Henning Mankell, un escritor a bordo

El autor de bestsellers sueco Henning Mankell es un socialista convencido y un hombre controvertido. Hace tiempo que defiende la causa palestina. Es por eso que apoyó la "Flotilla de la Libertad" no sólo con palabras, sino también con hechos y se subió a uno de los barcos, el "Mavi Marmara", que fue tomado por asalto por el Ejército israelí .

Y así es como, al parecer, se convirtió en testigo de la acción militar contra la flota, en la que murieron al menos nueve personas. Sin embargo, según informó hoy el Ministerio del Exterior en Estocolmo, logró salir ileso.

De esta forma, el ministerio rechazó las versiones de los medios suecos según las cuales el autor de las novelas policiales protagonizadas por el detective Kurt Wallander había resultado herido por disparos.

Antes de que partiera la flota de la organización "Free Gaza", Mankell había explicado que era tan importante llevar víveres a Gaza como mostrarle a los palestinos que viven allí que no fueron olvidados. Para el escritor, "solidaridad" no es una palabra hueca.

"Solidaridad", según escribió Mankell en la página web de la editorial alemana dtv, "significa actuar, no sólo palabras". Asimismo, escribió que ve "muchos paralelos atemorizantes" entre la Sudáfrica bajo el apartheid y el conflicto en Cercano Oriente. Según dijo, los palestinos necesitan ayuda. "La situación es indignante sobre todo en Gaza; es como una cárcel al aire libre".

Debido a su compromiso con la "Flotilla de la Libertad", el escritor canceló algunos compromisos de la gira promocional de su última novela "El hombre inquieto", en el marco de la cual iba a presentarse hoy en Zúrich y el martes en la ciudad alemana de Constanza, según informó Christina Knecht, portavoz de la editorial Paul Zsolnay en Múnich. "Actualmente no tenemos ningún contacto con él", señaló Knecht a dpa.

Con el regreso de su famoso personaje, el inspector Wallander, Mankell logró una edición que ya lleva 40 millones de ejemplares vendidos y es con ello uno de los novelistas de literatura policial más exitoso. La serie también fue adaptada exitosamente al cine y a la televisión. En la versión del canal británico BBC, el actor irlandés Kenneth Branagh interpretó a Wallander.

Antes de dedicarse a partir de fines de los 60 a las novelas y la dirección teatral, trabajó en la Marina Mercante sueca. Primero escribió libros sobre el movimiento obrero y trabajó como director, director artístico y autor de teatros de provincia suecos.

Antes de la primera novela sobre Wallander, en 1991, Mankell convirtió a Maputo, la capital de Mozambique, en su segundo hogar. Allí vive hasta hoy en día la mitad del tiempo, cuando no está en Suecia, y dirige el "Teatro Avenida" por él fundado. "No sé por qué, pero cuando me bajo del avión en frica tengo la extraña sensación de que llegué a casa", escribió Mankell en su página de Internet. "Entiendo más del mundo desde que vivo con un pie en la nieve y con otro en el polvo", dijo en una entrevista con "Times".

Tiene cuatro hijos y está casado en terceras nupcias con Eva Bergman, una hija del director sueco Ingmar Bergman. Su pasión por frica y las personas que viven allí quedó plasmada en novelas como "Comedia infantil", acerca de un niño de la calle. Asimismo, escribió un ensayo sobre el sida en frica titulado "Moriré, pero mi memoria sobrevivirá: una reflexión personal sobre el sida". Asimismo, este famoso y ya rico autor de novelas policiales sigue escribiendo libros juveniles y obras de teatro. En Estocolmo también dirige su propia editorial, Leopard.

Sin embargo, la fama mundial se la debe al detective de Ystad. De esta forma, logró generar un verdadero "boom" turístico en la ciudad del sur de Suecia. Miles de fans se acercan al lugar para descubrir los lugares en los que se ambienta la novela.

Con "El hombre inquieto", Mankell rompió su promesa de no volver a escribir sobre Wallander después de una pausa de diez años. Según explicó, lo llevaron a escribir conflictos suecos no superados de tiempos de la Guerra Fría y la lucha de muchas personas de más de 60 con los problemas de memoria. De hecho, la lucha del investigador de 60 años contra algunos problemas de demencia senil se vuelve más importante que la trama policial. Así, el escritor también aprovechó para despedirse del personaje: Mankell afirmó que iba a dejar solo a su personaje, cerrar la puerta y abandonar la casa.
¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (0)
4 de Diciembre de 2016|15:07
1
ERROR
4 de Diciembre de 2016|15:07
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016