Las “máscaras” de la objetividad intelectual

En el mundo de las ideas, existe un pensamiento dominante que concibe que toda reflexión sobre la realidad "debe tender a la objetividad”. Este reclamo heredado del pensamiento occidental positivista tiñe las valoraciones que se hacen de las distintas “tomas de posición” en el campo de la política, del periodismo, de la cultura y de la ciencia, acusándolas de parciales y “poco objetivas”.

En el mundo de las ideas, existe un pensamiento dominante que concibe que, toda reflexión sobre la realidad, en cualquiera de sus dimensiones, “debe tender a la objetividad”. Ser objetivo, pareciera ser una virtud, un certificado de confiabilidad ante las audiencias, los lectores, ante la vida misma. El reclamo de una supuesta “objetividad”, heredada del pensamiento occidental positivista que se impone en nuestras sociedades hacia mediados del siglo XIX en adelante, tiñe las valoraciones que se hacen de las distintas “tomas de posición” en el campo de la política, del periodismo, de la cultura y de la ciencia, acusándolas de parciales y “poco objetivas”.

¿Desde dónde se “habla”?

Lo cierto es que siempre se habla, se escribe o piensa, desde algún lado. No hay interpretación inocente. Se reflexiona desde algún lugar. Estos “lugares”, la clase social, el capital cultural, la institución, la ideología política y económica, la empresa, la religión, etc., existen como estructuras estructurantes –al decir de Bourdieu- que se imponen sobre el individuo, en definitiva sobre nuestras conciencias individuales. Entonces, cuando se reclama “objetividad”, no se está haciendo más que “tomar distancia” de la postura a la que se rechaza, por su ideologización, por su grado de subjetividad, por su posicionamiento, a veces encubierto, a veces explícito, ideológico. Pasando en limpio, se está tomando “otra posición” en “apariencia” neutral. Hablamos siempre, conciente o inconscientemente, desde esa complejidad constitutiva de lo social en la que estamos insertos. Por ello, todo pensamiento, está imposibilitado de ser neutral, por el contrario, todo pensamiento es culpable, no inocente. La realidad está ahí, caótica y desordenada, presta para ser aprehendida mediante conceptos, categorías, posiciones teóricas y políticas. Toda posición, en última instancia, es política. Toda interpretación de la realidad está situada y contextuada por intereses específicos.

El “campo” del periodismo

Cuando hablamos de “campo” (término desarrollado por el francés Pierre Bourdieu) nos referimos a esa trama de actores e instituciones que participan de un juego particular, de un interés específico, de una lógica normatizada. En el mismo, se desarrollan “formas de relación” entre los mismos grupos de actores e instituciones, que determinan, por el mismo juego de esas relaciones, una correlación de fuerzas favorable en algunos momentos de la historia a un determinado sector sobre el otro. En el juego democrático, estas relaciones varían con el paso del tiempo, por determinaciones condicionantes macro que se imponen en esa lógica del juego y que se traducen al mismo, con los códigos del campo en cuestión. Esto es muy aplicable al periodismo y a los periodistas. En primer lugar, el periodista trabaja para una empresa, la cual tiene intereses concretos lucrativos (legítimos por cierto) e intenta competir con los otros medios (empresas) con un estilo periodístico diferencial. De allí que existan medios gráficos tan disímiles desde sus posiciones editoriales, y de tratamiento de las noticias, por caso: Pagina 12, Perfil, Clarín, La Nación, entre otros. Pero al interior de los medios, los periodistas, forman una fracción, un sector, que tiene sus propios códigos, construidos en el tiempo, pero también móviles en el tiempo. Tomar una “posición” sobre una noticia, en definitiva construir la noticia, ya implica toda una serie de mecanismos de valoraciones y decisiones que se filtran en la nota escrita o audiovisual. Una noticia “es una toma de posición sobre la realidad”, repito, caótica y desordenada, que el periodista “ordena”, “clasifica”, desde algún lugar, desde algún interés particular o grupal. La extrema adjetivación y uso de metáforas que hoy invaden la letra del periodismo constituyen un posicionamiento, un determinado tipo de “mirada” sobre la realidad social. De alguna manera, el periodismo ejerce un tipo específico de dominación simbólica en el orden de las clasificaciones del mundo social y cultural. Por ello, como en todo campo, en el campo del periodismo se libran luchas (ideológicas) subyacentes o explícitas, sobre cómo informar, qué informar, desde donde informar. Si bien esto no constituye una novedad, sí puede contribuir a explicitar los mecanismos de producción de la mirada, para manejarlos mejor y con mayor autonomía, y, sobre todo, para que las audiencias y lectores, tengan mayores elementos críticos a su alcance y puedan resignificar la recepción de las noticias, ponerlas en contexto e historizar los fenómenos. En definitiva, tomar distancia y posición.
¿Qué te pareció la nota?
No me gustó10/10
Opiniones (20)
3 de Diciembre de 2016|18:40
21
ERROR
3 de Diciembre de 2016|18:40
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. ...jajajaja...eso: las máscaras que te deberían haber puesto a vos MARMAT. Ojo: lo digo por la foto que te pusieron en la columna... da miedo!!! y vos no sos tan desagradable... Un abrazo, interesante lectura acerca de las máscaras y posiciones.
    20
  2. Muy buena la columna. Me adhiero a que cada uno ( DE LOS PERIODISTAS ) deben ir fijando posiciones cuando se expresan. Para todos es más fácil captar sus ideas entre líneas. Me gustan aún más : las luchas ideológicas entre periodistas , ésto enriquece muchísimo al lector.
    19
  3. SARAH, POR TU RECOMENDACION ME HE LEIDO TODO ESTO. El discurso del astrólogo, El jorobadito, Los siete locos, Las opiniones del Rufián Melancólico. En ese tiempo era joven. Tenía veintitres años y una cátedra de matemáticas. Porque yo soy profesor ­añadió orgullosamente Haffner­, profesor de matemáticas. Con mi cátedra iba viviendo, cuando en un prostíbulo de la calle Rincón encontré una noche a una francesita que me gustó. Hace de esto diez años. Precisamente en esos días había recibido una herencia de cinco mil pesos de un pariente. Lucienne me agradó, y le ofrecí que vinera a vivir conmigo. Tenía un cafishio, el Marsellés, un gigante brutal, a quien veía de vez en cuando. No sé si por la labia, o porque era lindo, el caso es que la mujer se enamoró, y una noche de tormenta, la saqué de la casa. Fue eso una novela. Nos fuimos a las sierras de Córdoba, después a Mar del Plata, y cuando los cinco mil pesos se terminaron, le dije: "Buenos, adiós idilio. Se terminó." Entonces ella me dijo: "No, mi querido, nosotros no nos separaremos más." Ahora iban bajo las bóvedas de verdura, ramas entrelazadas y ábsides de tallos.
    18
  4. LA OPINION PIENSA MAL, NO PIENSA, DECIA FOUCAULT.
    17
  5. Pueden creer que me aprobaron todos los comentarios que hice en varias notas, menos el comentario para esta columna? No insulte, ni fui agresiva. Simplemente una opinión, que a alguien no le pareció y entonces con toda "objetividad", no la autorizó Que decia? No me acuerdo fue apenas publicaron esta columna. Linda foto ehh cuantos años le dieron?
    16
  6. Errar es humano. Mil disculpas. Prometo no volver a involucrarme en un tema que no me compete. La literatura se la dejo para quienes saben. Astrologo, con vos son 8 los locos. No se de donde sacaste mi supuesto apellido
    15
  7. gracias sarah. julian villa la metamorfosis es de kafka ponete las pilas. Un poco de cultura cheeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee. va de onda, no te enojes
    14
  8. Ok Sarah, fue un simple mal entendido entonces. Perdón. Vos tb me caes bien
    13
  9. eeeey! era con la mejor intención. Por lo del astrólogo y los 7 locos, la palabra "concienzuda" y derivados. No debés necesitar mayores explicaciones. Es imposible, además, aunque quiera, enseñar cultura. Me caes bien. adieu.
    12
  10. Sarah Connor, no te preocupes que ya leí Metamorfosis de Arlt. Anda a enseñar cultura a otra parte. Un abrazo.
    11
En Imágenes
Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
28 de Noviembre de 2016
Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016