Deportes

Fútbol y derechos humanos: un ex Godoy Cruz ahora juega "su" partido por la verdad

El jugador rosarino integró la selección sub 17, brilló en la primera de Newell’ s y jugó para Godoy Cruz en la temporada 97/98. Hoy está plenamente involucrado con la agrupación H.I.J.OS. Atiende un kiosco en Rosario.

Los relatores de los 90’s se preguntaban en el antiguo Fútbol de Primera si era un refuerzo europeo  o un pibe de la inferiores. Con sólo 17 años el joven Lutman debutó en la primera división del conjunto rojinegro de Rosario.

“Fue muy lindo para mi poder debutar en el club que soy fanático, lastima el presidente”, manifestó el volante que dejó el club cuando Eduardo López ganó las elecciones: “Le hice frente, esperando que perdiera las elecciones de diciembre del 94 y las ganó, me tuve que ir”, reveló el ex jugador de la Lepra.

Cuentan los periodistas de la época que Lutman cobro su sueldo y como el resto del plantel aún no percibía su deuda lo devolvió al banco: “Era un papelón que yo por ir al frente en los reclamos cobrara y el resto del grupo no”, aseguró.

La salida de su querido Newell´s fue por la puerta de atrás, luego de esa decisión con el sueldo se peleó con el entrenador Andrés Rebotaro y se marchó.

Una grave lesión en la rodilla le imposibilitó volver al nivel esperado y ya con varios problemas físicos recaló en Mendoza para defender los colores de Godoy Cruz: “Tengo los mejores recuerdos de la ciudad, pero nunca pude ponerme a punto y por eso estuve una sola temporada y me tuve que ir”, recordó Lutman.

Luego junto a su compañero Diego Oyarbide recaló en Huracán Corrientes en la Primera B Nacional, pero un inconveniente con el preparador físico lo alejó del equipo litoraleño: “Como siempre yo estaba reclamando para el grupo, hablamos con los directivos y ahí empezamos a chocar. Hasta que en un entrenamiento en pleno verano, con 40 grados, el preparador físico, que lo mandaban para que nos bardeara, le dijo a un compañero que se pusiera la remera cuando todos estábamos en cueros. Este pibe se negó y el tipo sacó un facón de atrás del pantalón y empezó a amenazarlo. Yo salí corriendo para meterme, pero el tipo me tiró un cuchillazo y me hizo un corte en la panza. Ahí nomás me pegué la vuelta" reveló Lutman que agregó: "Esa fue la única vez que tuverepresentante. Lo llamé al tipo y me dijo: “Vos cobraste, ¿no? Entonces no te metás, jugá al fútbol y quedate piola”. Esa fue la última vez que tuve representante.

Tras ese episodio nefasto se alejó profesionalmente del fútbol y participó en algunos juegos de Argentino de Rosario en la primera C.

Ya con algunos kilos de más Kurt Lutman colgó los botines  y levantó los panfletos de la lucha contestaría. Se comprometió con la agrupación H.I.J.O.S. y comenzó a estudiar filosofía.

"En el ‘96 fui a jugar a Godoy Cruz de Mendoza porque no tenía cabida en Newell’s. Aclaro que no tenía cabida porque jugué algunos partidos y fui un desastre, tampoco voy a pasar por víctima. El técnico era ‘Tatín’ Donsanti, que también era un desastre: les pedía plata a los jugadores. Y caminando por la plaza Independencia de Mendoza vi mujeres que marchaban con pañuelos blancos. Eso me cambió la cabeza. Y en un recital de Víctor Heredia me topé con los cumpas de H.I.J.O.S. y ahí empecé a patear con ellos", contó.

Luego de atender primero una verdulería, hoy es la cara visible de un kiosco de diarios y revistas que está situado en la calle Córdoba y Moreno, de Rosario enfrente de la Facultad de Derecho de esa ciudad de Santa Fé. “Tal vez en el fútbol no son muchos los que me recuerden, pero los que se acuerdan lo hacen bien, con eso me alcanza y me sobra”.

Además su forma de vida, Kurt dice que la gente le recuerda dos momentos dentro del mundo del fútbol: “ Pasan por acá y se acuerdan del centro que le tire a Fuentes y que termino siendo el empate en un clásico en la cancha de Central”, contó.

Pero sin lugar a dudas quedó en las retinas de muchos amante del fútbol, el festejo de Lutman con la camiseta Argentina sub 17 en un Sudamericano: “Me levante la camiseta y tenía un remera que decía cárcel a Videla, en el vestuario algunos no entendían lo que significaba y eso me puso peor”. Contó un Lutman distendido y reflexivo. No trascendió lo esperado dentro de una cancha de fútbol pero según el, cumplió parte de su objetivo: “No todos los futbolistas usan la cabeza nada mas que para cabecear, algunos pensamos”.

Opiniones (0)
24 de septiembre de 2017 | 03:50
1
ERROR
24 de septiembre de 2017 | 03:50
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'
    20 de Septiembre de 2017
    Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'