Deportes

Un libro revela que Perú fue sobornado en el Mundial del 78

En un libro, Fernando Rodriguez Mondragón sostiene que su padre y su tío (narcotraficantes colombianos) hicieron los arreglos necesarios para financiar soborno del equipo peruano en el mundial 78 contra Argentina, finalizado 6 a 0.

En pocos días saldrá a las calles un libro que dará una respuesta a las sospechas sobre los sobornos ocurridos para que el equipo de Perú se dejara ganar en lo que fue el primer título nacional de la selección Argentina.

1978, plena dictadura militar, el auge del silencio, la cara de Jorge Videla en el poder, y el Monumental de Arroyito, de Rosario colmado de gente. En esa tarde se jugó un partido llenó de goles. El mundial de fútbol disputado en Argentina terminaba 6 a 0 contra la selección peruana. Sin embargo, al igual que el gobierno, ese campeonato tuvo grandes sospechas, sobre todo en aquella final donde la diferencia en el marcador fue abismal.

Aquellos seis goles habrían sido gracias a que el equipo peruano fue presuntamente sobornado por el entonces cartel de la cocaína de Medellín, de acuerdo con el hijo mayor del narcotraficante Gilberto Rodríguez Orejuela, hoy condenado y preso por tráfico de drogas junto con su hermano Miguel.

En los relatos que se dan a conocer en el libro, el autor aseguró que su padre y su tío (narcotraficantes colombianos) hicieron los arreglos necesarios para financiar soborno del equipo peruano.

''De primera mano supimos cómo fue lo del partido Argentina-Perú. Mi tío Miguel habló con un grande del fútbol mundial y le confesó lo del dinero que hubo para arreglar ese partido para sacar a Brasil de la final'', declaró Rodríguez Mondragón a la estación colombiana Radio Caracol durante una entrevista promocional de su libro, El hijo del Ajedrecista 2.

En tanto, ya se habían comenzado con las sospechas mucho tiempo atrás, cuando el capitán de la selección de Perú de aquel entonces, Héctor Chumpitaz salió a desmentir los tumores de la época.

''Como capitán del seleccionado no observé nada irregular ni sospechoso. Además, el entonces director técnico del equipo, el peruano Marcos Calderón, era estricto con las concentraciones de los jugadores'', aseguró Chumpitaz en declaraciones a la agencia DPA.

Según el propio capitán de Perú, el equipo ''se encontraba debilitado'' por algunas lesiones en el planten y el poco tiempo de descanso entre partido y partido, mientras que Argentina ''estaba con toda su fuerza y nos pasó por encima''.

En tanto, según publicó hoy el Nuevo Herald, estudiosos de la evolución del narcotráfico colombiano, célebre siempre por su afición al fútbol, consideran que el memorable triunfo de 1978 le abrió las puertas de Argentina a los capitales de la cocaína colombiana y debido a ello, por ejemplo, familias de mafiosos muertos han podido huir, establecerse en ese país y asumir el control de fortunas que llevaban años allá cuando ellos llegaron.
En Imágenes