Saramago, el ateo que embellecerá el cielo

Saramago ha vuelto a su aldea personal, la de los nombres; a la casa de las fábulas, la poesía sutil y las heterodoxias. La de los combates verbales, la de las reflexiones, la de los juegos críticos. Nuestro humilde homenaje.

“Al día siguiente no murió nadie”, escribió Saramago, pero hoy se contradijo: esta madrugada murió sin más trámite que sonreír y cerrar los ojos para siempre.

Ha vuelto a su aldea, no a la humilde Azinhaga, en Ribatejo, donde nació en 1922, y de la que cuenta en Las pequeñas memorias su infancia como hijo de campesino, como niño que padece las penurias de la pobreza de una manera diferente pero no menos intensa que sus padres, y como un niño perseguidor de nubes, un soñador impenitente, un buscador de soles.

Ha vuelto a su aldea personal, la de los nombres; a la casa de las fábulas, la poesía sutil y las heterodoxias. La de los combates verbales, la de las reflexiones, la de los juegos críticos basados en la pregunta ¿qué pasaría si…? y que ejercitaría, entre otras, en Ensayo sobre la ceguera, El hombre duplicado y Las intermitencias de la muerte.

En ésta, Saramago escribe: “Habiendo vivido, hasta estos días de confusión, en lo que creían que era el mejor de todos los mundos posibles y probables, descubrían, complacidos, que lo mejor, lo mejor realmente, estaba llegando ahora, ya lo tenían ahí mismo, ante la puerta de casa, una vida única, maravillosa, sin el miedo cotidiano a la chirriante tijera de la parca, la inmortalidad en la patria que nos dio el ser, a salvo de incomodidades metafísicas y gratis para todo el mundo, sin un sobre lacrado para abrir a la hora de la muerte, tú al paraíso, tú al purgatorio, tú al infierno, en esta encrucijada se separaban en otros tiempos, queridos compañeros de este valle de lágrimas llamado tierra, nuestros destinos en el otro mundo”.

Hoy al ateo, abrió la carta lacrada, y vaya a saber adónde está con su hato de libros y puntos seguidos y ojos pícaros. Ahora, el ateo, debe estar contento: por fin está comprobando su tesis, tal vez ya tenga turno o no, para hablar con dios, si es que existe, sentados, o parados o volando, con los largos huesos de sus manos recién abandonadas gesticulando con gracia frente al aura del altísimo.

Un escritor se mueve en los lugares oscuros de sí mismo, se observa como “una especie de continua crisálida”, esperando, preguntándose todo, “sofocado de estrellas”, “poniendo letras tras letras, a la espera de que el infinito se deje tocar algún día”.

Saramago ha vuelto a su aldea a tocar el infinito. Lo que le sobraba de alma se le ha ido con el “ven ven de la muerte”. Pero,  mañana, mañana, no morirá nadie.

“Cerremos esta puerta./ Lentas, despacio, que nuestras ropas caigan/ Como de sí mismos se desnudarían dioses./ Y nosotros lo somos, aunque humanos”.

Patricia Rodón

¿Qué sentís?
0%Satisfacción0%Esperanza0%Bronca0%Tristeza0%Incertidumbre0%Indiferencia
Opiniones (8)
6 de Diciembre de 2016|18:45
9
ERROR
6 de Diciembre de 2016|18:45
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. creo que el titular de esta nota, más que rendir homenaje a un gran maestro, no hace otra cosa que echar por tierra su majestuosa obra y, de alguna forma, menospreciarla... entiendo que se ha buscado una forma novedosa y original que diferencia al medio en su tributo a Saramago, pero no comparto la metodología
    8
  2. soy creyente, y creo que "el que cree se salvará". Pero por qué ocuparnos de juzgar y determinar la salvación o no de una persona en particular? No se si es que lo toman muy a la ligera, o que están cargados de odio.
    7
  3. ... al cielo, dado que es imposible por su inexistencia (la del cielo, no la de saramago que si existio), o en caso de que existiera esa hipotetica posibilidad, me da la impresion que decidiria no ir, para no cruzarse con tanto hipocrita. saramago muro y solo nos quedan sus libros y su ejemplo , se fue un comunista hormonal, como el mismo dijo
    6
  4. Ojalá hubieran muchos con tu coherencia en la lucha por una vida más digna, tu pluma brillante, tu " comunismo hormonal" como solías decir estará siempre entre nosotros. De los nuevos inquisidores ( tanto los que escriben en este espacio como los que no), te estarás riendo y escribiendoles algo que seguramente no entenderan. Salud Maestro
    5
  5. Saramago fue un escritor brillante, poético y con una duda razonable acerca de Dios. Pero lamentablemente no ira al Cielo pues se encargo de cuestionar a Dios dentro del ateísmo. Así que para el nuevamente el Samsara. Para que desea ir al Cielo, siempre lo negó, por su duda razonable, querido viejo nuevamente al ciclo de nacimiento, desarrollo y muerte. Dios es algo muy caro!!, aun para José Saramago.
    4
  6. Un excelente escritor, sin ninguna duda. Controversial al máximo. Tal vez por la audacia de escribir cosas que muchos les molestaba. Coherente con sus principios , abordó temas diversos, con una especial delicadesa y espontaneidad.- Revelar que era ateo...no le quita méritos a éste genial hombre.- Mi simple homenaje ,para un verdadero exponente de la buena Literatura.- Gracias.-
    3
  7. su cuerpo, viejo quedó en este mundo, a transformarse en cenisas, con el tiempo. Su increible espíritu creador está volando sobre nosotros, donde estará este espíritu, ¿quién lo sabe? es una buena pregunta que el maestro Saramago no nos podrá responder, así es nuestro paso por este mundo, fugaz, lo que hacemos aquí quedará, lo que nos guardamos en nuestro fuero interno se irá con nuestro espísitu
    2
  8. AHORA VERÁS QUE ENCUENTRO TENDRÁS CON EL PADRE CELESTIAL!!! TE ESTARA ESPERANDO, Y HARA QUE TE ARREPIENTAS DE HABERLE NEGADO TANTO....PERO NO IMPORTA...YA ESTAS CON EL....QUE TENGAS TU DESCANSO ETERNO !!
    1
En Imágenes