Los periodistas mendocinos eligen a los periodistas mendocinos

A propósito del Día del Periodista les ofrecemos algunos párrafos que hablan de los avatares de nuestra profesión y una muestra parcial de lo que pensamos de nosotros mismos en una suerte de celebración especial. Y recordamos a los amigos y maestros que se fueron.

Nos aman y nos odian pendularmente. Nos invitan y nos descartan, nos elogian y nos denostan todos los días. Nos critican y nos aplauden según la conveniencia. Nos acreditan y desacreditan a capricho. Nos celebran hoy y nos matan mañana. Pero siempre nos necesitan.

Nos mienten y nos desmienten; nos invitan y nos cierran las puertas; creen que nos condicionan pero saben que nunca podrán lograrlo. Confían y desconfían de nosotros, somos sospechosos por las dudas; nos tratan con cuidado por si acaso. Pero siempre nos necesitan.

Nos ahogan en gacetillas, actos, urgencias de todo tipo y no nos amilanamos. Nos piden por favor una cobertura y una semana después tenemos una carta documento en el escritorio porque al protagonista del acto, show o conferencia no le gustó lo que escribimos en los diarios o dijimos ante el micrófono o la cámara. Pero siempre nos necesitan.

Cada día es para nosotros una aventura distinta. Nunca sabemos qué pasará en nuestras calles, en nuestro país, en el mundo, y salimos a la ciudad y a la gente, a los cables y al teléfono, al móvil y a la cobertura, siempre en una carrera contra el tiempo, los obstáculos técnicos y los cierres.

Nuestro plan A puede ser rápidamente cambiado por el B o el C. La realidad se mueve y se nos impone y nosotros nos movemos con ella para seguirla bien, mal o más o menos, pero siempre tenemos nota. Esa nota que siempre es correcta pero incompleta, que nunca nos satisface del todo, que sabemos en privado que podría haber sido escrita, dicha, presentada, editada mejor.

A veces esa nota es la crónica prolija, precisa y concisa de una situación concreta; otras, un informe rico en detalles; otras, un análisis de fondo donde un hecho es asediado desde distintas perspectivas para ofrecer nuevas ideas y opinables opiniones.

A veces esa nota es “la” entrevista que recordaremos para siempre; o un relato sembrado de testimonios de personas que padecen alguno o varios de los múltiples males de nuestra provincia; o el brillante reportaje que puede ofrecer un viaje especial, un personaje intenso o un desastre natural. Esto es lo que necesitamos.

Nunca sabemos a ciencia cierta qué vamos a escribir o a decir al aire. Improvisamos en público y el público lo sabe.

Somos adrenalina, servicio y pasiones Somos vanidosos y tan soberbios como frágiles. Somos exigentes, obsesivos, perfeccionistas. Administramos secretos, fuentes, datos escandalosos, confesiones “off the record”, información lapidaria. Pero sabemos cuándo callar y cuánto esperar para contarlo. Estamos hechos de palabras y sabemos cómo hacer para que esas palabras lleguen a la gente a través de una noticia, de una denuncia o de un informe. Esto es lo que necesitamos.

Trajinamos redacciones, conferencias de prensa, discursos. Leemos todos los diarios, escuchamos todas las radios, vemos todos los noticieros. Estamos en alerta permanente. Siempre en el centro de la tormenta, expuestos permanentemente a la crítica de afuera y de adentro, de los colegas y de los jefes, del público y de los familiares. Estamos en los ojos de todos y somos juzgados por lo que hicimos, por lo que no hicimos, por lo que podríamos haber hecho de otra manera, por lo que nunca se nos ocurrió hacer, por lo que hicimos a pesar de todo.

Amamos las imágenes y el espesor del volumen y confiamos a ciegas en los fotógrafos, camarógrafos, sonidistas, operadores, que nos acompañan en la página, en el estudio o en el aire para que eso que escribimos o decimos se lea, se vea, se escuche como un producto coherente y afiatado. Esto, esto, es lo que necesitamos.

Y, claro, tenemos cientos de defectos. Nos admiramos y nos criticamos sin piedad entre nosotros. Nos detestamos y respetamos. Nos envidiamos con velado pudor. Nos ignoramos con más o menos altura. Discutimos a los gritos, con golpes bajos, chistes lacerantes y sofismas interminables. Somos ejemplares a la hora de subestimar a un colega y maestros de la crueldad cuando llega el momento de adjetivar la tarea del otro. Somos egocéntricos, coquetos, orgullosos. Nos creemos malísimos y pasamos de la omnipotencia a la impotencia en menos de un segundo.

Sí, tenemos cientos de defectos. Estamos llenos de "peros", quejas plurales, problemas y hacemos del silencio un arma letal. Tampoco nos faltan las "agachadas" ni los errores de los cuales es difícil volver. Nuestras faltas son semejantes a las que comparten personas de cualquier otra profesión. No somos originales en eso.

Pero sí tenemos una pasión única, intransferible, escurridiza: la pulsión por informar, la de contar lo que pasa pase lo que pase,  la de mediar entre la gente y su diverso y complejo entorno inmediato a través de la palabra y la imagen, la de servir de puente entre lo que se sabe y lo que no se quiere que se sepa. Somos voyeurs de la realidad, somos vampiros del ahora. Somos traductores del mundo que vemos impulsados por el afán de contar una verdad que nunca será completa ni objetiva. Y por esto, simplemente por esto, somos capaces de todo.

Y argumentamos todo. De ahí la razón de estos párrafos que tienen la intención de recordar el Día del Periodista. Y de celebrarnos entre nosotros.

Celia Astargo y Pilar González.


¿Y vos, qué pensás?

Consultamos a más de medio centenar de profesionales de la comunicación de nuestra provincia de todos los medios –nos servimos del correo electrónico, de Facebook y el teléfono- y les formulamos a todos las mismas dos simples preguntas.

La primera: ¿Quiénes son los/ las tres periodistas mendocinos/as que más respetás o admirás? La segunda: ¿A qué colega fallecido/a recordás con especial cariño o admiración?

Hicimos la salvedad de que no "valía" elegir a una persona que trabajara en el mismo medio o multimedio que el consultado, para soslayar el siempre tentador afecto que sentimos por los compañeros de trabajo de todos los días.

La mayoría de los periodistas contestó sin problemas, con humor y respeto, e inclusive justificando sus elecciones una por una. Otros colegas decidieron abstenerse de participar de la consulta; algunos, los menos, dijeron que no respetaban a ningún periodista mendocino por lo que no podían participar; otros dijeron "necesito pensarlo bien" y todavía lo están pensando y un pequeño grupo afirmó "perfecto, ya te lo mando" y nunca enviaron sus respuestas.

Aclaramos que este no es un concurso de popularidad ni una competencia profesional ni una encuesta con pretensiones científicas. Es, simplemente, una muestra parcial de lo que pensamos, también parcialmente, los periodistas mendocinos de los periodistas mendocinos.

Carlos Perlino, periodista y personaje.


Los respetados y los extrañados

La lista de nombres es extensa. Colocamos en primer término a los tres periodistas más respetados por el colega consultado y en segundo término a los periodistas fallecidos más extrañados. Con esto hacemos una suerte de homenaje a los maestros y compañeros que ya no están con nosotros.

Rafael Morán (periodista): Luis Abrego, Marisa Carrizo, Cacho Cortez. Fabián Calle.

Carlos La Rosa (Diario Los Andes): Rafael Morán, Ernesto Longhin, Patricia Rodón. Fabián Calle, Fernando Lorenzo, Dante Di Lorenzo, Antonio Di Benedetto.

Cristian Molina (Radio Nihuil): Rafael Morán, Mariano Blejman, Gabriel Bustos Herrera. Laura Araujo.

Emilio Vera Da Souza (Diario Jornada): Rodolfo Braceli, Jorge Orduna, Alberto Atienza. Fabián Alvarez, Horacio Sicilia y Gustavo Solanes.

Luis Abrego (Diario Los Andes). Marcelo Torrez, Carlos Hernández, Marcelo Arce. Alejandro Gómez.

Marcelo López (LH Servicios de comunicación): Carlos Perlino, Gabriel Bustos Herrera, Rafael Morán. Rafael Díaz Guzmán, Alejandro Gómez, Fernando Lorenzo (el poeta que era un maravilloso cronista de la realidad).

Mariano González (Medios Servicios Periodísticos): Rafael Morán, Daniela Galván, Patricia Rodón. Fabián Alvarez

Myriam Ruiz (periodista): Pablo Patiño, Juan Quibar, Marcelo Torrez. Alejandro Gómez.

Leo Rearte (Diario Los Andes): Mariano Blejman, Rodolfo Barros, Martha Dillon. Laura Araujo.

Darío Manfredi (Revista Zero): Patricia Rodón,  Paola Alé, Mariana Guzzante. Laura Araujo.

Carlos Hernández, Luis Abrego y Marcelo Torres.


Fernando G. Toledo (Diario UNO): Rodolfo Braceli, Fausto J. Alfonso, Rubén Valle. Fernando Lorenzo: no era periodista pero sí tutor, rector, inspirador y maestro de periodistas, poetas y gentes.

Patricia Slukich (Diario Los Andes). Fabricio Pippi, Laura Antún, Patricia Rodón. Fernando Lorenzo y Antonio Di Benedetto.

Javier Dellamaggiore (Radio Nihuil y FM Ayer): Marcelo Torrez, Marcos Alvarez, Walter Gazzo. Fabián Alvarez.

Paola Alé (Diario El Sol): Rodolfo Braceli, Rodrigo Sepúlveda, Alejandro Rota. Fernando Lorenzo.

Gabriel Bustos Herrera (Diario Los Andes): Andrés Gabrielli, Marcelo Torrez, Marcelo Sisso. Fabián Calle, Dante Di Lorenzo y Gustavo Solanes.

Victoria González (Radio Nihuil): Luis Formosel, Carlos La Rosa, Marisa Carrizo. Dante Di Lorenzo y Pepe Mass Alós.

Javier Polvani (Diario UNO): Rubén Valle, Juan Carlos Albornoz, Patricia Rodón. Alejandro Gómez.

Walter Gazzo (Diario MDZ): Celia Astargo, Luis Abrego, Marcelo López. Fabián Alvarez.

Juan Carlos Albornoz (Diario MDZ): Roly López, Marcelo Arce, Cristian Ortega. Periodista fallecido: mala suerte, los que más admiro todavía no se mueren

Marcelo Torrez (Diario El Sol): Jorge Fernández Rojas, Rodrigo Sepúlveda, Manuel de Paz. Fabián Alvarez.

Paola Alé, Rosana Villegas y Patricia Slukich.

Roque Grillo (subdirector de Prensa de San Martín): Mercedes Fernández, Cacho Cortez, Patricia Rodón. Roberto Grillo y Coco Vitali.

Natalia Bulacio (Revista Noticias Universitarias): Marisa Carrizo, Pilar González, Patricia Rodón. Alejandro Gómez.

Ulises Naranjo (Diario MDZ): Ramón Abalo, Rafael Morán y Carlos Perlino. Maestros y amigos: Alejandro Gómez y Fernando Lorenzo.

Oscar Zavala (Canal 9): Ernesto Longhin, Rafael Morán, Lucio Ortiz. Fabián Calle y Otelo Fresentese.

Julio Paz (vocero de Julio Cobos): Carlos Hernández, Daniel Viotto, Amabilia Parisi. Alejandro Gómez.

Orlando Assumma (Canal 7): Rafael Morán, Rodolfo Braceli, Enrique Ferrari. Dante Di Lorenzo, que fue (otro autodidacta). Maestro de generaciones de periodistas. Inolvidable. El mejor de todos quienes conocí.

Julio Rudman (Radio Libertador): Ulises Naranjo, Gabriel Conte y Cristian Ortega. Dante Di Lorenzo.

Rosana Villegas (Diario UNO): Milka Durán, Rafael Morán, Silvia Sassola. Aldo Montes de Oca y Antonio Di Benedetto.

Marcelo Ortiz (Canal 7): José Toso, Rolando López, Ulises Naranjo. Fabián Alvarez.

Pablo Pérez Delgado (Canal 7): Marcelo Torres, Luis Abrego, Walter Gazzo. Horacio Sicilia.

Juan Carlos Albornoz, Walter Gazzo y Ulises Naranjo.


Roxana Badaloni (corresponsal de Clarín): Rafael Morán, Marisa Carrizo, Luis Gregorio. Fabián Alvarez,

Alejandro Gamero (Diario UNO): Gabriel Bustos Herrera, Alberto Atienza, Oscar Zabala. Dante Di Lorenzo, Alejandro Gómez, Enrique Taranto.

Gonzalo Ponce (Diario UNO): Rodolfo Braceli, Felipe Acevedo, Leandro Aguilera. Por suerte, no tengo que recordar a nadie que haya fallecido (soy muy joven para eso).

Marcelo Sisso (Radio Nihuil): Luis Abrego, Jorge Fernández Rojas, Patricia Slukich. Fabián Calle.

Viviana García Sotelo (Diario MDZ): Celia Astargo, Mario Rudyc, Sergio Di María. Pepe Mass Alós.

Pilar González (Radio Nihuil): Marcelo Torrez, Marisa Carrizo y Ulises Naranjo. Gustavo Solanes y Alejandro Gómez.

Gabriel Conte (Diario MDZ): Rafael Morán, Luis Abrego, Rodolfo Braceli. Fabián Álvarez, Alejandro Gómez, Aldo Montes de Oca, José María Fernández Ramírez.

Alfredo Márquez (Cadena 3): Rafael Morán, Cacho Cortez, Juan Esteban Suraci. Otelo Frecentese.

Jorge Fernández Rojas (diario MDZ): Rodrigo Sepúlveda, Carlos Perlino, Pilar González. José María Fernández Ramírez y César Robles.

Laura Rez Masud (Canal 9): Marcelo Sisso, Paola Bruno, Andrés Gabrielli. Alberto “Negro” Carmona.

Ana María Vega (Radio Libertador): Celia Astargo, Darío Celayez, Miguel García Urbani. Fernando Lorenzo, Alejandro Gómez.

Vicente Calisaya (Cadena 3): Marisa Carrizo, Daniel Gallardo, Marisol Benegas. Ricardo Bisso

Rodrigo Sepúlveda (Radio Nihuil): Jorge Fernández Rojas, Marisa Carrizo, Marcelo Sisso. No recuerdo a ningún colega fallecido. Quizás porque los de mi generación somos jóvenes aún, ja!

Paola Piquer (Diario UNO): Carlos La Rosa, Nancy Lucero, Silvia Ochoa. No he ido nunca al velorio de un periodista, aunque se que murieron algunos durante los años que llevo en los medios. De ellos, no conocía a ninguno.

Alejandro Rotta (Radio Universidad): Roberto Suárez, Marcelo Torrez, Ulises Naranjo. Fabián Alvarez.

Marina Correa (corresponsal Revista Gente): Gema Gallardo, Gabriel Bustos Herrera, Alejandro Gamero. Aldo Montes de Oca.

Los queridos Alejandro Gómez, Laura Araujo y Fernando Lorenzo.

Gracias a todos los colegas que contestaron gentilmente las preguntas y ¡muy feliz Día del Periodista!

A los lectores, les preguntamos: ¿quiénes son los periodistas que más te gustan?

Patricia Rodón

Opiniones (19)
9 de Diciembre de 2016|15:05
20
ERROR
9 de Diciembre de 2016|15:05
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Falta Raul Silanes
    Basta recorrer algunos numero se Primera Fila, o de diario mendoza para encontrarse con su periodismo de investigacion que hoy es QEPD
    19
  2. Paradoja
    es que todos los empleadores de los periodistas son emprsarios poderosos, ignorantes absolutos de la escritura y la vocacion periodistica, dos ejes del buen periodismo. Todos los periodistas quedan sujetos a los caprichos e intereses de esa gente que pueden o no despreciar pero de la que dependen de comer todos los dias. Ya no son los tiempos de Botana y el diario Crítica, incluso me cuesta pensar un Rodolfo Walsh en el contexto actual. La pregunta de fondo es como construir o reconstruir un periodismo independiente no solo de los poderosos privados sino tambien de los publicos que al fin de cuenta se juntan en sus intereses.
    18
  3. El locutor de noticieros más profesional que conocí en 50 años de periodismo en Mendoza: Santos Humberto Giunta, el ciego Oliva, Manolo Peresande, el perro Atienza, Guillermo Martínez Anzorena, Roberto Aldomá, Blanca Sierra, don Rojas
    17
  4. Hace 23 años trabajé en el Diario Mendoza y recuerdo con admiración y cariño a Lucho da Souza, Rafael Morán, Andrés Gabrieli y el Gringo Embrioni que fueron influencias obligadas para que yo me apasionara por los medios gráficos.
    16
  5. Extraño a Fabián Alvarez y Montes de Oca. Extraño a todos mis colegas mendocinos que siempre recuerdo y que hoy veo en este viaje a la nostalgia que pone en la web Patricia Rodón. Gracias Silvia Ochoa por recordarme tras 10 años de ausencia de la provincia. Gracias al periodismo mendocino que me permitó mamar esta profesión y hacer escuela en otros lados. Gracias a quienes me saludaron. Gracias a quienes me enseñaron. Gracias a quienes me pusieron palos en la rueda y me desafiaron con más ganas a seguir adelante. Gracias a mis colegas y amigos que me acompañaron y contuvieron siempre. Gracias a la vida que me permitió desarrollar esta vocación que tanto amo y me define.
    15
  6. Lo que decis en tu comentario es la realidad pura de como era el "pelado" como periodista, ante su micrófono arrugó Menem y Cavallo cobardemente. (claro que algún jefe cagonazo lo hecho de Aconcagua TV por eso, pero lo llamaron de nuevo a los 8 meses y él con su fiat Uno rojito flamante comprado con la indemnización, "Menem lo hizo", volvió para temor de algunos). Bajo su pluma arrugó Gabrielli cuando era gobernador y pidió su cabeza a Los Andes pero el diario lo bancó. Moneta y compañía cuando era poderoso en la provincia y se llevó puesto el Banco Mendoza. Rodriguez Saa aunque lo rajara de San Luis cuando fue con la misión de investigar y no lo pudieron frenar. Sancho cuando era el manda más de Irrigación... uufff en cuantos kilombos se metió pero con la frente alta y no le importaba quien era su empleador. Recuerdo que a poco de su fallecimiento me encontré con un ministro de esa época y me dijo que cuando leía Los Andes y lo criticaba el Fabián en alguna nota, la leía dos veces porque aprendía a corregir ciertas cosas en su gestión. En fín, gracias Roberto porque me diste letra para contar un poquito de su corta carrera pero super intensa que un cáncer del carajo cortó... Marcelo Álvarez
    14
  7. Los periodistas de Mendoza son un poco como sus políticos (y no creo que haga falta la lista menos feliz), es una pena para mí. Son un poco menducos, qué vamos a hacer, esto en lo que a temas como política, economía y sociales se refiere, no hay compromiso o es ese que se puede comprar. Pero hay algunos que son escritores, entre ellos , la autora de la nota, esos merecen, y no todos, mi aplauso , admiración y agradecimiento. Me gustaría poder separar al periodista del medio para el cual trabaja, pero no se puede, será una cuestión de profesionalidad, de fuentes de trabajo, de idiosincracia? No puedo dejar de reconocer que hay buenos poetas con miserables gestiones, o consagrados que me dan verguenza ajena. En fin, vamos con Braceli, con Lorenzo, con Naranjo, con Rodón y con el negro Ábalo. Ah... y con todos los comunicadores barriales, comunitarios, como Mariela Svacha en el Barrio La Gloria, o la gente de La mosquitera o de mil publicaciones genuinas que no han "llegado a la fama", para esas voces afinadas, auténticas, un abrazo.
    13
  8. SI A LOS BUSTOS HERRERA, A LOS FLORES, A LOS MARCELO LOPEZ, A LOS ULISES NARANJO, A LOS NELSON CASTRO, A LOS LEUCO, A LOS GARCIA. DUDO DE LOS LA ROSA, DE LOS TOSO, DE LOS ANDRES GABRIELLI, DE LOS MORALES SOLA, DE LOS FIORE JAMAS A LOS MARCELO TORREZ Y CIA Y DE LOS JAIME CORREA Y CIA. Y SI SE LO CREE, POR LAS DUDAS, JAMAS A LOS MUR
    12
  9. Rodrigo Sepúlveda y Cristian Molina, dos máquinas. De los más mayorcitos, pero no viejitos: Pilar González, incansable y precisa y Marcelo Arce un dogo con mordida doble. Una observación: la radio desgasta más y paga menos, especialmente a ellos mi admiración.
    11
  10. trabaje durante mucho tiempo en prensa como camarografo, conoci muchisimos periodistas, pero ninguno como el, no habia pauta publicitaria, ni gobernador, ni presidente, ni embajador que pudiera enmudecer sus preguntas, ojala hoy muchos pudieran imitar lo que fue el, un periodista independiente, siempre con la verdad y la valentia, creo que se merece ser elegido, fue un fuera de serie.
    10
En Imágenes
15 fotos de la selección del año de National Geographic
8 de Diciembre de 2016
15 fotos de la selección del año de National Geographic