Deportes

Ante rivales más complejos, menos velocidad y mayor elaboración

Messi jugó contra Nigeria como lo hace en Barcelona no sólo porque esta vez sí se sintió acompañado por futbolistas ofensivos, sino que -además- de Romero a Higuaín, todos jugaron en función de Messi.

Es complicado ser jugador de la selección. Hace un tiempo recibía un mensaje del DT donde la solidez la daban los cuatro zagueros en la última línea y ahora ve que terminó ubicando un equipo mucho más ofensivo que aquellos que aplaudió desde el banco ante Uruguay (eliminatorias) y Alemania (amistoso en Munich), casi al extremo del golpe por golpe. Es lógico que eso genere confusión en determinados movimientos de jugadores como Jonás Gutiérrez o Di María, por citar sólo dos casos. Partiendo de esa base, está claro que lo que no se consiguió en los últimos dos años no se logrará en el Mundial. La Argentina improvisa y allí se mete en la planificación donde más juega el azar. 

Por un lado mereció golear a Nigeria (le generó 15 situaciones de gol y pateó 20 veces al arco de Enyeama) y tuvo a un Messi fantástico aun sin convertir. Menos el gol, hizo todo lo que se le pide a un jugador: actitud para pedir la pelota y atacar; llegó por fuera, por el centro, al primer palo, al segundo, generó foules. Messi jugó como lo hace en Barcelona no sólo porque esta vez sí se sintió acompañado por futbolistas ofensivos, sino que -además- de Romero a Higuaín, todos jugaron en función de Messi. El mejor ejemplo fue Tevez, que terminó jugando casi todo el segundo tiempo como doble 5, entre Verón (después Maxi) y Mascherano. Maradona quiere darle a Messi, su as de espadas, todos los gustos y hacerlo sentir lo más cómodo posible, aun sabiendo que tenga que sacrificar el as de bastos en la primera mano. 

Los riesgos que tomó eran sabidos. La espalda de Jonás y las dudas del lateral para ir o quedarse, para hacer foul (en lugar de aguantar la marca rival sólo para disminuir la velocidad de su ataque y una vez que lo tiene contra la raya sí presionar); las ventajas físicas de Verón para ser rueda de auxilio y la lentitud de Demichelis para cerrar esa espalda en tiempo y forma. No son críticas, sino realidades que se tuvieron en cuenta, aunque bien valía ese riesgo en pos de un circuito ofensivo un poco más poblado. Si un equipo es desordenado, mejor que ataque. Se agrupó a jugadores que tocaban de primera. Higuaín dejaba de ser referencia de área cuando iba a la derecha, y por ese sector fue peligrosísimo Messi, muy amigado en las pequeñas sociedades con Verón, Tevez y Milito cuando entró; el propio Tevez, un poco peleado con el juego pero siempre corriendo y ofreciéndose; Verón siendo la opción de pase que necesita la jugada para limpiar y empezar otra vez; Di María queriendo ser ese alfil peligroso (aunque no lo buscaron mucho ni él se mostró demasiado, nadie lo puede descuidar). 

Lo malo fue el funcionamiento. Demasiada velocidad y explosión en zona 3, cerca del área de Nigeria. Eso implica una precisión quirúrgica que hoy no se tiene y se termina partiendo el equipo. A veces van demasiado rápido y la vuelta no es igual. Se dejan recursos atrás: una pared, una descarga, un amago. El equipo debería bajar una velocidad para cambiarlo por un porcentaje de elaboración. Ejemplo: si en un momento -como sucedió- la Argentina queda en un contraataque con superioridad 4 vs. 2, seguro que la mejor opción no es terminar la jugada con un remate desde fuera del área. 

Nigeria nunca estuvo cerca de empatar, pero? En medio del desorden y para sumar interrogantes a una selección argentina que se construye con el día a día: queda ver cómo reaccionaría el equipo si lo que sucedió ante Nigeria fuera al revés, que recibió un gol en el comienzo o durante el primer tiempo. Como positivo vale remarcar que ganó bastante en el juego aéreo, sobre todo en el área rival. Si bien fue ayudado por la "no-marca" zonal de Nigeria, la Argentina ganó con un córner de Verón y un cabezazo de Heinze. Ahí Messi no tuvo nada que ver. Y no es una crítica a Messi. Al contrario, quiere decir que la Argentina sabe que también está en condiciones de marcar si él no participa. O por lo menos debería hacerlo. 

Ya sea con planteos defensivos como ante Uruguay y Alemania, o con protagonismo -como ante Nigeria-, lo concreto es que el equipo necesitará de una elaboración mayor en el juego para sortear rivales más complejos. 

Egresado de la Escuela Nicolás Avellaneda
cleblebidjian@lanacion.com.ar

Informe proporcionado por Canchallena.com
La Nación
Opiniones (0)
10 de Diciembre de 2016|17:26
1
ERROR
10 de Diciembre de 2016|17:26
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic