Deportes

Weber anuncia que argentina buscara "la gloria" en 2010

El director técnico del seleccionado argentino masculino de voleibol, anunció que los principales objetivos serán la World League, con el hexagonal final en Córdoba y el mundial de Italia.

El ex armador, que lleva un año en el cargo, fijó las "semifinales" como objetivo concreto del plantel en ambas competiciones y pronosticó que Argentina "se acercará a las grandes potencias" en cuanto al rendimiento de juego.

"Los objetivos que nos trazamos son difíciles pero realizables. Estoy muy confiado porque tengo un equipo bárbaro. Argentina debe prepararse para la gloria. Ese es el mensaje que les trasmití a los jugadores", le dijo Weber a Télam después del primer entrenamiento del año en el club Ciudad de Buenos Aires.

Después de lograr en 2009 la mejor actuación histórica con el quinto puesto en Belgrado, el seleccionado encarará la 21ra. edición de la Liga Mundial con la participación asegurada en la fase final por su condición de anfitrión, en el estadio Orfeo de Córdoba, del 21 al 25 de julio próximo.

"La liga no será una preparación para el mundial sino que se trata de un objetivo claro. No vamos a reservar jugadores ni a probar situaciones de juego. Al contrario, buscaremos ganar todos los partidos mientras trabajamos sobre la construcción del equipo", aclaró.

Argentina integrará el grupo D junto con Alemania, Polonia y Cuba, rival del debut el próximo viernes 4 de junio en La Habana.

"Mas allá de tener la clasificación asegurada, nos tocó una zona muy dura y tendremos que testearnos con rivales de características parecidas. Cuba, al igual que Polonia, tiene una altura superior a la nuestra", puntualizó.

Weber explicó que Argentina deberá "aumentar la efectividad del ataque entre un 5 y 8 por ciento" para mejorar sus resultados respecto del año pasado, cuando accedió al hexagonal final por méritos deportivos por primera vez en la historia.

"En aquella oportunidad tuvimos a Luciano De Cecco (armador titular) apenas una semana antes de la competencia. Esta vez, tanto él como Nicolás Uriarte (también armador) se incorporarán con 25 días de antelación y eso nos permitirá encontrar las variantes que deseamos", apuntó.

Además, el director técnico de Bolívar anunció que el "saque flotado" y "otras situaciones colectivas a las que otros equipos no le dan importancia" serán los rasgos distintivos del seleccionado nacional.

"En 2009, por una cuestión de bajar el margen de error, utilizamos mucho el saque flotado y nos dio muy buenos resultados pese a que no lo habíamos trabajado tanto", recordó.

Y en cuanto a las situaciones colectivas, Weber remarcó la importancia de "jugar una pelota más por set, hacer una cobertura o aprovechar un balón libre, que muchos equipos lo juegan así nomás".

Debido a la diferencia de altura con las potencias mundiales (Brasil, Rusia o Serbia, por caso), Argentina explotará "otras capacidades defensivas" en función de las características de su plantel.

"Por eso, un ataque al 50 por ciento del rival hay que salvarlo sí o sí. Un toque en la red no puede caer. Argentina tendrá que jugar esas situaciones de juego en forma perfecta", exigió.

Además, Weber prometió un equipo "más agresivo, dinámico y paciente" en comparación con el que disputó la pasada Liga Mundial.
"Pretendo que la pelota pase dos o tres veces por encima de la red en cada punto, algo que es complicado en el ámbito masculino internacional. Las potencias juegan a rotar en la primera bola y si lo consiguen, desesperan. Nosotros tendremos más paciencia y si no podemos cerrar el punto en la primera, buscaremos hacerlo en la segunda", comentó.

En cuanto a la agresividad, el entrenador argentino confió en "poder arriesgar más en cada punto por el incremento de los márgenes de acierto que genera la acumulación de trabajo".

"El voleibol actual tiene a Brasil un escaloncito más arriba del resto y después entre 12 y 15 equipos muy parejos. Argentina se va a acercar a las potencias y, después, la posibilidad de la victoria pasará por un filamento muy fino", especuló Weber.

"Me preparo para vivir un gran año, ojalá sea el más importante de mi carrera como entrenador", cerró el conductor de Bolívar, actual tetracampeón del voleibol nacional.
En Imágenes