Deportes

Ventajas y desventajas de cara al debut contra Nigeria

Una vez que anunció Maradona que iba a disponer en el Mundial el 4-4-2 que le garantizó la clasificación frente a Uruguay, se le pidió que cambiara el esquema para aprovechar el riquísimo material que dispone en ataque y evitar así que el dibujo lo condenase a usar sólo dos delanteros.

La inmensa capacidad individual del seleccionado argentino en ataque puede resultar letal frente a los errores defensivos de Nigeria,
mientras que tanto el sistema 4-4-2 como el que incluye tres delanteros, ensayados por el equipo de Maradona, provocarían problemas del medio hacia atrás, al hacer un análisis táctico previo al partido del sábado próximo por el Mundial de Sudáfrica.

Si bien la posibilidad de sumar a Carlos Tevez responde a esa necesidad, el éxito de este sistema depende de que no haya grandes espacios para que el rival elabore juego.

Por eso, es necesario analizar las ventajas y desventajas que tendrá el seleccionado argentino en su estreno mundialista ante Nigeria, tanto con el 4-4-2 ya probado en partidos formales como con el esquema que incluye tres delanteros, exhibido en una práctica.  

Con el sistema 4-4-2, Argentina tendrá bien cubierto el ancho del campo, con dos líneas de cuatro que deberán hacer una transición rápida, superando la línea de la pelota, cuando el equipo pase de atacar a defender.

Pero el inconveniente para el seleccionado ‘albiceleste' surgírá a partir de las características de los  marcadores laterales, Nicolás Otamendi y Gabriel Heinze, que son centrales por naturaleza.

De acuerdo con lo apreciado en los amistosos preparatorios, Nigeria dispone una sola referencia en el área rival, Ayegbeni  Yakubu, por lo que alcanza para marcarlo con Martín Demichelis y Walter Samuel más adelantado.  

Pero como los laterales argentinos no tienen la aptitud para integrarse a la mitad de la cancha, no podrán tomar desde el inicio de la jugada a los mediocampistas externos del equipo africano, Sani Kaita y Peter Odemwingie. Estos enfrentarían así a los defensores con pelota dominada, lo que no ocurriría si los laterales del equipo argentino estuvieran ocupados por especialistas.

Los mediocampistas por afuera de Nigeria tratarán de ganar las espaldas de los volantes externos argentinos, sobre todo de Angel Di María, quien podrá tener retroceso pero carece de facultades para recuperar la pelota. No ocurre lo mismo por el costado derecho con Jonás Gutiérrez.

Sin dudas, estas ventajas defensivas de Argentina se potenciarían si el dibujo a presentar es el 4-3-3 elástico con el
que ensayó Maradona el sábado pasado.
El ingreso de un atacante, Tevez, por Nicolás Otamendi, implica que Gutiérrez deba estar más atento a retroceder en línea con Demichelis, Samuel y Heinze que a desenvolverse a la derecha de la zona de volantes.

El pretendido recorrido de la posición del ‘4' a la del ‘8', y viceversa, que debería realizar el mediocampista del Newcastle, necesita estar aceitado para que pueda mostrarse nada menos que en el debut de una Copa del Mundo.

Y si Gutiérrez va más de lateral que de volante, ¿quién ayuda a Javier Mascherano en la recuperación de la pelota? Perder el centro del campo en el fútbol actual significa ni más ni menos que perder el partido.

Nigeria ensayó tanto con un 4-2-3-1, como con un 4-3-3 que se transformó en un 4-5-1 a la hora de defender, dado el retroceso de los extremos al centro del terreno.

El entrenador Lars Lagerback utiliza, como lo hacen muchos seleccionados, delanteros como mediocampistas ofensivos (tales los casos de Odemwingie, Víctor Obinna y Obafemi Martins), que intentarán hacer pesar sus cualidades para moverse a espaldas de la dupla Mascherano-Verón.

La ausencia de un enlace clásico en la generalidad de los equipos provocó que el volante de contención deba adaptarse a retroceder casi hasta la última línea para tomar a un rival que pasó a ser un mediapunta. Y Mascherano deberá desdoblarse de ese modo.

En materia ofensiva, Argentina cuenta con grandísimas posibilidades de hacer valer la calidad individual de sus atacantes.

La nueva versión de Lionel Messi, libre por todo el frente de ataque, ya sea con Gonzalo Higuaín más adelante o compartiendo también la delantera con Tevez, resultará vital para aprovechar los enormes espacios que Nigeria deja entre la defensa y el medio campo.

Eso, sumado a las dificultades del seleccionado conducido por Lagerback para contrarrestar los envíos aéreos, constituyen una tentación para el equipo ‘albiceleste', que no obstante deberá estar firme desde el medio hacia atrás si pretende hacer pesar su incuestionable talento ofensivo sin sufrir sobresaltos.
¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (0)
5 de Diciembre de 2016|07:45
1
ERROR
5 de Diciembre de 2016|07:45
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016