Deportes

Hugo Porta: del rugby al fútbol, con sello sudafricano

En una charla mano a mano, el ex capitán de los Pumas y ex embajador en la nación organizadora de la copa, señaló: "El mundial va a provocar que mucha gente descubra este país".

PRETORIA.- Debe de haber aterrizado cientos de veces en ese aeropuerto, el de Johannesburgo. Hugo Porta no necesita mirar con demasiada atención los carteles que van indicando el camino del desembarco, como la mayoría de los hinchas, turistas y periodistas que han llegado a Sudáfrica en el mismo vuelo que él. Tampoco ha viajado con el mismo objetivo que los demás: "No, no me quedo al Mundial. En una de ésas, más adelante me hago una escapada. Pero ahora vine al cumpleaños de un amigo. Me están esperando y me voy para la selva", dice, mientras carga unos palos de golf sobre el carrito y corre apurado hacia la salida. 

Es conocido por aquí, muy conocido. Amado por los amantes del rugby, el deporte de los blancos por excelencia, y respetado por los negros, porque era uno de los que les daban alegrías en la época en la que festejaban las derrotas de los Springboks. Además, claro, de ser uno de los argentinos que más veces han estrechado la mano del enorme Nelson Mandela. "La primera vez que lo vi fue al día siguiente de la presentación de credenciales diplomáticas, en 1991, cuando yo llegué a Sudáfrica como el primer embajador argentino, después del apartheid . Fue espectacular el encuentro, recuerdo que fui con Ana Lía, mi mujer. El es muy alto. Nos dio la mano, un abrazo, con mucha calidez nos recibió en sus oficinas de la ANC. Y me dijo: De ahora en más voy a ser hincha de Sudáfrica, ya no voy a alentar más a su equipo cuando juegue contra los Springboks . Me dijo que seguía los partidos desde la cárcel, esperando nuestra victoria. Después lo vi varias veces más." 

Una de esas ocasiones fue al cumplirse el primer año de gobierno: "Festejamos con un partido de la selección argentina, que dirigía Passarella, contra Sudáfrica (13 de mayo de 1995). Terminó 1 a 1, en el Ellis Park, con un gol de Gallardo de penal. Fue una experiencia increíble entrar a la cancha con él, escuchar el himno argentino con él al lado?". Otra, cuando finalmente se retiró: "Lo anuncié protocolarmente, pero él me invitó a su casa. Le llevé un facón de regalo. Y me dijo que cuando se entrega a un amigo algo con punta y afilado, debe recibir a cambio algo redondo: sacó una moneda de su bolsillo y me la regaló". Después, la condición de Mandela de presidente honorario de la Fundación Laureus, de la que Hugo es propulsor junto con otros grandes deportistas del mundo, hizo que se vieran más de una vez: "Nunca pierdo la ilusión de volver a verlo", dice. 

Porta fue embajador desde 1991 hasta 1995: se retiró justo después del Mundial de rugby que, para muchos, marcó definitivamente la historia del país, tal como lo cuenta el libro El factor humano , de John Carlin. Pero había estado allí antes, varias veces, y también después, muchas más. "La primera vez fue en el 77, cuando llegué con un equipo de Resto del Mundo. Jugamos en el estadio Loftus, de Pretoria. Jamás imaginé que allí se iba a jugar alguna vez al fútbol?" 

No sólo se ha jugado, sino que ahora está a punto de comenzar el Mundial en estas tierras. 

-Así como el Mundial de rugby fue muy importante hacia adentro, ¿el de fútbol lo será hacia fuera? 

-Va a provocar que mucha gente descubra el país. Quizás algunos tengan una visión distorsionada de África. Van a descubrir una infraestructura importante, con un sistema bancario muy fuerte? En algunos aspectos, un país del Primer Mundo. 

-El rugby, el deporte de los blancos. El fútbol, de los negros. ¿Qué peso tienen ahora uno y otro? 

-El rugby es el deporte en el que son los mejores del mundo. Y en el otro, al menos por ahora, no. Entonces, para el orgullo del sudafricano, el rugby es muy importante. 

-¿Para todos? 

-Sí, sin dudas. Y ojalá que se produzca esto con el fútbol. Pero yo no sé si el blanco tiene la cultura de apreciar el valor del fútbol y entender la importancia que tiene? También la personalidad del sudafricano hace que se le dé trascendencia al deporte en el que son los mejores, como el cricket o el rugby. En fútbol no les va a gustar perder. 

-¿Cómo viven socialmente cada deporte el hincha de rugby y el de fútbol? 

-El hincha de fútbol lo vive como una fiesta y hasta con cierta inocencia. La gente que va al rugby por ahí sabe más del juego. Cuando voy a ver fútbol en Sudáfrica, y he ido muchas veces, siento que podrían jugar sin arcos. A lo mejor no los divierte tanto el gol como el talento, el pase, la gambeta? 

-¿Hay zonas donde el fútbol pesa más? 

-Primero, hay que decir que de Ciudad del Cabo a Johannesburgo todo es diferente. África se va haciendo África a medida que uno va del Sur hacia el Norte. Se lo ve hasta desde lo geográfico: el Cabo es un lugar húmedo, verde, mientras que cuando vas para el Norte, es más tipo una sabana, los campos más amarillos, el piso más duro. En el Soweto es mucho más fuerte y se juega más que en Ciudad del Cabo. Y en Pretoria también, aunque son lugares distintos. Lo que pasa es que cerca de Pretoria está Mamelodi, donde juegan los Mamelodi Sanders y en Johannesburgo está Soweto, donde el fútbol se ama. Yo he ido a ver partidos de fútbol a Soweto, vi a Roger Milla jugar aquí contra Sudáfrica, a los Kaisers Chiefs contra Orlando Pirates, que es como el Boca-River? Es más: la gente del Orlando Pirates, alguna vez, cuando era embajador, me llamó para ver si podía interceder: le habían vendido a Doctor Khumalo, un gran jugador, a Ferro y no podían cobrarlo? 

El insólito recuerdo vincula al fútbol con la Argentina. Y surge, naturalmente, el ranking de los más conocidos. "Hoy, Messi y Maradona. También Tevez, porque juega en el fútbol inglés." 

-¿Cómo lo ven a Diego? 

-Depende del grupo étnico: para la comunidad negra es un dios. Los blancos que no se interesan mucho en el fútbol tal vez le critican algunas cosas. Pero para un futbolero, es un grande. Diego hizo muy bien en venir antes y visitar los lugares que visitó: tiene un potencial para hacer el bien muy grande que ojalá se despierte en él. 


Los barras ante una policía muy dura
"No sé qué pasará con los barras. Se van a encontrar con una policía muy profesional y muy dura. Y van a tener que respetar a otras culturas. Es una locura: los ingleses hicieron listas de hooligans para no dejarlos salir de Inglaterra y nosotros hacemos listas para llevarlos a Sudáfrica, Eso sí: en África, si te equivocás, te matan. Va a ser duro."

 

*Información provista por Canchallena.com

Copyright 2010, SA LA NACION

Opiniones (0)
9 de Diciembre de 2016|01:28
1
ERROR
9 de Diciembre de 2016|01:28
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic