Deportes

Semenya se entrena para volver a competir en junio

Semenya anunció hace un mes que haría su regreso al Atletismo el 24 de junio en Zaragoza, España. Hasta entonces, sólo un pocos afortunados han podido ver en acción a la atleta que se entrena de noche y con la luz de la luna. No sólo en penumbras es el trabajo de la sudáfricana sino que también lo hace a temperaturas congelantes y peligrosas (-4 bajo cero). Sin embargo, Semenya, que proviene de un ambiente rural pobre, parece feliz, mientras las vacas pastan a un costado del lugar donde entrena.

La sudafricana Caster Semenya, iluminada por una luna brillante que muestra el final de otra larga sesión de entrenamientos, no parece ser la atleta llena de preocupaciones que el mundo cree.

A pesar de un intenso frío y cuando el sol del atardecer va desapareciendo rápidamente, ella trabaja con entusiasmo y alegría.

En las próximas semanas, si el órgano rector del atletismo mantiene las fechas estipuladas, conocerá el resultado de una investigación sobre su género, que la ha marginado de la competencia desde que saltó a la fama en agosto de 2009 en el Mundial de Berlín, tras una fácil victoria en los 800 metros.

Aparte de romper brevemente su silencio para protestar respecto a que la Asociación Internacional de Federaciones de Atletismo (IAAF) estaba tomándose demasiado tiempo para llegar a una conclusión sobre un asunto tan sensible, la atleta de 19 años, de un pueblito de la septentrional provincia sudafricana de Limpopo, ha sido representada por su propio abogado.

Una solicitud de entrevista de Reuters esta semana se vino cortésmente abajo, pese a recibir una invitación para presenciar su trabajo, sin los colegas de fotografía o de televisión, y hablar de sus progresos con su entrenador, Michael Seme.

DUDAS SOBRE REGRESO

Seme dice que no espera que Semenya regrese en gran nivel debido a la controvertida decisión de impedir que compita en los campeonatos de la IAAF o en eventos de atletismo de Sudáfrica, algo que ha hecho estragos en su forma de entrenar.

"En este momento está en unos 1:59 minutos (en los 800 metros). Esperamos ponernos a 1:57", dijo.

Semenya ganó los 800 metros en Berlín con un tiempo de 1:55.45, pulverizando el récord mundial.

"Ella es perdió toda la serie de las Yellow Pages (temporada nacional en Sudáfrica) y ahora se encuentra entrenando en invierno, cuando tiene que tener más cuidado porque hay siempre más peligro de tirones musculares", comentó.

"En este momento estamos trabajando en su acondicionamiento, consiguiendo que los músculos se fortalezcan", agregó.

Esa musculatura le ha provocado una serie de problemas a Semenya. La IAAF sospechó en su momento que la atleta tomaba fármacos que le hicieron mejorar ocho segundos en un año su tiempo en los 800 metros.

Posteriormente, el organismo tuvo que concentrarse en su género, tras quedar claro que lo consumido por la sudafricana era adecuado y que con su entrenamiento había mejorado considerablemente su actuación.

Pero estos siguen siendo tiempos frustrantes para Semenya, porque aún no hay claridad acerca de cuándo recibirá los resultados de las pruebas de verificación de género ordenadas por la IAAF.

Algunas fuentes sugieren que la noticia podría conocerse a finales de este mes, mientras que otros creen que su caso se discutirá recién en la reunión del consejo de la IAAF, que se realizará del 7 al 9 de agosto.

AFORTUNADOS OBSERVADORES

Semenya anunció hace un mes que haría su regreso en una reunión de la Asociación Europea de Atletismo el 24 de junio en Zaragoza, España.

Hasta entonces, sólo un pocos afortunados observadores han podido ver en acción a la atleta que llevó el mundo del deporte a una tormenta en agosto.

El que las condiciones frías son malas para entrenar se confirmó cuando una de las atletas que corría cerca de Semenya se cayó al suelo, agarrándose la pantorrilla, algo que tal vez explica la partida algo tensa de la cuestionada atleta un poco más tarde.

Sin embargo, Semenya, que proviene de un ambiente rural pobre, parece feliz, mientras las vacas pastan a un costado del lugar donde entrena, quizá en un recuerdo reconfortante de su hogar.

Seme no dice mucho durante el entrenamiento y sólo utiliza diferentes golpes de silbato para realizar sus observaciones.

Semenya incluso corre una prueba con hombres, en la que termina en tercer lugar, a poco más de un segundo del campeón sudafricano de media distancia, Stephen Mokoka.

Tras esto, el técnico se muestra satisfecho.

Los problemas que ha vivido Semenya enojan al entrenador, pero vuelve a sonreir cuando relata cómo cuatro de sus atletas ganaron carreras en todo el país la semana pasada.

Seme y Semenya se encuentran en proceso de crear una academia de entrenamiento que, de acuerdo con su recién lanzado sitio en internet (www.castersemenyasportsacademy.co.za), "convertirá los sueños en historias de éxito".

Mientras, el futuro y los sueños de Semenya serán decididos en laboratorios médicos y en los salones de un consejo, faltando por saber cuándo será capaz de reanudar su carrera y ver si vuelve a la cima del atletismo mundial femenino.
Opiniones (0)
7 de Diciembre de 2016|19:23
1
ERROR
7 de Diciembre de 2016|19:23
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes