Rata Blanca y una noche en que el Bustelo se llenó de rock

En el Auditorio Ángel Bustelo y ante unas 1.500 personas, la histórica banda volvió a Mendoza y ofreció un recital memorable. En la nota, mirá la galería de fotos y enterate de los pormenores de un espectáculo impresionante, que dejó satisfechos a sus seguidores incondicionales: tres horas de rock en estado puro.

La banda, luego de presentarse a estadio lleno en Lima, Perú, llegó a Mendoza el 13 de mayo para adherir una página más al aplaudido “Talismán Tour 2010”, nombre con el que están presentando su más reciente producción discográfica: “El Reino Olvidado”.

Interés. Cabe destacar que la presencia de la ya legendaria banda en nuestra provincia había despertado la atención de varios. Tal es así que los seguidores “de siempre” se mezclaron con adolescentes en el Bustelo. Es que, mientras los primeros asistían a una suerte de “fiesta del recuerdo” en donde se reencontraban con clásicos indiscutidos que seguramente marcaron etapas importantes de sus vidas; los últimos llegaban con ansias a propósito de la presentación de este noveno disco de estudio, pues “El Reino Olvidado” era disco de oro dos semanas antes de salir a la venta.

El show no decayó en ningún momento: fueron casi tres horas a puro rock.
 
El show. Los temas del último cd estuvieron presentes en su totalidad. Solo faltaron “Las voces del mar” y “Cuando hoy es ayer”. Por supuesto, las nuevas canciones fueron intercalándose con antiguos temas que llevaron a todos por un viaje hacia clásicos de la historia rockera argentina.

A la destreza colosal de Walter Giardino y su guitarra eléctrica se sumó la potencia de la batería de Fernando Scarcella; el bajo impresionante de Guillermo Sánchez –que tuvo solos para destacar-, el manejo de teclados a cargo de Danilo Moschen  (hiper reciente incorporación, luego del poco claro alejamiento de Hugo Bistolfi, su legendario tecladista) y la voz tremenda, cautivadora e inconfundible de Adrián Barilari.

Primera fila. Miguel Maimone, María Ferreras y Javier Lerga con asientos privilegiados.

Adoración. Si bien toda la banda es respetada y admirada, quien verdaderamente despierta sentimientos de idolatría y amor fervoroso por parte de los fans es Walter Giardino. El destacado guitarrista y compositor, fundador de Rata Blanca en el año 1985, respondió cada cántico y saludo con expresiones de cariño, aplausos, y hasta un “gesto de alabanza” hacia el público mendocino.   

El final, para el recuerdo. Luego de la despedida formal, por supuesto todos quedaron clamando por más. Los caballeros del hard rock argentino no defraudaron a su público, y regresaron con tres “temas-emblema” de su discografía: “Guerrero del Arco Iris”, “Mujer amante” y “La leyenda del hada y el mago”. De más está decir que el auditorio se unió en una sola voz y entre las gargantas al máximo, el reboleo de remeras, el pogo  y las lágrimas de las chicas todo se transformó en un momento memorable de esos que solo aquellos que llevan el buen rock en las venas pueden apreciar.

En Imágenes
Wildlife Photographer of the Year 2017
18 de Octubre de 2017
Wildlife Photographer of the Year 2017
Lo perdí todo víctimas del terremoto en México
17 de Octubre de 2017
"Lo perdí todo" víctimas del terremoto en México