Deportes

Violentos incidentes entre barras de Huracán y la policía

Casi 20 personas resultaron heridas, entre hinchas de Huracán y agentes de la Policía Federal y al menos cinco fueron detenidas, tras los serios enfrentamientos que se produjeron al término del partido entre el equipo de fútbol de esa institución y Argentinos Juniors, hoy en el estadio Tomás Ducó.

Mientras que los detenidos fueron trasladados a la comisaría 28, según reveló el comisario Alberto Clarke, a cargo del operativo; el subsecretario de Seguridad en Espectáculos Futbolísticos (SUBSEF), Pablo Paladino, precisó que "entre 10 y 15 policías resultaron heridos, con politraumatismos".

Algunos hinchas locales terminaron con tajos en la cabeza, producto de los bastonazos de la Policía.

En el final del encuentro, mientras Argentinos Juniors disfrutaba y celebraba la obtención del campeonato dentro del campo de juego, en la tribuna popular local los hinchas de Huracán protagonizaron hoy violentos enfrentamientos con la policía.

Los simpatizantes locales se trenzaron con los efectivos de seguridad que estaban custodiando el sector y necesitaron de algunos agentes más para dispersar a los violentos.

Los incidentes se prolongaron por al menos media hora, con piedras y todo tipo de objetos que los enardecidos le arrojaron a los policías, quienes reprimieron con balas de goma y gases lacrimógenos.

Como consecuencia de esta batalla, varios policías y algunos barras terminaron con heridas cortantes, mientras que un grupo de violentos de Huracán fue detenido.

Todo comenzó en el codo "Miravé", hacia donde fue un grupo de la popular con intenciones de agredir a los policías que estaban detrás de la reja.

Les arrojaron gran cantidad de butacas arrancadas más todo lo que les venía a la mano, mientras que otros encendieron los montículos de papeles.

Allí entraron en acción los bomberos, quienes rociaron con la manguera de alta presión a la totalidad de los revoltosos, al tiempo que apagaron los "fogones".

Sin embargo, los exaltados distrajeron colocándose frente a la manguera, sobre el alambrado, en tanto que subrepticiamente otro grupo atacó por el otro codo.

Allí, la policía quedó atrapada entre dos rejas, la que está sobre la tribuna y la de la platea, dentro de un pasillo.

Entonces, los enardecidos avanzaron con heladeras y puestos de panchos y venta de bebidas, que revolearon literalmente por sobre los policías.

Cuando uno cayó, fue apaleado en el piso, lo que provocó una reacción desesperada de parte de un uniformado para pedir refuerzos.

Empezó a agitar un portón que se abre para dar paso a la ambulancia, el mismo que pudieron abrir con tremendo esfuerzo varios agentes desde el interior del campo.

Lo curioso fue que nunca apareció alguien que tuviese la llave y que los policías apelaran al mismo método que utilizan los "barrabravas".

Cuando la Guardia de Infantería pasó a la tribuna, se vio la situación inversa ya que apalearon a varios de los que huían y apresaron al menos a uno.

Luego se pudo comprobar que hubo como mínimo dos policías lesionados mientras que el público hablaba de uno que había sido golpeado y estaba en medio de un charco de sangre.

Las ambulancias los trasladaron hacia el Hospital Churruca, en tanto que el helicóptero custodiaba desde el aire y en la calle Luna el pavimento mostraba las huellas de los combates: vallas caídas, botellas y piedras partidas sobre el pavimento.

La porción local del estadio y sus adyacencias quedó convertida en la noche de Parque de los Patricios en territorio bélico, con escuadrones de los cuerpos de combate de la policía corriendo a los gritos, armas en mano, pasando entre gente alarmada.
Opiniones (0)
11 de Diciembre de 2016|01:25
1
ERROR
11 de Diciembre de 2016|01:25
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic