Deportes

Así funciona la mafia de los pasaportes falsos de los futbolistas

Una red de gestorías falsificaba firmas, sellos y registros civiles para agilizar el trámite de la ciudadanía; se cobraba más de 40.000 dólares o hasta un porcentaje del pase; la Justicia investiga los casos de 15 jugadores, entre ellos Carrizo, Piatti y Gago

Obtener la ciudadanía italiana podía ser hasta hace poco un trámite que demandaba años. Sin embargo, unos 250 grupos familiares, algo así como unas 1000 personas, entre las que había reconocidos futbolistas, la consiguieron en apenas un puñado de días. ¿Cómo? Se falsificaban sellos y documentación consular, y se modificaban registros civiles argentinos. ¿A qué precio? Agilizar el pasaporte comunitario de un jugador podía costar más de 40.000 dólares o hasta un porcentaje de la transferencia, según confesaron dos de los 33 imputados de una causa judicial que mantiene en vilo a gestores, empresarios, representantes, futbolistas y dirigentes de clubes. 

"No me porté bien, cometí picardías. Sé que no soy un ángel. Pero se montó una mega causa para que alguien se quede con el kiosco. A más trabas para obtener una ciudadanía, más trabajo para el gestor. Este sistema es favorable para representantes y jugadores: les cuesta más dinero, aunque obtienen la ciudadanía con menos tiempo de espera. A los pibes de las inferiores les saco un turno cuando nacen. Pero el delito real es saltear al cónsul, no tanto comprar los turnos", describe uno de los principales acusados en la investigación que lleva adelante el juez federal Norberto Oyarbide. 

Cruces telefónicos, extensas indagatorias y más de cien allanamientos, algunos de ellos en la sede de la AFA y en clubes argentinos, permiten anudar los hilos de una historia oscura. Este año la causa 15.131 se elevará a juicio oral, aunque en una segunda instancia amenaza con posar la lupa en representantes y dirigentes, según informó a canchallena.com una fuente de acceso directo al expediente y muy cercana a Oyarbide. 

La maquinaria de gestorías para coordinar trámites consulares quedará pronto en el olvido. A partir del 15 de abril se podrá obtener la ciudadanía sin necesidad de solicitar un turno, una instancia obligatoria desde 2002 hasta la actualidad. Este paso despertó a oportunistas de la burocracia para vender turnos a cualquier precio, o instrumentar un aparato capaz de adulterar documentos y registros civiles. Por entonces, cinco años de espera son los que se debían tolerar para acceder a la tan ansiada ciudadanía. 

"Que se tarde en los trámites puede haber favorecido a la falsificación y a que hayan existido los coleros, que eran los que vendían turnos. Ahora esto no va más y el trámite se hace en el día y a la ciudadanía se la entrega en aproximadamente 240 días", dice el cónsul italiano de la sede de Buenos Aires, Giancarlo Curcio. 

Fue Curcio el que denunció inicialmente en la Justicia las anomalías en las solicitudes de ciudadanía. "Había casos de futbolistas que no tenían una gota de sangre italiana. A Juan Pablo Carrizo le quisieron inventar un bisabuelo. Había fechas modificadas. Se falsificaban firmas y sellos, y se hacían jugarretas en los registros de las personas para modificar apellidos. Eran todas soluciones irregulares", afirma el funcionario en una charla en el consulado. 

María Elena Tedaldi era la propietaria de Ciudadanía Express, una de las gestorías investigadas que agilizaba trámites y que trabajaba con una cartera de más de cien futbolistas que se exhibía por internet. Tedaldi está acusada de ser la jefa de una asociación ilícita de una red que falsificaba documentos públicos. Tedaldi es una de las 33 personas procesadas. 

En un pasaje de su declaración indagatoria, expresa: "... Cuando era joven y de escasos recursos hice trámites irregulares, siento que me porté mal. Y eso terminó en 2000, con el caso Verón [Juan Sebastián]. Me arrepentí y decidí nunca más involucrarme en un trámite irregular. Por eso lleve los elementos que se usaban a mi casita de Ostende, en Pinamar, donde seguramente habrán encontrado sellos antiguos llevados para quemar en la parrilla y probablemente los peritos puedan comprobar que no se usaron durante años …". 

Paula Tunesi trabajó con Tedaldi durante 12 años y también está imputada. En un fragmento de su indagatoria judicial, responde: "… No me parecía un delito que si un tramite tardara muchísimos años hacerlo en una jurisdicción que mi cliente se cambiara el domicilio para sacar un turno más rápido en otro consulado. Lo que tiene que ver con la documentación de sangre jamás hice algo ilegal …". 

El testimonio de Valeria Moreyra, secretaria de Tedaldi, es aún más interesante. "… Me fui dando cuenta de que había cosas turbias. En principio pensé que cambiar un domicilio pensé que era algo menor. Ella tenía reuniones con representantes de fútbol a puertas cerradas. Después nos enterábamos de los presupuestos que cobraba que superaban los 40.000 dólares …". 

Cuenta uno de los involucrados en la causa que otra manera de obtener beneficio con los futbolistas, además de agilizar y/o falsear documentos, es con buenos contactos en el mundo de los clubes y representantes. "Supongamos que surge un pedido de Europa por un jugador que no es comunitario. Entonces, como el trámite de ciudadanía se va a tardar unos meses, se le ofrece al club europeo otros jugadores con pasaporte y de idénticas características deportivas. En el caso de Juan Pablo Carrizo estuvo cerca de pasar algo así, lo que hubiera dejado hasta un 10 por ciento de los 10 millones de dólares que se estaba por cerrar la operación", confiesa un arrepentido. 

El año pasado, tras los allanamientos, Oyarbide le dijo a Télam: "Los protagonistas han quedado con sus voces grabadas en enorme cantidad de horas y en ellas daban a conocer con inmensa tranquilidad su manera de operar". 

El cónsul Curcio es precavido y no admite abiertamente que su acusación significó un coletazo para un mercado negro. "No se buscó eso. Se denunció falsificaciones de firmas y sellos. Las gestorías cobraban por la cara y por la urgencia del trámite. Hubo cifras de todo nivel. Hubo un pico de documentación irregular antes de la denuncia. Ahora se dio una baja notable", afirma el funcionario italiano. 

Difícil de cuantificar en dinero, más aún en tiempos de crisis y con el mercado de pases en baja, la causa de las ciudadanías apócrifas deja en evidencia el funcionamiento de un negocio oscuro relacionado al fútbol. 

Fuente canchallena
Opiniones (0)
11 de Diciembre de 2016|11:22
1
ERROR
11 de Diciembre de 2016|11:22
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    15 fotos de la selección del año de National Geographic
    8 de Diciembre de 2016
    15 fotos de la selección del año de National Geographic