delicioso menú. La particularidad radicó en que cada paso de la cena fue maridado por alguno de los vinos de la casa. Como entrada se sirvió una tarta tibia de hongos y ensalada de hojas verdes, acompañada por Chardonnay.

Al momento del plato principal, los invitados debieron optar por dos delicias: trucha marinada en oliva, sobre papa rústica, vegetales y salsa cítrica, acompañada por un Reserva Semillón; o filet de res, puré de papas y lima, hongos de estación y salsa de vino tinto; acompañado por Vistalba Corte C.

El postre coronó la noche: crème brulèe y crocante de frutilla y naranja; con una copa de Pinot Noir.

Todos quedaron cautivados por los trucos de magia de Alejandro Amoretti.

La yapa. Además del grato momento entre colegas, los conserjes fueron sorprendidos por el mago Alejandro Amoretti, que los desafió con sus trucos. Luego participaron de sorteos de atractivos premios –vouchers de peluquería, sesiones de spa y masajes, copas, botellas de vino, etc.-, y hubo un concurso de anécdotas graciosas: casi todos se animaron a contar una.
 
Por supuesto, todos volvieron a sus casas con premios de regalo: productos de Winery y quesos de cabra de La Griselda.

En Imágenes
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
15 de Agosto de 2017
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial