Deportes

El "jogo bonito" de Brasil tendrá que esperar

Los aficionados expectantes del "jogo bonito" pueden llevarse una sorpresa desagradable cuando Brasil debute en el Mundial la próxima semana.

Las gambetas endiabladas puede que no aparezcan. El fútbol vistoso y el estilo de ataque frontal podrían también estar ausentes.

Brasil llega a Sudáfrica con un estilo diferente. La defensa será lo primordial y el "jogo bonito" asociado con Brasil tendrá que ser un fútbol más pragmático.

"Yo quiero ganar el título", dijo Maicon, el lateral derecho de Brasil. "Más allá de jugar con estilo o jugar feo, lo más importante es ganar. Lo más importante es que el 11 de julio estemos en la final y llevemos la Copa a casa".

El entrenador Dunga modernizó a Brasil cuando tomó la dirección del equipo después del Mundial 2006, dejando por un lado a estrellas como Ronaldo, Ronaldinho y Adriano, y prefiriendo a jugadores menos conocidos pero que más oficio.

No es que Brasil carezca de talento. Kaká y Robinho tienen la capacidad de producir la elegancia propia del futbolista brasileño, pero el equipo se ha volcado más por el estilo europeo, anclado en una sólida defensa y rápido en el contragolpe.

"Si le preguntas a cualquiera, ellos preferirán ganar un partido jugando mal que perder jugando bien", dijo el defensor Juan.

A pesar de todas las estrellas en Alemania, Brasil no impresionó y quedó eliminado en los cuartos de final por Francia.

El estilo defensivo de Dunga le ha acarreado críticas de millones en Brasil y el extranjero, pero los resultados indisputables en el campo ponen a los brasileños entre los favoritos para ganar una sexta corona.

"Esta selección está bien balanceada y eso es muy importante en un equipo de fútbol", dijo Kaká. "Tenemos algunos de los mejores defensores del mundo, un fuerte mediocampo y delanteros que pueden decisivos en cualquier momento. Si jugamos bien va a variar en cada juego... alzando el trofeo al final. Ese es el espectáculo que queremos".

Un ex mediocampista defensivo conocido por su tenacidad y fuerte marca, Dunga capitaneó a Brasil al coronarse en el Mundial de 1994 en Estados Unidos y en el equipo finalista en Francia 1998.

Brasil armó equipos que deslumbraban en 1982 y 1986, pero fue eliminado en ambos mundiales. En 1994, el equipo fue criticado como muy aburrido, pero ganó el título.

"Para ganar, cualquier equipo necesita tener un grupo sólido", dijo Dunga.

Robinho indicó que "siempre tratamos de jugar bien, pero eso no es el principal objetivo. Queremos ganar... depende de las circunstancias. Sabemos que mientras mejor juguemos, mayores oportunidades tenemos de ganar".
Opiniones (0)
7 de Diciembre de 2016|17:35
1
ERROR
7 de Diciembre de 2016|17:35
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes