Deportes

Golf: Vijay Singh, tiempo de volver a remar

El dato impacta por el peso de los números: por primera vez en 18 años, Vijay Singh figura al margen de los 50 primeros del ranking mundial.

El panorama de Vijay no puede ser peor, ya que no superó los últimos cinco cortes clasificatorios. Se retiró del Shell Houston Open antes de empezar y luego fracasó sucesivamente en el Masters, en Charlotte, en The Players y, como se apuntó, en San Antonio.

Ahora vive una situación límite: desde el jueves deberá tener una buena actuación en el Byron Nelson Championship para reubicarse entre los primeros 50. Si se frustra esta semana, estará obligado a jugar una clasificación en pos de asegurarse una plaza en el US Open, que arrancará el 24 de junio en Peeble Beach. Desde 1995, el fijiano no se pierde un solo major. 

El mal momento de Singh no pasa inadvertido en el mundo del golf, ya que es el único jugador que desplazó a Tiger Woods del primer puesto del ranking en esta última década. Lo consiguió en septiembre de 2004, en el transcurso de una brillante temporada en la que se adjudicó 9 títulos (incluido el PGA Championship), dos segundos puestos y un tercero.

En aquel año para el recuerdo actuó 29 semanas en el PGA Tour, sólo falló un corte (Buick Invitational) y amasó una fortuna de 10.905.166 dólares, un récord de ganancias. 

Hace un mes, después de obtener un esperanzador cuarto lugar en el Honda Classic, Vijay hablaba y soñaba con una temporada que lo devolviera a los primeros planos. Sin embargo, todo ha ido peor a partir desde entonces. A los 47 años, el triple ganador de majors todavía paga las consecuencias de su rodilla derecha, la traicionera.

"En diciembre pasado me sometí a una segunda cirugía en la rodilla para arreglar algunos cartílagos que estaban sueltos. Ese problema me impedía caminar bien y me repercutía en la espalda. Ahora sí soy capaz de caminar correctamente y mi swing volvió a ser fuerte. Sólo necesito torneos para tener continuidad", describía este hombre de 1m88 de estatura y 90 kilos. Hasta ahora, ni noticias de una recuperación en la cancha. 

El golf suele reservarse sus dosis de crueldad y no discrimina entre novatos y grandes estrellas. No importa el palmarés que traiga consigo el jugador: las exigencias de los campos y la competitividad del field puede desestabilizar a cualquier ex campeón falto de inspiración o con problemas de salud. Bien lo puede contar David Duval y ahora mismo Vijay, nombre que significa "victoria" en la lengua hindi. 

Singh nació en Lautoka, la cuarta localidad de las Islas Fiji. Es un país situado al Sur del océano Pacífico, con 905.949 habitantes y que posee una ínfima tradición golfística. Su padre, un técnico en aviación, le enseñó los primeros rudimentos del deporte. Y enseguida el joven Vijay adoptó el swing del norteamericano Tom Weiskopf para formar su biotipo de golfista.

De ancestros indios, construyó su carrera bajo una premisa: entrenarse sin desmayos, horas y horas, tirando miles de pelotas por día. Ese entrenamiento hasta la exageración lo llevó a lo más alto, aunque nunca fue más popular que Tiger. En un lugar especial de sus vitrinas, por siempre, estarán el Masters de 2000 y los PGA Championship de 1998 y 2004. 

"Cuando éramos chicos no podíamos comprar pelotitas, entonces practicábamos con cocos. Mi padre solía decirme Pequeño Vijay, sabes que las pelotas de golf no caen de los árboles, así que encontré algo que sí lo hace", contó Singh sobre su infancia.

Los primeros dólares en el golf se los ganó dando clases en la selva de Borneo, en donde se afianzó como profesional, en 1982. Desde ese lugar inhóspito, lanzó su plataforma internacional y los títulos se sucedieron en los puntos más diversos del globo: Malasia, Francia, Nigeria, Suecia, Costa de Marfil, Marruecos, Inglaterra, España, Singapur, Alemania, Sudáfrica... Adaptación al medio no le faltó. 

Lamentablemente, la Argentina se quedó con la versión más desdibujada del fijiano. Recibió una garantía para jugar el Abierto de la República de 1996, en el Olivos Golf Club. Era la gran atracción, pero mostró un desgano elocuente y cometió errores infantiles -se recuerda una papa de antología en el hoyo 3 de la primera vuelta- que lo dejaron fuera del corte clasificatorio y que provocó en el público una mezcla de decepción a antipatía. Nunca más apareció Vijay por aquí. 

Aunque siempre ha sido un hombre pacífico, en mayo de 2003 se compró un escándalo por sus declaraciones en contra de la sueca Annika Sorenstam, que participó del Colonial (PGA Tour), en Fort Worth, por primera vez junto con los hombres. "Si me toca la salida con ella, no jugaré este torneo. ¿Por qué? Porque Sorenstam no pertenece a este circuito. Ojalá no pase el corte". Y se retiró sin más, disgustado. Sus detractores lo trataron de sexista e ignorante por provenir de una cultura que subordinaba el rol de las mujeres. 

Otro punto controversial de su pasado se produjo cuando actuaba en la gira asiática, en 1985, y fue acusado de hacer trampa (se anotó un golpe menos) en un torneo en Indonesia. Fue castigado con una suspensión, aunque la situación nunca se aclaró del todo. Hoy, lejos de aquel mal trago, Singh se ve obligado a remar para volver a la elite.
¿Qué te pareció la nota?
No me gustó0/10
Opiniones (0)
5 de Diciembre de 2016|11:52
1
ERROR
5 de Diciembre de 2016|11:52
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016
    28 de Noviembre de 2016
    Una vida en imágenes: Fidel Castro, 1926-2016