Deportes

Kobe Bryant está listo para el quinto partido

La gran ilusión del escolta estrella de Los Ángeles Lakers, Kobe Bryant, había sido llegar al quinto partido de las Finales de la NBA con una ventaja de 3-1 y tener la posibilidad de revalidar el título de campeones en el mismo estadio de los Celtics de Boston.

La gran ilusión del escolta estrella de Los Ángeles Lakers, Kobe Bryant, había sido llegar al quinto partido de las Finales de la NBA con una ventaja de 3-1 y tener la posibilidad de revalidar el título de campeones en el mismo campo de los Celtics de Boston, el TD Garden.

Ese hito histórico ya no será posible después de perder de manera frustrante el cuarto partido, que dejó empatada a 2-2 la serie al mejor de siete, e "infeliz" a Bryant por la manera como se les escapó la victoria en los últimos 12 minutos del encuentro.

Ahora los Celtics y los Lakers de Los Angeles tendrán de disputar un quinto partido que será crucial, especialmente para el equipo de Boston, que de estar al borde del abismo de perder la serie y el título de liga, vuelven a ser serios aspirantes a ganar el decimoctavo de su historia.

El pasado jueves en el TD Garden de Boston faltó el tradicional "instinto asesino" de los Lakers para permitir que surgiese un nuevo momento grandioso en la rivalidad de las dos mejores dinastías que hay en la NBA y que disputan las duodécimas Finales en su historia.

Bryant es consciente que está muy cerca de su quinto título, una oportunidad única para hacer que su legado dentro de los Lakers y de la NBA sea excepcional y además acercarlo también a su gran sueño de conseguir la marca de seis que dejó establecida Michael Jordan con los Bulls de Chicago.

De ahí, que Bryant admitiese en su último encuentro con los periodistas antes que se dispute el quinto partido que "no era feliz" por todo lo que había pasado en los últimos 12 minutos del cuarto partido.

Los Celtics le hicieron la vida imposible con un gran marcaje hasta conseguir que sintiese los efectos del cansancio físico y esta vez no poder cargarse al equipo sobre sus hombros para llevarlo a la victoria, ni mucho menos estar espectacular como frente a los Suns de Phoenix en las finales de la Conferencia Oeste.

El propio entrenador de los Lakers, Phil Jackson, admitió que Bryant pareció cansado en el cuarto partido, e incluso se preguntó si se había lastimado la rodilla.

Al combinar esto con todo lo que se ha hablado sobre lo bien que los Celtics lo han marcado, en especial el escolta reserva Tony Allen, repentinamente vuelven a surgir esos escépticos que vieron a Bryant muy desgastado hacia el final de la temporada regular.

"Eso es lo que hacen", señaló Bryant. "Aparecen, desaparecen, aparecen, desaparecen. Así son".

Pero Bryant puede acallarlos una vez más si como se espera en el quinto partido vuelve a realizar un gran esfuerzo y recibe la ayuda de sus compañeros, incluido el "tocado" Andrew Bynum, el pívot titular del equipo que tiene "asegurada" su participación en el encuentro.

Sin embargo, la misión no será fácil contra los mismos Celtics, que no se sobresaltaron cuando tuvieron que enfrentar al escolta Dwyane Wade, de los Heat de Miami, en la primera ronda o al alero estrella LeBron James, de los Cavaliers de Cleveland, en las semifinales de la Conferencia Este.

Tampoco se desconcertaron cuando Bryant anotó 30 puntos en la victoria de los Lakers en el primero de la serie, ni al perder el tercero, el primero de los tres disputados en su campo del TD Garden y estar abajo 60-62 al comienzo del último periodo del cuarto partido.

Bryant sólo pudo encestar dos tiros de campo en los decisivos 12 últimos minutos, cuando los reservas de los Celtics hicieron historia, y también se quedó con sólo dos tantos en cuarto periodo del tercer partido, aunque lo ganaron (84-91) gracias al acierto e inspiración del base Derek Fisher.

"No quieren que los derrote, así que ponen tres hombres allí para cubrirme", admitió Bryant. "Nada que no hayamos visto antes; es sencillamente cuando uno gana esos partidos, como el tercero; nadie habla de eso porque lo aprovechamos. Y si pierdes, todos critican.

Es parte del proceso".

Bryant también sabe que lo más importante es que su equipo se aproveche tanto de la inspiración individual como del esfuerzo colectivo, que permita al resto de los compañeros hacer su trabajo, como lo hizo Fisher, su "amigo" y compañero inseparable de las Finales, y su lugarteniente, el ala-pívot español Pau Gasol.
Opiniones (0)
7 de Diciembre de 2016|16:46
1
ERROR
7 de Diciembre de 2016|16:46
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes