Una semana de nervios vivió la economía

Esta segunda semana de agosto estuvo cargada de nerviosismo en las bolsas mundiales. La crisis del sector hipotecario de EEUU afectó a todos los mercados interncionales. 

Fue una semana negra para las bolsas y habría que esperar nuevos coletazos de la crisis, que aumentarán la volatilidad global.  En este marco la Reserva Federal y el Banco Central Europeo tuvieron que inyectar liquidez .

La crisis del mercado de hipotecas en Estados Unidos se propago notablemente a otras latitudes lo que complico el escenario de liquidez internacional. Este mercado de fondos que financiaban hipotecas de alto riesgo no solo afecto a bancos americanos, sino que se extendió a bancos alemanes, australianos y en particular a la banca francesa.

 

Esto llevo honda preocupación a los mercados financieros internacionales, y tuvieron que actuar inyectando liquidez la Reserva Federal de Estados Unidos, el Banco Central Europeo y los bancos de Australia, Japón y Canadá.

 

La crisis es grave. En dos días, el Banco Central europeo debió inyectar 180 mil millones de euros y la Reserva Federal norteamericana en sólo un día hizo lo propio con 38 mil millones de dólares.

 

El problema es que la crisis espantó a los inversores en los Fondos de Inversión que financiaban estas hipotecas, denominadas “subprime”, es decir, de mala calidad o sin garantías. ¿Porqué lo hacían? Porque era un gran negocio, ya que cobraban tasas de entre 18 y 20% anuales, contra 5% que pagaban las hipotecas de calidad.

 

Cuando los inversores se espantaron fueron todos juntos a sacar su plata y la corrida no se produjo en una entidad, sino en 6 ó 7 países. De ahí la locura generalizada y la profunda iliquidez que inundó a los mercados esta semana.

 

El problema colateral fue sufrido por las economías emergentes, ya que muchos inversores debieron deshacer posiciones tomadas en bonos o acciones en dichos países para salir a cubrir las pérdidas en sus inversiones originales.

 

De todos modos, a todos les pegó de manera distinta y de ahí que el riesgo-país de Argentina creciera hasta cerca de los 500 puntos, mientras que los de Uruguay y Brasil se mantuvieron cerca de los 250 puntos, cuando a principios de junio, los tres estaban en un nivel cercano a los 180 puntos.

 

¿Cómo sigue?

 

Los analistas más serios consideran que esto es solo la corrección de una burbuja muy grande en torno al sector inmobiliario norteamericano que incluyó una suba desmedida de los precios de los inmuebles en ese país y se replicó en países como España.

 

Las autoridades del FMI y de los Estados Unidos han salido a respaldar la solidez de la economía mundial, pero queda pendiente la resolución de algunos temas complejos. La acumulación de distorsiones en la mayor economía del mundo le está pasando factura a todos los países y aún no se sabe bien que consecuencias les traerá a cada uno.

 

Lo cierto e s que es muy probable que comiencen a revisarse los pronósticos de crecimiento de algunos países y es posible que los que más sufran sean los occidentales, porque los analistas creen que los merados asiáticos, sobre todo China e India seguirán empujando a la economía global.

Opiniones (0)
20 de septiembre de 2017 | 10:20
1
ERROR
20 de septiembre de 2017 | 10:20
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes