Deportes

Una particular manera de sentirse en Sudáfrica

Con la más alta tecnología HD, el cine abrió sus puertas para vivir el partido entre Argentina y Corea; los hinchas aceptaron el reto y se entregaron a una historia que, los hinchas esperan que siga hasta el 11 de julio.

De la redacción de canchallena.com.- Argentina-Corea del Sur es la función de las 8:30 que anuncia la cartelera del cine Hoyts, del shopping Abasto. No se trata del estreno de una nueva película, como sucede todos los jueves. Por primera vez en el país, se comenzó a pasar con la más alta tecnología "high definition" (alta definición) los partidos del seleccionado nacional en una Copa del Mundo. En este caso, se trata del segundo choque del grupo B ante el conjunto asiático. 



Son las 8:15 horas. Los espectadores comienzan a hacerse presentes en el segundo nivel del complejo para hacer su ingreso a la sala. Los colores celeste y blanco se repiten una y otra vez en camisetas, gorros, remeras, y camperas. 

"Ganamos 3-0 con dos goles de Messi y uno de Carlitos", le vaticina un chico a su padre. Así como este joven que lleva la casaca argentina con la estampa del Apache en su espalda, el tema común entre el resto de la gente que aguarda su entrada es apostar qué resultado va a conseguir la selección, o qué jugadores se destacarán. 

Comienza la función. Los 22 actores principales salen a escena. La reacción de los presentes no se hace esperar. Al grito de "¡Vamos Argentina!" el ambiente comienza a tomar temperatura. Esta arenga se vuelve a repetir al finalizar el himno nacional, acompañada de algunos aplausos. Ahora sí. La acción está por comenzar. En el inicio todo se está dando con mucha pasividad. Mientras tanto hay gente que sigue llegando al salón. 

Si bien todavía no hay un ambiente bien futbolero, fiel al estilo argentino, la gran calidad de imagen y sonido que se reproduce invita a uno a sentirse parte de la parcialidad argentina que está en las tribunas del estadio Soccer City, de Johannesburgo. Hasta el tortuoso sonido de las vuvuzelas se expande a lo largo y a lo ancho de la sala. La gente parece no entender mucho lo que está viviendo; salvo algún que otro grito, lanzado con cierta timidez, el resto es total silencio y expectativa por el desenlace del encuentro. 

Los dos primeros goles invitaron a despertar el sentimiento de los hinchas, y de a poco se empieza a gestar una atmósfera diferente. A esos gritos de desazón por alguna jugada desprovechada, de a poco se le van sumando aplausos y frases de aliento para los actores. 

"La verdad que es una experiencia distinta y realmente es increíble lo partícipe que uno se siente viendo un partido en estas condiciones". Estas son las palabras de Sebastián, quien al finalizar la primera mitad del encuentro contó que no le importó pagar los 60 pesos que costó la entrada porque "la sensación que a uno le genera ver el partido de esta manera es algo fuera de lo común". Y anticipa: "Hoy goleamos". 

Mientras Maradona y sus once hombres van al descanso, algunos espectadores aprovechan el parate para salir un momento de la sala, mientras que otros permanecen en sus butacas reflexionando y dando sus opiniones acerca de lo que sucedio hace unos instantes. 

Una vez reanudado el juego, el ambiente es otro. Ahora sí estamos en presencia del verdaderos hincha argentino. Los gritos y cantos que provienen de los parlantes se cuelan entre las efusivas arengas que invaden el salón. A su vez, los aplausos son una marca registrada. Sobre todo cuando aparecen en escena los dos actores preferidos de la gente: Lio Messi y su socio de ataque Carlitos Tevez. Quien también se lleva el reconocimiento de los presentes con un interminable aplauso al ser reemplazado es Gonzalo Higuaín, quien se despachó con tres goles alimentando la garganta de millones de argentinos. 

A esta altura el final de la película es evidente. Se vive con gran alegría. Del silencio que reinaba casi una hora atrás, el segundo piso del complejo de Hoyts se volvió un griterio constante. 
Frank De Bleeckere, árbitro del encuentro, se encarga de darle el cierre final a las acciones. Le gente empieza a retirarse lentamente de la sala. Otros permanecen oyendo las palabras del actor de reparto más importante que tuvo la proyección: Diego Maradona. 

Seguramente muchos de los que concurrieron querrán seguir siendo partícipes exlusivos de esta historia que comenzó el sábado pasado y que seguirá durante el resto de los capítulos que tenga al seleccionado argentino como protagonista. Ahora habrá que esperar cinco días para el próximo desenlace, que será ante Grecia. Tanto este complejo cinematográfico, como el resto que tuvieron esta experiencia a lo largo del país, serán los encargados, como hasta ahora, de hacernos sentir parte de la afición argentina que está en tierras africanas. 

Información provista por canchallena.com

Copyrigth 2010, LA NACION,

 

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (0)
5 de Diciembre de 2016|05:23
1
ERROR
5 de Diciembre de 2016|05:23
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016