Deportes

Schlenker le dijo al juez que no es un “barrabrava”

El jefe de la hinchada de River, detenido por el crimen de Gonzalo Acro, afirmó que “no vive de la violencia” e intentó despegarse del homicidio. Luego de completar casi 30 horas de interrogatorio - incluyendo esta cuarta indagatoria- fue trasladado al penal de Marcos Paz.

Alan Schlenker, detenido por el crimen del hincha de River Plate Gonzalo Acro, negó este martes ser un "barrabrava" del club, afirmó que "no vive de la violencia" e intentó rebatir los testimonios que lo involucran en el homicidio.

"Alan aceptó que es un componente de la hinchada. El juez le preguntó qué es ser un barrabrava y él le dijo que es alguien que vive en la violencia, que él no es una barrabrava, que es un hincha caracterizado, referente de la gente de River", explicó el abogado defensor Roberto Ribas.

En la cuarta jornada de indagatoria ante el juez de instrucción porteño Luis Rodríguez, Schlenker cumplió cerca de 30 horas de interrogatorio y tras finalizar la audiencia fue trasladado al penal de Marcos Paz.

Según el letrado, Schlenker reconoció ante el magistrado que "participó en hechos de violencia en San Pablo y en Paraguay defendiendo a la gente, pero que no es el violento que la gente dice".

"El no es una persona violenta porque el no vive de la violencia", agregó.

En varios tramos de su declaración, el imputado se refirió a Adrián Rousseau -líder de otra facción de "Los Borrachos del Tablón"- quien lo vinculó con el crimen de Acro y otros hechos de violencia.

A raíz de estos dichos, el juez Rodríguez citó a Rousseau para declarar nuevamente el viernes próximo. "Pasó algo impresionante. (Rousseau) dice en su declaración que el 2 de septiembre de 2007 Alan intervino en hechos de violencia en el partido River-Racing, pero él estaba votando en Córdoba, como lo acreditó con su DNI", sostuvo Ribas.

Dijo que Rousseau también acusó a su asistido de organizar, desde la Ciudad Universitaria, los disturbios que se produjeron a la salida de un encuentro entre River y Vélez Sársfield, pero -según el defensor- Schlenker estaba en la ciudad entrerriana de Gualeyguaychú y puede comprobarlo por gastos con tarjeta de crédito en hotelería y comida que hizo allí.

"Alan dijo todo lo que le molestaba de Rousseau, desvirtuó todos los dichos y fue muy puntual en ciertas cuestiones porque tuvo acceso a la causa y tiene testigos ofrecidos", agregó.

Sobre el crimen de Acro, el acusado buscó rebatir el testimonio de "Rubencito", un amigo con el que el supuesto líder de la barra brava estuvo la noche del ataque a Acro, en agosto último, y que declaró ante el juez que sintió que Schlenker lo había usado como coartada.

El joven sostuvo que cuando se enteró de que habían baleado a Acro, recordó que la noche anterior había estado con Alan y William Schlenker y que permanentemente hablaban con un handy con otras personas.

Al respecto, con la intención de desacreditar ese testimonio, Ribas anticipó que "el viernes próximo van a venir dos testigos muy importantes en la causa, dos personas que ya declararon en su momento, pero a las que vale la pena interrogar nuevamente".

Desde que empezó a declarar el jueves último, Schlenker habló de sus vínculos con la hinchada y la dirigencia de River, los incidentes que protagonizó con otros barras del club y por último aseguró que cuando mataron a Acro se encontraba tomando un helado con su hermano y un amigo, y que las pericias son erróneas.

"El insiste en que los entrecruzamientos de llamadas por handy basados sobre las antenas que registran esas modulaciones son imperfectas y que, por lo tanto, eso no prueba que haya tenido la menor relación con el asesinato", explicó un vocero judicial.

Por otra parte, Ribas consideró que durante la indagatoria, el juez valoró el hecho de que al momento del asesinato de Acro, su defendido tenía prohibido ingresar a la cancha de River por sus antecedentes.

"Si él no puede ingresar a la cancha, jamás va a poder dirigir una hinchada y si no puede manejar una hinchada, para qué le va a interesar hacer algo. Esta es una prueba indudable que el juez la meritó como algo importante", sostuvo.

El homicidio de Acro fue cometido el 8 de agosto último cuando el joven se retiraba de un gimnasio del barrio de Villa Urquiza y fue atacado a tiros por varios hombres que se bajaron de una camioneta y de un auto.

Por el crimen, el juez procesó con prisión preventiva a Willian Schlenker, Carlos "Urko" Verón, Martín "Pluto" Lococo, Andrés "Raba" Torres y Alejandro "Balá" Echeverry por el delito de "homicidio calificado" por la participación plural de autores.
Opiniones (0)
8 de Diciembre de 2016|21:00
1
ERROR
8 de Diciembre de 2016|21:00
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic