Deportes

Nadal: "La venganza no existe en ningún partido"

El tenista español está a un paso de volver a ser el campeón de Roland Garros, cuando enfrente mañana a Soderling en la final del Abierto de Francia. Con el título recupera el número uno.

No es la venganza o el número uno del mundo lo que más motiva en estos momentos al tenista español Rafael Nadal de cara a la final del domingo del Abierto de Francia.

Cuando juegue su partido ante el sueco Robin Soderling, el español sólo estará mentalizado en recuperar su amada corona de Roland Garros.
Las circunstancias han conspirado para crear una final entre Nadal y el sueco, quien fue el que terminó con sus esperanzas de lograr un quinto título consecutivo el año pasado en Roland Garros.

Tras esta derrota en octavos de final, la carrera de Nadal llegó a su punto más bajo cuando los problemas de rodilla le impidieron defender su título de Wimbledon y perdió el número uno del mundo a manos de Roger Federer. En ese entonces muchos temían que su carrera estaba en declive.

Sin embargo, una gran temporada este año en polvo de ladrillo provocó que el tenista, de 24 años, volviera al nivel que alguna tuvo.

Nadal ha perdido sólo un set hasta ahora en Roland Garros y ha ganado 21 partidos consecutivos en arcilla tras lograr títulos en Montecarlo, Roma y Madrid.

El registró del mallorquín en París es de 37-1, pero la mancha propinada por Soderling sigue resonando.

"Nunca he creído en la venganza (...) Si pierdo, pierdo, y voy a felicitar a Robin porque lo hizo mejor que yo", dijo Nadal a periodistas.

"Para mí, la venganza no existe en ningún partido, menos en una final de Roland Garros", agregó.
"Yo soy el número dos y soy feliz donde estoy. Roland Garros es sólo una vez. El número uno sigue ahí por unos meses más", agregó.
Opiniones (0)
8 de Diciembre de 2016|11:46
1
ERROR
8 de Diciembre de 2016|11:46
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic