Deportes

Sudáfrica entra en la recta final del último mes para 'su' Mundial

A un mes este martes del inicio del Mundial de fútbol (11 junio-11 julio), los sudafricanos compran las últimas entradas y se preparan ya para un evento que pondrá a su país en el centro mediático del planeta y que hará historia al ser el primero en el continente.

La Federación Internacional (FIFA) puso en el mercado el 15 de abril la última tanda de entradas, sobre todo a partir de puntos de adquisición tradicionales, después de que en un primer momento sólo se pudieran obtener por internet o rellenando formularios en algunos bancos.

Esos procesos complejos, en un país donde el acceso a un ordenador es un lujo inalcanzable para un sector de la población, había limitado la capacidad de venta, pero con la apertura de las taquillas se han vendido 180.000 boletos para los partidos mundialistas.

Al final, los sudafricanos ocuparán un 60% de los tres millones de plazas para los 64 encuentros, que arrancan el 11 de junio en el Soccer City de Johannesburgo, con el choque inaugural Sudáfrica-México.

Ese entusiasmo entre los hinchas locales compensará la bajada de las previsiones de visitantes extranjeros, cuya estimación ha bajado de 480.000 a 373.000, según la empresa de asesoría Grant Thornton.

Si bien parece confirmado ese menor número de visitantes desde el exterior, sí se espera que los que viajen lo hagan por un tiempo relativamente largo y aprovechen el desplazamiento para visitar partes del país, con un gasto considerable que puede impulsar la economía sudafricana.

El Mundial podría por ello suponer medio punto más de crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) del país en el año 2010.

Sudáfrica, primer país del continente en acoger un Mundial, espera también que haya beneficios económicos a largo plazo, gracias a las fuertes inversiones ligadas al evento, que ascienden a 55.300 millones de rands (5.600 millones de euros, 7.400 millones de dólares).

Cada semana se inauguran nuevas infraestructuras, como la semana pasada con instalaciones de estreno en el aeropuerto internacional de Durban.

"Podéis ver que cuando dicen que estamos preparados no son sólo palabras. Lo que decimos, lo hacemos", declaró recientemente el presidente sudafricano, Jacob Zuma, en el renovado aeropuerto de Johannesburgo.

Los organizadores afirman también que los diez estadios están "terminados", aunque el emblemático Soccer City no haya acabado aún de pulir todos los detalles para el evento.

"Nuestros estadios están entre los mejores", indicó entusiasmado el responsable del Comité Local de Organización, Danny Jordaan.

Existen aún dudas sobre los transportes para llegar a los estadios en las nueve ciudades-sede, en un país que es tres veces más extenso que Alemania y donde lugares como Nelspruit, Polokwane o Port Elizabeth no están precisamente acostumbrados a una afluencia masiva de visitantes.

En Johannesburgo, que será la sede principal, preocupa sobre todo la amenaza de los conductores de minitaxis colectivos privados, en plena campaña de protestas, en ocasiones violentas, por la apertura de un sistema público de transportes, que ha terminado con su monopolio.

Durante estas semanas de incidentes ha llegado a morir una persona por un ataque a un autobús y ocho personas han resultado heridas.

Sudáfrica cuenta con una media de cincuenta homicidios por día, pero las autoridades han preparado un grandísimo dispositivo de seguridad para evitar incidentes, sobre todo con la presencia de 41.000 agentes de policía suplementarios.

La mayor parte de los sudafricanos compartirán este fiebre por el Mundial desde sus casas, como el primer presidente negro del país, Nelson Mandela, cuyo entorno ya ha avanzado que seguirá por televisión el papel de los 'Bafana Bafana'.
Opiniones (0)
10 de Diciembre de 2016|23:36
1
ERROR
10 de Diciembre de 2016|23:36
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic