La Mendoza de antaño, romántica y heroica

Rosario Puebla de Godoy fue novelista y una de las primeras mujeres periodistas de nuestra provincia. A través de su obra conocemos aspectos cotidianos de la vida familiar mendocina y la atmósfera en que actuaron unitarios y federales en la Mendoza de 1840.

Rosario Puebla de Godoy en la portada de
Búcaro Americano.

Por Gloria Hintze (*)

El célebre periódico Búcaro Americano, periódico de las familias que Clorinda Matto de Turner (1852-1909), escritora peruana exiliada en Argentina, editó en Buenos Aires entre 1896-1908,  enunciaba así sus objetivos en el número 1 del año 1896,

“Nuestro programa es este…
Búcaro Americano, como su nombre lo deja comprender recogerá toda la flora literaria exuberante hoy en América para ofrecerla a sus lectoras. Pero, no es la literatura el único objetivo; hay algo más trascendente en el fondo de nuestros ideales: la educación de la mujer en el rol que le depara el movimiento del progreso universal para que pueda cumplir satisfactoriamente los deberes que esa misma corriente evolutiva le señala”.


Cumpliendo con el objetivo de “recoger toda la flora literaria” podemos encontrar allí la producción de muchas mujeres escritoras y periodistas argentinas e hispanoamericanas de la época que fueron excluidas del canon académico.

En el Búcaro N° 48, Año VI, setiembre 1 de 1906 Clorinda Matto comenta en la sección “Nuestras Miniaturas” la novela La ciudad heroica de la mendocina Rosario Puebla de Godoy y su obra poética Al pie de los Andes. Además, publica en ese número que lleva en su portada la fotografía de Rosario Puebla, su poesía Lúgubre historia y en el N° 56 Cantares viejos.

Rosario Puebla, novelista mendocina

Rosario Puebla de Godoy nació en Mendoza, Argentina, el 1 de octubre de 1862. Hija de don José Manuel Puebla y de doña Pola Peñaloza, familias de antiguo arraigo en la provincia. Tuvo nueve hermanos: Florinda, Germán, Corina, Juan Manuel, Adolfo, Hortensia, Rosa y Rodolfo. El 30 de setiembre de 1882 en la Iglesia de Santo Domingo, el Obispo Auxiliar don José Salvador de la Reta, celebra el matrimonio de Rosario con Isaac Godoy, hijo de don Gregorio Godoy y doña Benigna Fernández. Isaac fue ministro general del gobernador Pedro Ignacio Anzorena, juez federal de Mendoza y defensor de Menores. Posteriormente, al ser nombrado juez de la Cámara de Apelaciones de La Plata, Rosario y su esposo deben trasladarse a esa ciudad.

La obra de Puebla, poco conocida, comprende textos narrativos, poesías y una serie de artículos periodísticos fruto de sus colaboraciones en Caras y Caretas y otros diarios de Buenos Aires. En 1901 publicó Nubes de incienso y en 1902 Al pie de los Andes. Como modo de acercarnos a la recepción que tuvo esta obra podemos recrear la opinión de Guido y Spano que aparece en La ciudad heroica quien no sólo aprueba sus textos sino que le dedica unos versos con su opinión: “/.../ Y me pide mi parecer sobre ellas! Leo y vuelvo a leerlas creyendo: Qué á (sic) la dulce cantora mendocina / Debiera coronársela de mirtos, /Como en Grecia á Corina. /Febrero de 1903”.

En 1904 publica La ciudad heroica, novela histórica que tuvo gran repercusión en los círculos literarios porteños. Por esta razón fue adaptada para la escena y tuvo su estreno en el Teatro Nacional, en los primeros meses de 1906. Escribe también un poema épico, La leyenda de los Andes, que fue estrenado en el mismo teatro. En el diario El Debate publica poesías sueltas y en 1910 la primera versión de la Leyenda Blanca que fue luego recogida en otro libro.

Fue socia fundadora de la Biblioteca Social de Mujeres donde ofreció conferencias para las obreras. Desde 1902 fue designada miembro de la Comisión de Libros para entregar en las cárceles y fábricas. Integró el Consejo Nacional de Mujeres de la República Argentina en cuya biblioteca trabajó arduamente. El Consejo Nacional de Mujeres publica en el libro Recuerdo, prólogo de Rosario Puebla y Carmen de Pandolfini, algunas de sus leyendas, relatos breves y traducciones del inglés y del francés. Rosario muere en Buenos Aires en 1924.

Gregorio Aráoz de La Madrid.

La historia en la ficción

“Hacer conocer la Patria es hacerla amar”, escribe Rosario Puebla a modo de epígrafe de La ciudad heroica que tiene como marco histórico el enfrentamiento fratricida entre unitarios y federales que asoló a Argentina en ese largo proceso que culmina en Caseros, el 3 de febrero de 1852.

A comienzos de 1840 las provincias de Tucumán, Salta, Jujuy, Catamarca y La Rioja conforman la Coalición del Norte. La Madrid es el Jefe militar de esa Coalición. En junio, Juan Manuel de Rosas designa a Aldao como Jefe del Ejército de Cuyo. El 4 de noviembre el gobernador de Mendoza, Justo Correas es desalojado del poder por una revolución unitaria. Aldao lo restituye por unos días y posteriormente él mismo es nombrado gobernador interino.

En la novela, el discurso histórico narra los momentos en que el 4 de  noviembre de 1840 desalojan del poder a Justo Correa y nombran en su lugar a Pedro Molina. Asimismo, Correa justifica la necesidad del nombramiento de Aldao como su sucesor para que gobierne “con mano firme a este pueblo, para que los salvajes dejen de murmurar y gruñir contra mi gobierno, que tildan de tiránico y desorganizado”.

Según los datos históricos, La Madrid y sus aliados tratan de insurreccionar Cuyo, pero fracasan. Se elabora, entonces, un nuevo plan en el que Lavalle sostiene la resistencia del Norte y La Madrid se dirige a Cuyo. Allí destaca al general Acha a San Juan, donde se produce la batalla de Angaco y vence a Benavidez.

Repuestos de esa derrota, Aldao y Benavídez vencen a Acha y posteriormente lo ejecutan. Este episodio se presenta en la novela a través de la narradora omnisciente que enfatiza los términos antitéticos de civilización y barbarie.

“¡Horribles contrastes del destino! A esa misma hora, Acha, “el valiente entre los valientes”, era entregado por Benavidez (pisoteando la fe de su palabra y las leyes de la guerra), a los sanguinarios jefes mazorqueros Aldao y Pacheco, quienes, sin más trámite, lo hicieron degollar, clavando su cabeza en un poste en el puente del “Desaguadero”. Parece que una invencible fatalidad perseguía al denodado ejército patriota!”

José Félix Aldao.

La Madrid prosigue su marcha al Sur y entra como gobernador a Mendoza el 3 de setiembre. Este asunto está expresamente narrado como paliativo para alegrar los corazones de las familias unitarias que desconocían la suerte sufrida por Acha. También se registran en el texto los sucesos del 24 de setiembre, cuando ambas fuerzas enemigas se enfrentan en la batalla de Rodeo del Medio y resultan vencidos los unitarios. La Madrid con varios oficiales y soldados huyen a Chile.

Otros son tomados prisioneros y llevados posteriormente a Buenos Aires donde serán fusilados en Santos Lugares. Clemente Peñaloza, tío de Rosario Puebla, era uno de ellos, con lo que la narración se tiñe de elementos autobiográficos o de hechos relacionados con la historia de su familia. Estas alusiones subrayan la concepción de una narrativa histórica, que aunque encaminada a representar un momento particular de la historia argentina, nos permite colegir que la intención referencial está teñida por la subjetividad de la escritora, que entrelaza los personajes reales con los de la ficción.

Sebreli, refiriéndose a los escritores de la generación del ´80 y a su nostálgica recuperación del pasado, indica algunas notas que bien podemos adjudicar a la construcción de esta novela, en tanto “el pasado histórico de confundía con los recuerdos familiares, los próceres eran parientes todavía cercanos, los acontecimientos históricos se conocían por conversaciones escuchadas, anécdotas personales y chismes”.

La descripción de la batalla de Rodeo del Medio es una muestra de este modo romántico de representar el tiempo histórico, sin la suficiente toma de distancia frente a los hechos referidos e interpretados a la luz de la ideología liberal de la autora. Esta limitación, sin embargo, es un rasgo común en muchas novelas de este período.

Una de las tapas de Búcaro Americano.

Historia y ficción: la novela histórica

La ciudad heroica lleva como subtítulo "novela histórica" y podemos ubicarla dentro de los cánones del romanticismo mendocino que Arturo Roig sitúa entre 1830 y 1911. La narrativa del siglo XIX en Hispanoamérica está marcada por la presencia de una actitud de renovación frente a las prácticas discursivas precedentes. Se convierte en el espacio apropiado para la manifestación y definición de roles de los  agentes que componen las nuevas repúblicas. En ellas aparecen temáticas relacionadas con la reflexión sobre la nacionalidad y la construcción de una conciencia nacional. En cierta medida, la novela se convierte en el vehículo que en forma enmascarada o no denuncia las problemáticas políticas y sociales del momento.

Dentro de este amplio movimiento de nuestras letras aparece el subgénero de la novela histórica, entre cuyos objetivos se encuentra permitir al lector reexperimentar las tendencias sociales y las fuerzas históricas envueltas en dichos eventos.

Es importante tener en cuenta que, para que una novela se considere histórica, no necesariamente debe relatar hechos sucedidos en un pasado remoto al momento de contar del autor, sino que, esos hechos hayan tenido una determinada trascendencia y hayan influido en el posterior desarrollo de los acontecimientos.

Así, en La ciudad heroica los hechos están situados en un pasado no muy lejano a la autora y el desarrollo de los acontecimientos envuelve a los personajes que se mueven en la rivalidad entre los protagonistas heroicos y angelicales y sus enemigos diabólicos. La finalidad de la autora responde a los postulados de la época, en tanto intenta contribuir a la creación de una conciencia nacional, familiarizando a sus lectores con los sucesos del pasado, volcando totalmente sus afectos por la causa de “los patriotas” a quienes identifica con los unitarios, en contra de los “miserables y bárbaros asesinos,” que equipara con los federales. La intención es recrear el ambiente histórico, mediatizado por sus vivencias personales, como trasfondo para los protagonistas de la ficción.

La novela se construye con datos históricos que hoy, desde nuestra recepción, podemos verificar en textos de la historia oficial. Sin embargo, el discurso narrativo está fuertemente ligado a los relatos autobiográficos, registrados por Rosario Puebla a medida que reconstruye su propia historia familiar.

Por eso declara en el Prólogo denominado “Al Lector”: “Oriundos de la provincia de las gloriosas tradiciones, Mendoza, contamos aún en nuestra familia, venerables ancianas que figuraron en la época luctuosa de la tiranía de Rosas, las cuales nos han transmitido rico y copioso material para novelas históricas, que anhelamos aprovechar en el trabajo presente, al par que hacer conocer, pintado del natural, al gaucho argentino primitivo, con su nobleza, valor y patriotismo legendarios”.

La memoria recupera la historia a través de la escritura, que no sólo permite restaurar las impresiones personales tal como fueron percibidas, sino que también recobra el tejido cultural de toda una época. Rosario Puebla vuelca en su novela la problemática política vivida durante la época de los caudillos unitarios y federales, para dejar testimonio de los acontecimientos y de los hechos que conmovieron a las familias de las provincias argentinas.

La historia gira alrededor de los integrantes de la familia Peña, la señora Carmen Vila, viuda de Peña y sus hijos: las mujeres Clara y María, educadas en el colegio de las monjasy dos varones: Claudio y Pedro, los patrones de la propiedad donde se suceden los hechos. El Sr. Peña había muerto por los sufrimientos ocasionados por la presión de Aldao al no poder pagar las contribuciones obligatorias. Sus primos son Luis y Carlos Pérez, enamorados de Clara y María.

La novela describe aspectos cotidianos de la vida familiar mendocina que contribuyen a revivir la atmósfera en que actuaron los integrantes de los dos bandos antagónicos que dividió a la sociedad argentina. Tampoco ahorra detalles que favorezcan la credibilidad de los hechos históricos como cuando se utiliza, como estrategia narrativa, la transcripción del bando de Aldao, mediante el cual los unitarios mendocinos debían contribuir con su capital luego del motín militar de 1829 o cuando cita textualmente las Memorias de La Madrid.

También se relata la historia de Genoveva Villanueva, joven unitaria que se negó a usar la divisa punzó y fue obligada a cabalgar desnuda por las calles “en una yegua coja y desarmada, sentada con la cara hacia la cola del animal y a recibir algunos azotes, lo que ella soportó valientemente, apostrofando como “cobardes mazorqueros” a sus verdugos, hecho rigurosamente histórico.

La ciudad de Mendoza, su plaza y el Cabildo antes hacia 1840.

Mendoza, 1840

La acción de la novela se desarrolla en Mendoza, aunque algunas veces se mencionan parajes de las provincias vecinas donde los personajes históricos despliegan su tarea militar. Esporádicamente se hace alusión a los meses del año con lo cual podemos establecer el tiempo de la historia que transcurre entre 1840 y 1846.

La voz narradora se presenta en forma directa, a través de una primera persona plural para explicar su perspectiva y tomar postura frente a los hechos históricos. Interviene explícitamente para mostrar su predilección por el partido unitario: “Aquí creemos justo comparar la diferencia de medios empleados por ambos partidos: de un lado el pillage (sic), la traición y las matanzas! Del otro la astucia, el valor y el sacrificio. ¡Qué contraste tan singular ofrecían esos bravos bizarros y entusiastas patriotas, comparados con la vanguardia enemiga, compuesta  de negros y gauchos repelentes y brutales!”

La novela alterna la omnisciencia, que resume y anticipa, con el modo costumbrista o descriptivo, donde el punto de vista de la narradora se transforma en la perspectiva subjetiva, que reproduce lo típico. El diálogo se traduce con naturalidad favorecido por el pintoresquismo de la lengua coloquial del gaucho, cuyo modo presentativo es través del diálogo, con notas a pie de página donde aclara el significado del término o de escenas que sirven para representar “la verdadera vida” de estos personajes.

Rosario Puebla quiere rescatar tanto lo vivido en la infancia y los relatos orales de su madre, doña Pola Peñaloza, como lo registrado por la historia oficial. Por eso, destaca el grado de conocimiento sobre lo contado, en tanto visto y vivido y testimoniado por actores conocidos por ella. La autora se convierte, además, en intérprete de la realidad con facetas que van desde la visión pintoresquista del paisaje típico mendocino y el habla de su gente, hasta la comprensión de la realidad social y política de la provincia.

La figura de la narradora se puede caracterizar como intérprete de una historia no tan lejana vivida por sus antepasados y donde se percibe, desde el punto de vista ideológico, la fuerte oposición sarmientina de civilización y barbarie. La ficción pretende señalar la conexión entre ese pasado, que recupera la novela histórica con un presente que necesita conocer sus raíces para crecer.

Juana Manuela Gorriti, Juana Manso y Clorinda Matto de Turner, notables pioneras de la literatura y el periodismo en Argentina.

La escritura femenina y la legitimación de su discurso

El ejercicio de la escritura visto como un acto que contiene la dinámica de las relaciones de poder nos ha permitido acercarnos a la autora de la novela en tanto agente construido en las fronteras donde se cruzan la posición subalterna proveniente de su condición de mujer, con su ubicación social privilegiada. Su escritura se inserta en el campo ideológico de un discurso de mujer que busca  asumir la identidad femenina, consciente de que la escritura significa una ruptura de barreras y una erosión de estereotipos sociales.

Es decir, en el siglo XIX, escribir para la mujer significaba tener educación y cultura, opción de no fácil acceso para todas, con el agravante de tener que abandonar, en cierta medida, sus ocupaciones cotidianas. Rosario Puebla confiesa en el prólogo: “Audaz empresa es para quien carece, como nosotros, de suficiente preparación literaria, por la falta de buenos colegios en nuestra infancia, y nuestra juventud absorbida por los deberes de la familia y del hogar”.

También señala que “cuando una mujer penetra al campo de las letras, sin la férrea coraza del genio, necesita explicarse y disculpar su temeridad”. Es decir, reconoce la “imprudencia” de exponerse públicamente y su “atrevimiento” la lleva a pedir la aprobación de una autoridad “masculina” que la legitime. De allí, que confiesa que ha tardado tres años en publicar la novela, dos años después de que Enrique Rivarola, escritor y abogado de la universidad de La Plata, le enviara una carta donde elogia su obra y le sugiere algunas modificaciones.

Rosario Puebla busca constantemente la aprobación del público lector, razón por la cual no sólo publica en la novela la elogiosa carta de Guido Spano sobre su obra Al pie de los Andes, como otro modo de legitimarse, sino que agrega, dubitativa, de su puño y letra la frase: “¿No estaremos suficientemente disculpados?” Es notoria la necesidad de ocultarse detrás de un “nosotros” masculino en un espacio, donde el uso público del lenguaje escrito revelará las posibilidades de constitución de un nuevo agente femenino que haga uso autónomo de su capacidad intelectiva. Se asegura también así, con minusvalía retórica, la legitimación por una voz masculina autorizada.

Vemos como estrategia legitimadora la “simulación de la prudencia” para afianzar su presencia en una sociedad patriarcal pero sin cuestionarla. Es decir, la escritora necesita inscribir su presencia desde la racionalidad instrumental que legitime a la mujer en el mundo masculino. La explicitación de la solicitud se convierte en representativa y reveladora de la condición general de todas.

(*) La autora es Doctora en Letras por la Universidad Nacional de Cuyo (Mendoza, Argentina). Directora del Centro de Estudios Trasandinos y Latinoamericanos-CETYL, de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNCuyo, donde desarrolla sus trabajos como Profesora Titular Efectiva de Teoría Literaria y Literatura Hispanoamericana de la Carrera de Comunicación Social. Es también Profesora de Teoría Literaria en la Facultad de Filosofía y Letras. Investigadora y directora de proyectos de investigación de la Secretaría de Ciencia y Técnica de la UNCuyo.

Opiniones (0)
8 de Diciembre de 2016|23:25
1
ERROR
8 de Diciembre de 2016|23:25
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic