Deportes

Miles de guardespaldas desplegados en Sudáfrica

A pocos días del Mundial, turistas y hombres de negocios, asustados por la criminalidad en el país, buscan asegurarse a cualquier precio los servicios de los guardaespaldas privados.

El teléfono suena sin parar en el despacho de Kyle Condon: a pocos días del Mundial de fútbol de Sudáfrica, turistas y hombres de negocios, asustados por la criminalidad en el país, buscan asegurarse a cualquier precio los servicios de los guardaespaldas privados. "Ya he contratado a 48 personas suplementarias pero quizás voy a contratar a más", explica el director de la agencia D & K Management Consultants, que triplicó su facturación gracias a la Copa del Mundo.

Sus clientes pagarán entre 2.000 y 4.000 rands al día (entre 200 y 400 euros, según su nivel de riesgo) para acompañar permanentemente a un hombre o a una mujer armados con una pistola de nueve milímetros. Estos 'ángeles de la guarda', muchos ex militares o ex policías, saben disparar, conducir en situación de urgencia, dar los primeros auxilios y planificar rigurosamente agendas e itinerarios. "Ser guardaespaldas no quiere decir lanzarse en medio de un tiroteo como en las películas.

Nuestro oficio es planificar la vida de alguien en su lugar durante su estancia", explica Condon. Sus clientes, gente adinerada de procedencias diversas, saben que Sudáfrica es uno de los países más peligrosos del mundo, con cincuenta homicidios al día.

"Nos necesitan para estar tranquilos", dice Condon. Pero el miedo no afecta sólo a los extranjeros y en Sudáfrica el mercado de la seguridad es cada día más próspero, con un crecimiento anual del 13% desde que terminó el régimen del 'apartheid' en 1994.

Su facturación es de 14.000 millones (1.400 millones de euros), si se toman únicamente en cuenta las empresas de guardaespaldas reconocidas por el estado, y de 40.000 millones (4.000 millones de euros) sí se incluyen los fabricantes de vallas electrificadas, instaladores de cámaras de vigilancia, etc. "Desde 2004, la criminalidad global bajó de 24% pero los robos de casas y coches a mano armada continúan aumentado.

Son crímenes que dan miedo", explica, Gareth Newham, del Institute for Security Studies (ISS). "La gente está asustada y si puede pagarse una protección, lo hace", asegura. En consecuencia los barrios ricos de las grandes ciudades son cada vez más parecidos a un búnker. Las casas están rodeadas de altos muros con vallas electrificadas.

Algunas calles están equipadas con puestos de control y hay patrullas de compañías de seguridad vigilando. En total hay 375.000 agentes de seguridad privados en Sudáfrica mientras que el país sólo cuenta con 180.000 policías. Detrás de los muros, los jardines tienen sistemas para captar el movimiento y grandes focos de luz. Las ventanas están protegidas por barras metálicas y las puertas de entrada cubiertas de barrotes.

En el interior, los "botones de pánico" permiten dar la alerta en caso de intrusión y hay también puertas reforzadas que aíslan las habitaciones de las otras estancias de la casa. A todo ello hay que añadirle los perros grandes y las cajas fuertes. Mientras tanto los más pobres intentan encerrarse también pero con menos medios, alambradas de espino, botellas rotas y barrotes en las ventanas.

"Todo el mundo quiere protegerse, la gente tiene armas de fuego, cuchillos, matracas", explica Junior Yele, un responsable de la agencia Boa Security Services que consiguió veinte contratos de protección personal durante el Mundial. Pero según Yele existe otra solución menos cara para evitar a los criminales: "el mejor consejo en Sudáfrica en no demostrar que uno tiene dinero, para no llamar la atención"
¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (0)
5 de Diciembre de 2016|01:26
1
ERROR
5 de Diciembre de 2016|01:26
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016