Los 10 artistas argentinos destacados del Bicentenario

En 200 años de historia, Argentina tuvo ilustres representantes de la cultura. DiarioShow.com hace el repaso de los más destacados, por su aporte tanto en estas fronteras como más allá. Fontanarrosa, Pérez Celis, Cortázar, Borges, son algunos de los nombres de la lista.

Berni, Quinquela Martín, Borges, Cortázar, Arlt, entre otros, son los personajes que fueron elegidos por Diario Show, para celebrar el Bicentenario.

Salvando las arbitrariedades, los diez elegidos son para sacar el pecho y entender que Argentina no sólo genera corrupción, acciones truchas, chusmerío o farándula de la que genera rating y poca actividad cultural.

A continuación la lista de las personalidades:

Antonio Berni: Pintor y grabador, fue uno de los primeros artistas surrealistas latinoamericanos y, más tarde, baluarte del realismo social narrativo. Las personas, el barrio y la calle fueron la principal musa de sus imágenes plásticas, siempre con una particular mirada crítica sobre la sociedad. Son inolvidables los protagonistas principales de sus “historias”, Juanito Laguna y Ramona Montiel, y sus obras más impactantes: Susana y El Viejo (1931) La puerta abierta (1932), La muerte acecha en cada esquina (1932), Manifestación (1934), Desocupados (1934) y La mujer del sweater rojo (1935).

Benito Quinquela Martín: Sinónimo del barrio de La Boca, es considerado el pintor de los puertos. También grabador y muralista, fue el creador de la calle "Caminito", una vía de ferrocarril abandonada que buscó convertir en un museo al aire libre para favorecer a los artistas y artesanos de La Boca en los ’50. Padrino del tinte pintoresco del barrio, entre sus obras se destacan: Tormenta en el Astillero (que se expone en el Museo de Luxemburgo, París), Puente de la Boca (en Palacio Saint James, Londres) y Crepúsculo en el astillero (en el Museo de Bellas Artes Pedro de Mendoza).

Jorge Luis Borges: Fue no sólo el escritor más importante de la literatura argentina, sino uno de los más destacados de la literatura del siglo XX. Publicó ensayos breves, poemas y cuentos, donde construyó una narrativa llena de misterios, ontologías fantásticas, laberintos matemáticos y una magia inclasificable. Dice la leyenda que sólo su pasiva adhesión a la dictadura de Augusto Pinochet le negó el Premio Nobel de Literatura, al que fue candidato durante casi treinta años. En la extensa galería de sus más grandiosos cuentos, pueden encontrarse: Hombre de la esquina rosada, Tlön, Uqbar, Orbis Tertius, Pierre Menard, autor del Quijote, Las ruinas circulares, El jardín de senderos que se bifurcan, Funes, el memorioso, La forma de la espada, La muerte y la brújula y El Aleph.

Julio Cortázar: Por esas vueltas de la vida nació con el nombre de Jules Florencio Cortázar en Bruselas y falleció en París, donde escribió su obra mayor, la novela Rayuela, y se convirtió en uno de los exponentes del boom de la literatura latinoamericana de los '60. En su prolífica producción, además de unos cuantos poemas, no faltaron cuentos como Final del juego, Casa tomada, Circe, La autopista del sur, El perseguidor y La señorita Cora, y misceláneas entrañables como Historias de cronopios y de famas.

Roberto Arlt: Fue novelista, cuentista, dramaturgo y periodista. Su obra significó "un cross a la mandíbula" de la tradición literaria argentina, por su prosa directa, desfachatada, desligada de los manuales estéticos. Los rufianes, falsificadores, ladrones y marginales fueron los personajes más gloriosos de su obra, que se destacó principalmente a partir de las novelas El juguete rabioso, Los siete locos y Los lanzallamas. Su profesión periodística, en los diarios Crítica y El Mundo, brindó geniales retratos de la vida cotidiana de Buenos Aires, agrupados en las famosas Aguafuertes porteñas.

Enrique Santos Discépolo: Polifacético y carismático, se formó con el espejo de su hermano Armando, el gran dramaturgo del grotesco rioplatense, y lo superó. Compositor, músico, dramaturgo y cineasta, su principal legado son las letras de tango más emblemáticas de la cultura argentina, como Cambalache, Cafetín de Buenos Aires, Yira, Yira, Malevaje, Chorra, Uno o Esta noche me emborracho. Su estilo popular, irónico, humorístico y visionario engrandeció al género y lo convirtió en uno de los grandes poetas de la música nacional.

Juan José Campanella: Se metió en el top ten en el epílogo del Bicentenario, gracias a la histórico premio Oscar que la Academia de Hollywood le entregó a su última película, El secreto de sus ojos, como mejor producción extranjera en 2010. Antes de llegar al olimpo, desarrolló parte de su carrera como director en Estados Unidos, donde trabajó en series mundialmente exitosas como Law & Order y Dr. House. Otras de sus creaciones cinematográficas que rompieron taquillas fueron El mismo amor la misma lluvia (1999), El hijo de la novia (nominada a los premios Oscar en el 2001) y Luna de Avellaneda (2004).

José Hernández: Autodidacta poeta, político y periodista, escribió el siempre vigente Martín Fierro, acaso el libro más leído de la literatura argentina. Su obra cumbre apareció publicada en forma de entregas en 1872 por el diario La República con el título El gaucho Martín Fierro, en honor al caudillo Martín Güemes. En 1879 llegó a la continuación de la obra, La vuelta de Martín Fierro, que le da cierre al extenso poema que resume el sentimiento gauchesco de una época y sirve de descripción arquetípica de aquella sociedad.

Pérez Celis: Uno de los artistas plásticos más reconocidos internacionalmente, expresó su arte a través la pintura, la escultura, el muralismo y el grabado. Desarrolló un estilo abstracto sin dejar de lado estéticas de la cultura popular, como el Obelisco, el tango o el fútbol, en una fusión vanguardística y atrapante. Los cuatro elementos, La Fuente de la Sabiduría, El Libro de Morón, Universitas, Ídolos y Mito y Destino son algunos de sus célebres murales, que se exhiben hasta en la cancha de Boca.

Roberto Fontanarrosa: Seguramente, el escritor que más acercó la literatura a las clases populares, con relatos sobre el fútbol, sus encantos y sus peripecias como anzuelo. Además, fue un destacadísimo humorista gráfico, creador de inolvidables personajes de historietas como Inodoro Pereyra y Boogie, el aceitoso. El mundo ha vivido equivocado (1982), No sé si he sido claro (1986), Nada del otro mundo (1987), El mayor de mis defectos (1990),  Uno nunca sabe (1993), La mesa de los galanes (1995), Los trenes matan a los autos (1997), Una lección de vida (1998), Puro fútbol (2000) y Te digo más... (2001), son algunos de los libros que escribió. El 26 de abril de 2006, el Senado le entregó la Mención de Honor Domingo Faustino Sarmiento por su aporte a la cultura argentina.

Fuente: DiarioShow.

¿Qué te pareció la nota?
No me gustó4/10
Opiniones (0)
5 de Diciembre de 2016|09:41
1
ERROR
5 de Diciembre de 2016|09:41
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016