Deportes

La hernia discal de Buffon hace feliz a alguien

La lesión del arquero, cuyo regreso bajo los tres palos de la "Squadra azzurra" fue postergado sin fecha, al menos ha hecho a alguien feliz, al desconocido Federico Marchetti.

A sus 27 años, este nativo de Bassano del Grappa (Véneto, noreste) tiene la ardua tarea de reemplazar al ídolo "Gigi", con 102 selecciones, héroe en el Mundial-2006 y considerado uno de los mejores guardametas del mundo.

Una misión que puede parecer sobredimensionada para un jugador que cuenta sólo con 6 selecciones desde 2009, la última el lunes cuando reemplazó a Buffon ante Paraguay (1-1), pero sobre todo que sólo ha jugado 69 partidos en la Serie A, todos en el Cagliari, un club que se limita a mantener la categoría y que no compite a nivel europeo.

"Todo esto ha pasado muy rápido, pero lo vivo serenamente. Si estoy en el grupo es porque tengo cualidades", dijo el guardameta en la Casa Azzurri (en Irene, al sur de Pretoria). "Siento que mis compañeros de equipo tienen confianza en mí. Esto es lo más importante", se explica.

Prometedor portero formado en el Torino, tuvo que abandonar el equipo en 2005, cuando éste quebró. Desde entonces evolucionó en equipos de las divisiones inferiores del calcio (Pro Vercelli, Biellese, AlbinoLeffe). "Son vicisitudes, pero tiene su parte positiva, pues fue en el AlbinoLeffe donde el Cagliari me descubrió", continúa.

Y fue jugando para el equipo sardo donde impresionó a Marcello Lippi, porque salvo Juventus de Turín con Buffon, ningún gran club de la Serie A se apoya en un arquero titular italiano. "Estar aquí ya es una historia única, jugar es otra cosa, todavía mejor", afirma.

Ante los periodistas, Marchetti cuenta que hace cinco años casi pierde la vida en un accidente en la ruta. "Cuando tu ves la muerte delante tuyo, la llevas siempre contigo", afirma como para justificar su aparente indiferencia y calma frente a lo que se le viene encima.

"Soy diferente a Gigi. Él es muy completo, sino no sería el número uno del mundo. Yo soy más musculoso, más explosivo", destacó.

En cuanto al balón oficial Jabulani, fue categórico. "Es un balón difícil, incluso el peor. Es imprevisible. En cualquier momento puede haber un cambio de trayectoria inesperado o un rebote extraño", enfatizó.
Opiniones (0)
7 de Diciembre de 2016|15:33
1
ERROR
7 de Diciembre de 2016|15:33
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes