Deportes

El futuro del tenis argentino ya se encuentra en Paris

Argüello, Olivo, Velotti, Mena y Eskenazi son los juniors argentinos en Roland Garros; los nuevos nombres buscan su lugar dentro del momento de transición que vive el tenis nacional.

En este Roland Garros frío y nuboso, gris, pero parisino al fin, se habló bastante más de los argentinos de lo que se jugó. El torneo quedó corto, porque en menos de una semana ya no teníamos representantes en los cuadros individuales de varones y mujeres. Por eso, y más allá de las importantes ausencias por lesiones de Juan Martín del Potro y David Nalbandian, quedó expuesto el período de transición que vive el tenis de nuestro país. 

Transición, un pasaje hacia un nuevo lugar, ese donde hay nombres que empiezan a asomarse al profesionalismo mientras todavía dan, en algunos casos, los últimos pasos en las pruebas de los juniors, en este torneo que cautiva y en el que los chicos se sienten, como en ningún otro Grand Slam, como profesionales. A ese nivel llega el trato que reciben en el Bois de Boulogne. 

La Argentina puso en juego cinco ilusiones, cada una con su historia. Tres de ellas con apoyo total de la Asociación Argentina de Tenis (AAT), como Facundo Argüello, Agustín Velotti y Renzo Olivo; a ellos se suman Agustina Sol Eskenazi, que llegó como parte del equipo de la Cosat por sus buenos resultados en ese circuito y la AAT completó el apoyo con los pasajes, y Facundo Mena, que con un soporte particular hizo esta primera y última excursión en un Grand Slam juvenil, y consiguió su ingreso a través de la qualy . 

Luego de un primer día con tres victorias en la misma cantidad de juegos, ayer el balance fue de 1-2. Olivo venció al brasileño Gilherme Clezar por 6-3 y 6-2; en cambio, en la primera vuelta, Mena cayó ante el australiano Jason Kubler por 2-6, 6-4 y 6-2, y Eskenazi frente a la rusa Irina Khromacheva por 4-6, 6-4 y 6-3. 

Los casos son diferentes. Por ejemplo, Argüello (17 años), Velotti y Olivo (ambos de 18), cada uno a su modo, vinieron en busca del título. La mentalidad de Argüello es, claramente, avasallante. Al punto de que su temperamento es uno de los puntos que debe controlar. "No tengo que pasarme de vueltas. Casi me sucede lo mismo que en los Grand Slams del año pasado, en los que gané el primer set y luego perdí. Pero esta vez me saqué la espina. Yo vengo a ganar el torneo. Ahora que pasé la primera rueda, quiero ganarlo. Ni semi ni final: quiero ser el campeón", dijo con la misma confianza desbordante con la que se calza el sayo de importante promesa: "Me gusta ser promesa, que me nombren, no me molesta para nada. Creo que se dan cuenta del esfuerzo que hace uno, que dejás la familia por el tenis. Que te nombren es un reconocimiento por lo que hacés". 

Olivo es más modesto: "Si pierdo antes de las instancias finales va a ser muy triste y doloroso, pero es un torneo y esto sigue, habrá otras oportunidades. No siento mucha diferencia con el año pasado, estoy mejor en general, en mi juego, mental y físicamente". 

Y Velotti apunta alto, pero en silencio: "Tengo muchas ganas, me siento cómodo. Voy paso a paso, tranquilo, pero tengo mucha confianza. Sí, busco un resultado, pero me lo guardo. Seguro que no vengo a ver qué pasa". Los tres ya tuvieron experiencia en este tipo de torneos y Velotti agregó: "No sabés si volvés y tenés que disfrutarlo". 

Para Mena fue especial, porque fue su primera y, probablemente, última experiencia en un Grand Slam junior. "Estaba tan nervioso que no quería entrar al club. Pero todo esto sirve un montón. Te cruzás con los jugadores profesionales en el vestuario y es increíble", explicó este chico de 18 años que se irá a jugar Futures a Túnez y luego continuará con los de nuestro país. 

"Acá está todo lo bueno del tenis, la mayoría son ejemplos. Recién me estaba bañando y al lado lo tenía a [Marin] Cilic, y eso no te pasa todo los días. Ves los rituales, lo que hacen antes de entrar en la cancha y todo eso tenés que tratar de absorberlo", agregó Velotti. 

"Me sentí tan cerca de ganar que me puse nerviosa. Me estaba mirando mucha gente y no es fácil. Tengo que aprender de estas cosas, porque siento que tengo tenis para ganar acá", explicó la chiquita de 16 años, de gestos ampulosos en la cancha, acompañada por su papá, Fernando. Es un aprendizaje. En su caso, se trató de su primer torneo de este nivel y, por lo visto, tendrá varios por delante. 

"Se siente una responsabilidad al ser apoyado por la AAT, tenés que dejar todo para demostrar que estás en buen nivel. Yo quiero que Tito Vázquez y el presidente (Arturo Grimaldi) sigan confiando en mí", dijo Olivo, que se perfeccionó durante tres años en la academia Mouratoglu, de Versailles. 

En cambio, Velotti lo vive de manera algo distinta: "No siento más responsabilidad, estoy profundamente agradecido a la AAT, me viene bancando hace mucho. Yo siempre trato de dejar todo en la cancha, eso no cambia". Y Argüello dijo: "Hace 2 o 3 años que me apoya y yo trato de hacer el mayor esfuerzo. Si hoy gano partidos es también gracias al apoyo y esfuerzo de ellos para que estemos acá. Pero no siento presión". 

De a poco, todos se van preparando para el futuro, justamente en los torneos que llevan ese nombre, pero en inglés. De hecho, Argüello explicó que se siente más cómodo ahí: "Ahora le apunto a eso y estoy encaminado, obtuve buenos resultados. Me siento más cómodo porque es distinta la presión, ahí soy chico, corro de atrás y eso hace que me suelte más". "Apunto a sacar puntos para poder jugar Challengers el año que viene", sumó Olivo, y Velotti anunció: "Creo que dentro de poco voy a poder estar dando el salto". Y Eskenazi, con sus dulces 16, también empezó a hacer sus primeras armas en los ITF Women´s Circuit, el equivalente femenino: "Este año quiero jugar Wimbledon y el US Open, el año que viene quizá me dedique más a los torneos profesionales". 

Fuente: Canchallena

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (0)
2 de Diciembre de 2016|21:19
1
ERROR
2 de Diciembre de 2016|21:19
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016