Errores nuestros de cada día

Al hablar, tenemos la costumbre de destinar a alguien el contenido de nuestros mensajes. Si ese alguien es una sola persona, corresponde que utilicemos el pronombre personal LE. Diremos, entonces, Le anuncio este cambio si el receptor que escucha mi anuncio es uno solo. Pero, si debo dirigirme a varios receptores, corresponderá que el pronombre utilizado sea LES y no LE, como se escucha y se lee con demasiada frecuencia. Esto quiere decir que lo correcto es Les contaron la verdad a los presentes puesto que los receptores son varios y el pronombre referido a ellos debe estar en plural; por lo tanto, habría una concordancia mal realizada si dijera *Le contaron la verdad a los presentes. 

 

Otro error que se comete con frecuencia es la concordancia de los numerales ordinales femeninos primera y tercera cuando están referidos a sustantivos también de género femenino. Así, leemos y escuchamos *Diríjase a la primer puerta o  *Es la tercer ley la que debe memorizar: en los dos casos, los sustantivos puerta y ley son femeninos y el numeral ordinal que se refiere a ellos debe concordar en ese género, sin apocopar, esto es, sin perder la vocal final. Por consiguiente, retomando los ejemplos precedentes, deberíamos decir: Diríjase a la primera puerta y Es la tercera ley la que debe memorizar.

 

¡Que lío se suele hacer cuando hay que conjugar el verbo prever! ¿No debería ser preveer? Vayamos al significado del verbo: pre = antes, con anterioridad; ver = percibir con el sentido de la vista, por lo tanto, ‘ver con anterioridad o antelación’. Si conjugo el verbo VER, diciendo veo, ves, ve, vemos y ven, no tengo que complicarme de ningún modo colocando dos vocales, en lugar de una, al conjugar PREVER. Diré, pues, preveo, prevés, prevé, prevemos y prevén. La aparición de la tilde en algunas de las formas se debe a que, a diferencia de las formas del verbo simple, ahora las palabras resultantes se han tornado bisílabas y agudas, acabadas en –n o en –s, y por lo tanto, con la obligatoriedad de acentuar ortográficamente. Entonces, digo y escribo El presupuesto prevé algunos ajustes en el área de obras públicas y Se prevén fuertes tormentas para el final del día.

 

¿De dónde surgió la confusión que condujo a duplicar la E? De asimilar las formas de prever a las del verbo proveer, cuyo significado es el de aprovisionar, en el cual sí se duplica la vocal, con el resultado siguiente: provee, provee, proveemos, proveen.

 

Les digo, entonces, para resumir lo visto que
”es la tercera vez que les advierto a los habitantes que se prevé gripe y que los hospitales les proveen vacunas”. 

 

* Nené Ramallo es la directora del Departamento de Letras, de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNCuyo; es lingüista, especialista en dialectología.

Opiniones (1)
7 de Diciembre de 2016|15:21
2
ERROR
7 de Diciembre de 2016|15:21
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Súmamente claras y prácticas las recordaciones que se hacen en esta columna sobre la lengua. Además, coleccionables. Ojalá no las interrumpan ni las suspendan ¿Se pueden hacer preguntas? ¡Gracias nuevamente!
    1
En Imágenes