La exquisita melancolía del fado en un concierto magistral

La hechizante voz de Misia llegó a Mendoza y se tradujo en un intimista recital que embrujó a todos los presentes y los sumió en un encuentro con emociones y pasiones internas. la cita fue en el teatro Independencia, de Ciudad, y aquí, te invitamos a recorrer la galería de fotos de quienes fueron a la función.

Una popular canción de Portugal lleva consigo la mejor definición de la música tradicional de ese país, que la maravillosa Misia trajo a Mendoza: "Amor, celos; ceniza y fuego; dolor y pecado. Todo esto existe; todo esto es triste; todo esto es fado".

La exquisita cantante y su banda ofrecieron un show a sala llena en el Teatro Independencia, el mayor templo artístico de nuestra ciudad. Es que, en el marco de su gira “Misia Tour América Latina 2010” y con la presentación de su último trabajo “Ruas”, la noche del martes se vistió de fados.

Francia, Cracovia, Varsovia, Polonia, y Serbia, fueron algunos de los destinos en donde Misia entregó su arte, mientras que en Argentina se presentó en Buenos Aires, Córdoba y Mendoza, llegando de la mano de Valentina Fusari, coterránea y consagrada bailarina.

Marta Thomas, Alejandro Cereza y Laura Thomas en el hall del teatro Independencia.
 
Opiniones. “No la conocía, me invitaron y puedo decir que fue una experiencia sensorial única. Generalmente uno va a un recital y siente pasión, euforia, adrenalina por estar frente a un músico de su gusto. En este caso la cosa fue más allá: fue una mezcla de sueño y realidad, como Misia misma lo describió. Mucha sensualidad, pena, desamor, melancolía. Realmente se trató de un momento vibrante, que calaba en el plano de las emociones”, dijo una entusiasmada joven.

“Su música hace que te conectes con sentimientos profundos, que tengas reminiscencias de momentos emotivos de tu pasado. ¿Quién no vivió una despedida, un amor arrebatado? Son temas que generan cosas: ganas de llorar, ganas de abrazar a alguien… la verdad, fue algo impresionante”, comentó otro de los presentes.  

Una noche estupenda. El concierto tuvo dos horas de duración y se dividió en dos partes: el Lisboarium (un viaje imaginario y onírico a través de las calles de Lisboa, sus barrios y su música) y el Tourista (que pregona que “la búsqueda del mundo es la búsqueda de uno mismo”).

Misia presentó “Ruas”, su último disco, junto a su banda habitual: Geoffrey Burton -guitarra eléctrica-, Bernardo Couto -viola de fado-, Luis Cunha –violín-, Daniel Pinto -bajo acústico- y Joao Bengala -guitarra portuguesa-.

En Imágenes
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
15 de Agosto de 2017
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial